Authors Posts by elirreverente

elirreverente

504 POSTS 0 COMMENTS

Por: Catalina Rojas.

La precarización laboral tiene expresiones en el ámbito privado y público. En el capitalismo, el trabajo de la mujer se ha concentrado en áreas que han sido la “extensión” de las labores domésticas como el trabajo de empleo doméstico, aseo, venta comida, cuidado de enfermos, es decir, servicios en general, principalmente salud y servicios sociales (76,6%), educación (70,3%) y hotelería, restaurantes y otros servicios con un 56,6%.  Estos trabajos han tendido a ser considerados secundarios en la producción, de manera económica y social, y muchos de ellos se desarrollan en el plano de la informalidad (sin contrato y sin derechos laborales), de manera independiente o ambulante, o con cierta formalización, pero altamente precarizados y desprovistos de toda protección social. Estas formas de precariedad han reproducido brechas salariales por género, por un lado, y entre los trabajos considerados de primera categoría, principalmente masculinizados, y los de segunda, principalmente feminizados.

En en el sector público la primera precariedad aparece con la contratación a plazo fijo, denominada “contrata”, despojando a las y los trabajadores del Estado de estabilidad laboral y carrera funcionaria. Hace alrededor de quince años comenzó un proceso ascendente de contratación a honorarios, llegando a superar en la actualidad los 360.000 trabajadores/as con relaciones de subordinación y dependencia, funciones permanentes y habituales en diferentes reparticiones del Estado. Esta forma de contratación profundiza la precariedad laboral desconociendo derechos laborales y sociales.

En ese contexto, la desprotección y discriminación a la mujer trabajadora se hace aún más evidente y grotesca cuando se trata de la contratación a honorario. Derechos fundamentales como la protección a la maternidad (pago de pre y post natal, hora de amamantamiento, sala cuna, licencia pagada para enfermedad de hijos menores de un año) son vulnerados, y hoy, las mujeres a honorarios nos vemos luchando por las mismas demandas que nuestras antecesoras de comienzos del siglo XX. Todo esto ha generado intranquilidad a las mujeres sobre el tiempo de pre y post natal ya que, al no ser remunerado, vemos como compañeras trabajan hasta el último mes antes de parir y vuelven al trabajo lo antes posible, viéndose obligadas a un desapego inmediato posterior al parto. Asimismo, la negación de la hora de amamantamiento genera un estrés generalizado que se vincula con la frustración de no poder cuidar ni alimentar a los/as hijos/as.

Sumado a esto nos encontramos con un Estado altamente conservador que niega a las mujeres trabajadoras la posibilidad de abortar, pero las mujeres a honorarios nos vemos completamente vulneradas y desprotegidas con nuestra maternidad.

Por último, no se puede dejar de mencionar que siguen existiendo brechas y demandas históricas de las mujeres trabajadoras en general, como la idea de “igual trabajo, igual salario”. El 74% de las mujeres trabajadoras gana menos de $350.000 pesos líquidos y perciben salarios un 17,2% más bajos que los hombres. Con respecto a la salud y previsión social, un 93,1 % de las mujeres recibe una pensión por vejez (retiro programado) de $147.763 o menos. Para los hombres este porcentaje es de un 87,3 %.

Porque hoy y siempre será necesaria la emancipación de la mujer para alcanzar la liberación de la clase en su conjunto, el sindicalismo debe ser clasista, feminista y combativo.

Hoy, ya posesionado el gobierno derechista de Sebastián Piñera, poco a poco se comienzan a visualizar sus ejes y énfasis reales. De ahí el llamado a la “oposición” a discutir en comisiones 5 acuerdos nacionales, con letra chica, producto de que no tiene mayoría en el parlamento para impulsarlos sólo. Este llamado a la ya desarticulada Nueva Mayoría, y sin mucha voluntad de recomponerse, agudiza su quiebre, donde las diversas tendencias al interior de sus agrupaciones tratan de acumular fuerza. Por otro lado, en el Frente Amplio, se muestran diferencias que perfilan un reagrupamiento interno tratando de llenar el espacio que ha dejado la Nueva Mayoría en la escena política nacional.

Sin embargo, a pesar del cambio de Gobierno, se siguen viendo las similitudes entre la administración de Piñera con la de Bachelet, tanto en el plano diplomático internacional, como en enfrentar la crisis en pensiones, la mirada de política laboral para enfrentar reivindicaciones de los/as trabajadores/as y en la nula voluntad de avanzar en la disminución de la brecha existente entre pobres y ricos que, a estas alturas, es francamente escandalosa.

Los énfasis del Gobierno derechista serán asegurar la tranquilidad y amplia libertad de la que gozan los/as empresarios/as en los procesos de negociación colectiva (cuando la hay), que, dicho sea de paso, es el regalo que se entregó a los/as dueños/as del capital desde el advenimiento de la dictadura y que aún permanece vigente pese a las “reformas” de los Gobiernos de la Concertación, que aseguraban llegarían a defender los intereses del pueblo.

Esta última “gran reforma” impulsada por Bachelet y alabada por la Nueva Mayoría, la Central Única de Trabajadores (CUT) y otras organizaciones, son más de lo mismo y solo seguirán favoreciendo a los/as empresarios/as y dificultando a los/as trabajadores/as en su intento por mejorar las condiciones laborales y sociales al interior de las empresas. Ahora los/as trabajadores/as deberán esperar que se fiscalice, se denuncie y se sancione, si es que en definitiva tal cosa llega a suceder, por lo que poco o nada sirve que las Centrales Sindicales economicistas y entreguistas se estén reuniendo con el nuevo Ministro del Trabajo del Gobierno empresarial.

Para que eventualmente ese camino sea útil o sirva de algo, se debe plantear claramente las demandas con mandato de las bases. Aunque las demandas de los/as trabajadores/as han sido planteadas y nadie de la elite responde (ni pretende responder), no importando el Gobierno de turno, ni el sello que este tenga, todo se mantiene igual, lo que avanza uno, lo retrocede el otro. En buena cuenta es un recambio de personeros, pero la naturaleza del sistema sigue igual. Esto no es para desanimarse, al contrario, debemos evitar que el temor, la desconfianza y la desesperanza se apodere de nosotros/as destruyendo lo poco que hemos logrado construir.

Por el lado del campo popular se notan, y debemos valorarlo, los esfuerzos existentes para reconstruir el movimiento sindical clasista y consecuente, haciendo honor a parte importante de la historia de los/as trabajadores/as de esta franja de tierra. Este es un camino largo y difícil que, significa desarrollar un gran trabajo de educación y organización con la clase trabajadora e impulsar la movilización y acción directa de los/as mismos/as. Buscar los caminos para llegar a todos/as los/as que no están organizados/as, además de seguir confiando en quienes lo están.

En esta conmemoración del 1° mayo, junto con nutrirse y rendir un homenaje a los/as que han aportado con su ejemplo, como Luis Emilio Recabarren, Clotario Blest (y muchos más), todos/as juntos/as en la acción común, debemos fortalecer el proceso de construcción de la Central Clasista dando la pelea por la nueva sociedad que queremos. Estas y no otras son las urgencias del tiempo presente.

Por Juan Placencia.

El sector de los trabajadores independientes tienen algunas similitudes que nos permiten caracterizar el sector y  construir un camino de unidad al servicio de quienes son excluidas/os por los que ostentan el poder. Este es el caso de los trabajadores independientes en Bienes de uso Público, que se encuentran sumidos en una profunda crisis de sobrevivencia, todos tributan en el párrafo II de los Pequeños Contribuyentes en la ley de la Renta. Todos luchan contra familias y/o grupos que controlan con prácticas gansteriles la economía, el comercio, la política y las comunicaciones en nuestro país.

En este contexto de adversidad para los pobres en Chile se debaten trabajadores independientes como pescadores artesanales, suplementeros, taxistas, comerciantes ambulantes, feriantes, etc. El caso de los Pescadores Artesanales es bien conocido, son golpeados por 7 familias que privatizaron el mar de Chile por 99 años al amparo de la corrupta ley de Pesca (Ley Longueira), ley que contó con los votos de parlamentarios como Marta Isasi, Jacqueline van Rysselberghe y el senador Jaime Orpis, quienes fueron sobornados por Sipesca y Corpesca. En el caso de los suplementeros, estos se encuentran sumidos en un proceso de extinción por los dos grupos controladores de la prensa escrita. Los taxistas, por su parte, se ven amenazados por la transnacional norteamericana dueña de la aplicación UBER, que precariza sus trabajos mientras trata de monopolizar el mercado sin brindar garantías de ningún tipo ni a los conductores ni a los pasajeros de este servicio. Otro sector de trabajadores independientes son los vendedores ambulantes que sufren a diario la represión por parte de alcaldes coludidos con las grandes cadenas y los feriantes que se han visto amenazados por grupos económicos como la familia Rendic, quienes pretenden ocupar su espacio. Y a no olvidar a los pirquineros, todos estos sectores hoy desconocidos, atropellados y olvidados por las autoridades políticas y las instituciones. Esta situación los ha empujado a luchar por sus demandas apoyados en sus propias fuerzas, cuestión que se expresa en diferentes movilizaciones, especialmente de los pescadores artesanales en diferentes puertos, caletas y lugares de Chile.

Los pescadores artesanales y sus 93 mil familias no son una excepción en el mundo sindical. Por tanto, tienen las mismas dificultades organizacionales de todos los trabajadores en Chile. Pero a pesar de esas dificultades, han continuado con su lucha ejemplar y han sido capaces de instalar en la agenda institucional y en la agenda pública su conflicto reivindicativo y de clase. Sin duda, el escenario al que se enfrentan hoy tiene muchas dificultades con la presencia del presidente empresarial de Sebastián Piñera. Pero si mantienen su mística de lucha, su voluntad de acción común y unidad no solo de su sector, sino que miran e impulsan la unidad con los otros sectores de trabajadores independientes y los organizados (como las vertientes que participan en el proceso de construcción de la Central Clasista), se podrá potenciar las luchas de todos los trabajadores en la acción común, la unidad, la acción directa y se logrará avanzar en una coordinación de las luchas.

También cabe destacar a sectores de los suplementeros que se consideran trabajadores que tienen que vender otros artículos para mantenerse, pero aun así pelean por salvar su fuente laboral, salvar la esencia del gremio, de su oficio leal y honesto. Y que al igual que los pescadores artesanales se plantean generar vínculos con otros sectores de trabajadores independientes que sufren similares flagelos por parte de las empresas y, plantean  movilizarse, mostrar fuerza, ser escuchados para finalmente lograr sus reivindicaciones.

 

Katherine Vejar Reyes. 

Los pocos derechos laborales que tenemos en la actualidad han sido por la lucha de muchos trabajadores a lo largo de la historia, se han perdido a valientes obreros y líderes, entre ellos Luis Emilio Recabarren y Clotario Blest, ejemplos de lucha que son tomados en el proceso de construcción de la central clasista de trabajadores (CCT) que  recoge sus historias y legados.

La central clasista se hace necesaria en el contexto actual, ya que las centrales existentes, economicistas y de pacto social se encuentran silenciando la voz de sus representados por intereses partidistas y económicos pro-empresa. Ejemplo de ello es la aprobación de la última reforma laboral que es un claro retroceso para los trabajadores, fortaleciendo un plan laboral impuesto en dictadura.

El 1° de Mayo de 2018 será el lanzamiento oficial de la CCT para conmemorar el día internacional de los trabajadores. Ya se ha elaborado la plataforma de lucha, estatutos y principios que regirán la central.  Para llegar a consensos se han realizado encuentros en la región metropolitana, Valparaíso, Antofagasta, Temuco, Pucón y Puerto Montt.

Isolina Acosta Galaz, presidenta de Sintrac y presidenta de la comisión organizadora metropolitana de la Central Clasista de Trabajadores (CCT) nos expresa que hoy nos encontramos con un vacío de representación de los trabajadores en la opinión pública en general y no se está mostrando la fuerza que se tiene.  En los temas mediáticos se encuentra ausente la presencia de trabajadores en forma organizada, no está su voz en los temas que se discuten. La central clasista de trabajadores y trabajadoras  debe ir posicionando los temas importantes para los trabajadores, para que se deje de negociar a sus espaldas.  La dirigente nos comenta que en el primer gobierno de Piñera se quita de la fórmula para calcular finiquito la locomoción y alimentación, lo que ocasionó que el cálculo quedará con un 30% menos, fue tanta la presión de organizaciones sindicales que la dirección del trabajo tuvo que retractarse. La recomendación es estar atentos a estas pequeñas artimañas y recordar que la lucha es contra el sistema capitalista, ya que todos los gobiernos tienen esa mirada. Sólo cambian los administradores.

La Criminalización de protestas y huelgas, y los dictámenes pro empresa los llevaron a tomarse la dirección del trabajo en el gobierno de Piñera y de Bachelet, lo que aclara que las  estructuras siguen siendo iguales.

Isolina nos advierte respecto al fenómeno “todos contra Piñera”, la nueva mayoría también estará en eso e incluso dispuestos a ir en contra de lo que impusieron en algún minuto como gobierno, utilizando para esto a los trabajadores. Esto no es una lucha contra el gobierno de turno, es el sistema el que hay que derrocar. CCT y sus representantes convocan a todos los trabajadores, organizados y no organizados a salir a las calles el 1° de mayo, a manifestarse ante un sistema que explota, humilla y discrimina a la clase trabajadora.

Por su parte Wilson Urra, Delegado del Sindicato Nacional de  Fondo Esperanza (SINAFE), nos habla de la importancia de las luchas al interior de los sindicatos, y las diferencias entre los trabajadores sindicalizados y aquellos que no lo están, siendo estos últimos más vulnerables a las decisiones de la patronal. En este sentido se hace imperiosa la participación de los trabajadores como base  consciente de la situación en que se encuentra como clase, y es labor de los dirigentes fomentar espacios de reflexión, en donde se empodere a los trabajadores y nuevos líderes que aporten cambios a la dirigencia sindical.

Respecto a las marchas, el delegado de SINAFE, considera que es la única forma de mostrar la organización y preocupación por condiciones laborales. Nos expresa que el fin debe ser incidir en  política pública que nos afecte. En base a esto hace un llamado para asistir a las asambleas sindicales como base para poder exponer problemas como trabajadores, vincularse con otras organizaciones, ampliando mirada  para tener una visión más amplia ya que el sindicato los construyen todos y todas.

Por su parte, los trabajadores independientes a través de  Ana Pérez, presidenta del Comité Providencia de Suplementeros, representante de 88 socios nos da su precisión respecto a la realidad que viven como trabajadores.  Como comité quieren salvar la esencia del gremio, la mayoría viene de familia de suplementeros, no son comerciantes, aunque deben vender otros productos para poder mantener a sus familias. Ana manifiesta que es importante no olvidar que este oficio es leal, honesto, de sacrificio y esfuerzo. La lucha es por mantenerlo y alcanzar sus reivindicaciones y lamenta profundamente que grandes dirigentes que lograron generar cambios en el gremio ya no se encuentren, y se les extraña por su espíritu combativo.

WhatsApp Image 2018-04-12 at 2.51.53 PM

Presidenta del comité de providencia nos manifiesta la necesidad de formar vínculos con gente independiente que sufre los mismos flagelos por parte de empresas, mostrando así la fuerza de los trabajadores para ser escuchados y lograr reivindicaciones. Este vínculo y apoyo de otras organizaciones fue muy importante para ellos el año 2017 cuando estuvieron en paro por 13 días en contra de periódico las  Últimas Noticias, dicho paro se generó por prácticas desleales desde la empresa, quienes regalaban el diario en el sector y ellos como suplementeros debían comprarlo. Con esta Manifestación se logró que en Providencia no se regalen diarios, lo que si se sigue haciendo en comunas en que suplementeros no están organizados. Los logros del Comité de Providencia se basan en la movilización y acción directa que desarrollaron, los suplementeros mostraron su fuerza como trabajadores independientes,  lo que permitió una solución rápida y eficaz al problema sin intervención de autoridades que mediarían dilatando la situación.

 

Daniel Díaz.

“Podemos afirmar enfáticamente y sin temor alguno a equivocarnos, que la clase trabajadora chilena no tiene otra salida para resolver integral  y reivindicativamente sus innumerables problemas, que la acción directa, determinada a un cambio sustancial y total del régimen económico, político, social y cultural del país…”Clotario Blest Riffo

Al cumplirse en este mes de mayo un año más de la desaparición física de don Clota, un imprescindible en la organización y lucha de los trabajadores se hace necesario recordar parte de su herencia en los campos sindical, cultural, organizacional y político. El mérito y el legado de Clotario Blest Riffo, un luchador social, político y revolucionario que luchó hasta sus últimos días, siendo un símbolo de lucha consecuente, trasparente e incorruptible en cada momento histórico.

En concreto, la huella y legado de Clotario Blest va desde la creación de la Asociación Deportiva de Instituciones Públicas, ADIP en 1938, fundador de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales, ANEF en 1943. Fundador de la CUT el 12 de febrero de 1953 y Presidente de la CUT hasta el año 1961; ferviente luchador en defensa de los derechos humanos en diferentes periodos, defensor de la Revolución Cubana – lo grafica una foto histórica junto al Che -, participó en un Congreso Latinoamericano de Juventudes; participó en la   Fundación del MIR y durante la dictadura en El Comité de Defensa de los Derechos Humanos y Sindicales (CODEHS).

En cada uno de los esfuerzos organizativos que participó e impulsó siempre pensó en la unidad de los trabajadores y en la perseverancia en la lucha.

Hay que revisar la historia de lucha los trabajadores  y el camino recorrido, para rectificar nuestros errores, valorar con un justo homenaje a los caídos y los que ya no están como Luis Emilio Recabarren y Clotario Blest. Como también valorar los esfuerzos que se hacen desde los distintos grupos por rescatar la memoria colectiva, para que reconstruir un movimiento sindical clasista que se capaz de usar la poderosa herramienta de la unidad tal como lo dijo Clotario Blest: “Soy un incansable predicador de la unidad de la clase trabajadora chilena, porque cuando la clase trabajadora chilena está unida, es invencible. Nadie se atreve contra ella.”

La actual CUT ha iniciado conversaciones con la CPC para mantener desmovilizados a los trabajadores y probablemente después otras centrales con dirección entreguista tomarán ese mismo camino. Desde que se mantiene el reformismo junto a la DC con alternancia de conducción, entre el Partido Comunista y Partido Socialista, esta organización de los trabajadores (CUT)  se ha ido a servir a los partidos y los gobiernos. Porque en esa instancia se juega los intereses de los partidos reformistas y no las políticas de los trabajadores. Es la hora de fortalecer el proceso de construcción de una Central Clasista de Trabajadores, por y  para los trabajadores-as, con la vista fija en las bases sindicales, con nuevos líderes que sean capaces de mantener la autonomía sindical y romper con las taras burguesas del consumo, individualismo y del inmovilismo.

Los trabajadores como sujeto social, no podemos permanecer indiferentes a nuestras propias realidades, de salarios miserables, de trabajos temporales, de cesantía prolongada y de otras necesidades no resueltas como una pensión digna, salud gratuita y de calidad, vivienda, trabajo digno  y todos los DDHH. Es por eso que es necesario rescatar el legado de Clotario Blest Riffo y levantar nuestro propio proyecto de sociedad incorporando al conjunto de los trabajadores.