Authors Posts by elirreverente

elirreverente

454 POSTS 0 COMMENTS

Taller de lectura “El capital de Marx”, La Cimarra

A propósito de los 150 años de la publicación de El Capital de Marx, pensamos lo siguiente: recientemente se publicó un artículo en donde se señala que “reunirnos y abandonar nuestra individualidad es fácil, mucho más fácil que leerse “El Capital”[1]. No estamos de acuerdo con esta dicotomía. Nosotrxs  lo estamos leyendo y lo hacemos en forma colectiva. No nos paramos en el mismo sitial de prepotencia intelectual al afirmar que nadie lo ha leído. Al contrario, en este texto, queremos hacer una invitación a otro tipo de lectura, una bulliciosa, fraterna, gratuita y, no por ello, menos crítica.

Una de las razones que se omite para la “no lectura de El Capital” es la forma en que usualmente se lee este tipo de textos. La lectura silenciosa, individual y bancaria (como la entiende Paulo Freire) se da por sentado como si fuese la ÚNICA metodología para acercarse a un libro como este. Junto a ello, se invisibilizan las condiciones materiales de lectura. He aquí un ejemplo. Tomemos el valor del propio libro El Capital editorial Siglo XXI, que se encuentra dividido en un total de 8 volúmenes que componen 3 libros y comparemos su valor monetario en relación al salario mínimo en $hile:

 

  Precio Porcentaje del Salario Mínimo menos el robo de la AFP y el pago por la Salud precaria ($ 220.000)
Un volumen             $22.500 10,2%
Obra completa $180.000[2] 81,8%

 

Ahora comparemos el valor del libro en relación a la jornada laboral promedio en $hile:

 

Precio de El Capital Jornadas laborales (días) con un Salario mínimo
Un volumen              $22.500 2 jornadas
Obra completa       $180.000 16 jornadas

frase marx

Nos falta dinero, nos falta tiempo ¿por qué no luchar por disminuir la jornada laboral? Marx nos haría esta pregunta. ¿Por qué deberíamos leerlo de la forma usual?

Proponemos una lectura bulliciosa y colectiva. Esta propuesta emerge desde el colectivo La Cimarra, espacio de autoformación, el cual lleva dos años de construcción en torno a saberes críticos y populares, sustentados en una experiencia pedagógica horizontal, que viene a cuestionar la experticia y las formas de aprendizaje bancarias. En este colectivo hemos desarrollado un taller de lectura crítica de El Capital de Karl Marx.

Hemos practicado una lectura en conjunto, que si bien es más lenta, permite respetar los diversos ritmos de aprendizaje. No hay nadie con experticia en la materia, eso permite que vayamos construyendo desde la ignorancia.

Cuando nos interesamos por ‘El Capital’, decidimos realizar una contextualización en la cual revisamos diversas temáticas que convergen o son discutidas en el libro: anarquismo, “socialismo utópico”, economía clásica, filosofía alemana, contexto histórico, biografía de Marx, entre otros temas. Este trabajo previo nos han permitido comprender, vincular y aprovechar las resonancias de la obra.

Actualmente, cada tres jornadas de lectura presencial nos acercamos a algunas intersecciones del marxismo con el feminismo, con la (de)colonialidad, el psicoanálisis y la educación. De esta manera abordamos las equivocaciones y vacíos de Marx (sí, Marx era un ser humano). En definitiva, seguimos otro ritmo uno con el cual el propio Marx estaría de acuerdo:

“Aplaudo su idea de publicar por entregas periódicas la traducción de Das Kapital. En esta forma la obra será más accesible a la clase obrera, condición que para mí prevalece sobre cualquier otra”.[3]  

¿Qué hemos aprendido? Lo primero es que El capital no sólo es economía, fórmulas y números. Aunque hay bastante de aquello, se articula de manera potente con lo político, subjetivo y social. Dentro del libro abundan menciones en torno a la literatura, a la ciencia de la época y a discusiones políticas y económicas con la economía burguesa. Lo segundo, es que se trata de un texto rico en denuncias de las condiciones de vida del siglo XIX, destacándose la labor archivística rigurosa de Marx que permite sostener su análisis. En tercer lugar, es un texto que cobra vital importancia en la lucha actual contra el capitalismo, esto debido a que en su análisis se develan sus principales contradicciones y consecuencias. Nos ha sorprendido que en este sistema la lucha por la acumulación ha mantenido en la escasez a la mayoría, haciendo de la precariedad (tan en boga actualmente) algo transversal y permanente. Esta lucha incluso adquiere ribetes cómicos, como el intento de comprar el viento por parte de un empresario europeo. Otro ejemplo en esta línea es el análisis de Marx sobre la composición de nuestros alimentos. Marx es minucioso y se detiene en las diversas formas de adulterar el pan, la harina, el vino, e incluso el hollín (!)[4]. No se tratan de ejemplos anacrónicos. De hecho hay uno especialmente patético que nos recuerda la política $hilensis:

“Con cinco libras de cebada, cinco libras de maíz, 3 peniques de arenques, 1 penique de sal, 1 penique de vinagre, 2 peniques de pimienta y otros condimentos(en total 20 ¾ peniques), se puede obtener una sopa para 64 personas”[5].

¿Les suena familiar? La misma estrategia: colocar el ahorro como forma de superar las desigualdades estructurales.[6]

Otro de nuestros aprendizajes se relacionan con los mecanismos imbricados del capitalismo, los cuales Marx teoriza antes de su expansión: el pago por faenas, el emprendimiento como única salida, la competencia entre lxs mismxs trabajadorxs, el capitalismo como sistema mundial. Marx nos muestra que la batalla por la extensión o disminución de la jornada laboral es un punto central para la clase trabajadora, disminuir los tiempos de trabajo es (y ha sido) un mecanismo para poner freno al robo de trabajo impago por parte de la clase capitalista. Finalmente un aspecto insoslayable es el afán vampírico del sistema y cómo éste se ha expandido manteniendo condiciones mortíferas de explotación y degradación moral y física en diversos lugares del mundo, como las maquilas en México, las temporeras en $hile o la situación en Indonesia:

“Se nos insulta de manera constante, como algo que se da por hecho. Cuando el jefe se enfada a las mujeres las llama perras, cerdas o putas y tenemos que aguantar todo eso con paciencia y sin reaccionar. Oficialmente trabajamos de siete de la mañana a tres de la tarde (el salario no llega a 2 dólares al día), pero a menudo tenemos que hacer horas extraordinarias obligatorias y, a veces- especialmente si hay un pedido urgente que entregar- trabajamos hasta las nueve. (…) El edificio tiene el tejado de metal, y no hay espacio suficiente para las trabajadoras. Está muy abarrotado. Hay cerca de 200 personas trabajando allí, la mayoría mujeres, pero solo hay un cuarto de baño para toda la fábrica (…) Cuando volvemos a casa del trabajo, no nos quedan energías para hacer nada salvo comer y dormir”[7]

Las condiciones de trabajo inhumanas y paupérrimas son una constante bajo las lógicas de producción capitalista, tal como lo constata Marx en la descripción exhaustiva que realiza de las condiciones laborales y cómo éstas causan daños irreparables en los seres humanos:

“Mary Anne Walkley cayó enferma el viernes y murió el domingo, sin concluir, para asombro de la señora Elisa, el último aderezo. El médico, señor Keys, tardíamente llamado al lecho de agonía, testimonió escuetamente ante la “coroner’s jury” [Comisión forense]: “Mary Anne Walkley murió a causa de largas horas de trabajo en un taller donde la gente está hacinada y en un dormitorio pequeñísimo y mal ventilado”. Al fin de darle al facultativo una lección de buenos modales, la “coroner’s jury” dictaminó, por el contrario: “La fallecida murió de apoplejía, pero hay motivos para temer que su muerte haya sido acelerada por el trabajo excesivo en un taller demasiado lleno”.  “Nuestros esclavos blancos” […] “nuestros esclavos blancos, arrojados a la tumba a fuerza de trabajo, […] languidecen y mueren en silencio.” [8]

marx2017

¿Qué le criticamos a El Capital? Su sexismo por atribuir características que serían propias de las mujeres y de los hombres. Dando a entrever que habrían labores más idóneas para las mujeres que para los hombres y viceversa, como el caso de la crianza y cuidado de lxs niñxs. También nos colocamos al lado de Silvia Federici en su crítica a Marx. La autora nos muestra la caza de brujas, la opresión del cuerpo de la mujer (la obligación a la reproducción de la fuerza de trabajo y el no pago de la labor reproductiva), el cuerpo como primera máquina y el colonialismo como factores esenciales para comprender el paso del feudalismo al capitalismo. Otro punto bastante criticable es el estilo de escritura de Marx, que en su afán por ser riguroso y sistemático termina siendo denso y difícil de digerir, aunque él mismo lo sepa y pida disculpas al respecto:  “es ese el lado bueno de la medalla, pero veamos el reverso: el método de análisis empleado por mí, y que hasta el presente no había sido aplicado a las cuestiones económicas, hace que la lectura de los primeros capítulos resulte no poco ardua[9]. Sin embargo, lo fundamental para nosotrxs es comulgar con el espíritu de Marx: otro mundo es, Deseable, Posible y Viable.

Finalmente pensamos que “Nadie lee El capital” porque nos hemos habituado a una forma de comprender el conocimiento, donde las prácticas lectoras son un trabajo de acumulación de saber, en una gran industria neoliberal donde el conocimiento y las personas se vuelven un producto mercantil. Nadie lee a Marx porque quizá la lectura como praxis, como ejercicio crítico, o producción de saber, debe transformarse, mientras seguimos nutriendo otros espacios que nos permitan socializar y romper la burbuja en la que estos textos se mantienen.

 

La Cimarra, Taller de lectura “El Capital”, Septiembre de 2017

[1] He aquí el artículo al cual nos referimos: http://www.eldesconcierto.cl/2017/06/16/comunismo-a-100-y-150-nadie-lee-el-capital-de-karl-marx/

[2] Aquí los precios: http://metalespesados.cl/#/libros/busqueda/El%20capital

[3] Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 21.

[4] Marx cita la siguiente historia: “el hollín, como es sabido, es una forma muy activa del carbono y constituye un abono que deshollinadores capitalistas venden a los agricultores ingleses. Ahora bien, en 1862 el jury-man [miembro de un jurado] británico hubo de decidir en un proceso si el hollín al que se añadía, sin conocimiento del comprador, un 90% de polvo y arena era hollín “verdadero”en el sentido “comercial” u hollín “adulterado” en el sentido “legal”. Los “ammis du commerce” fallaron de que se trataba de hollín comercial “verdadero” y rechazaron la demanda del agricultor querellante, quien por añadidura tuvo que pagar las costas.”

[5] Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 743.

[6] Exactamente, se trata del miserable de Joaquín Lavín y su imbecilidad típica de derechas:  http://www.gamba.cl/2013/04/ensenando-pobreza-lavin-lanza-recetario-para-que-familias-pobres-puedan-comer-con-2-mil-pesos/

[7] Harvey, David. Breve Historia del neoliberalismo. Madrid: Akal, 2007. Página 176.

[8]  Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 307.

[9]  Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 21.

talleres-cimarra-2017-2

Por Malva-marina Pedrero Sanhueza. Antropóloga. – Bosco González Jiménez. Director.
Centro de estudios Camanchaca.

La Mancomunidad de Socoroma reúne a las comunidades de Zapahuira, Murmuntani y Murmuntani, que históricamente han estado vinculadas por el control colectivo de un vasto territorio que se localiza entre las comunas de Arica y Putre (Región de Arica y Parinacota), vive actualmente una compleja situación, producto de una medida adoptada arbitrariamente por el Estado. En efecto, en medio de un sistemático trabajo que han realizado con Corporación Nacional de Desarrollo Indígena en los últimos dos años en función de demarcar y titular a su nombre la totalidad del territorio ancestral, se enteraron de que, través del Decreto Exento № 215 de junio del presente año, el Ministerio de Bienes Nacionales destinó al ejército para actividades de instrucción y entrenamiento militar casi 9.000 hectáreas de las tierras comunitarias, trasgrediendo así diversos tratados internacionales suscritos por nuestro país.

 

La situación que hoy afecta a la Mancomunidad de Socoroma no es otra cosa que la expresión de más de dos décadas de una política de tierras ineficiente, incapaz de resguardar los derechos de los pueblos indígenas sobre sus tierras y territorios, según los estándares establecidos en tratados e instrumentos internacionales de derechos humanos. No es sino la ausencia de una acción coordinada entre dos órganos administrativos del Estado -CONADI y Bienes Nacionales- la que ha generado el conflicto actual. En la práctica, con esta medida el gobierno prueba una vez más que sigue siendo fiel a la doctrina de “Terras Nullius”, a través de la cual el Estado ha justificado históricamente el despojo de las comunidades indígenas, pero que es inaceptable en una sociedad que se dice democrática; más cuando en la etapa temprana de incorporación de estos territorios a la jurisdicción nacional, tras la Guerra del Pacífico, los propios tribunales de la república (1893) reconocieron la titularidad de los comuneros de Socoroma sobre sus territorios, estableciendo claramente cuáles eran sus deslindes. Pese a ello, el fisco, desconociendo esta sentencia, procedió a inscribir parte de esas tierras a su nombre en 1935, acto que -a juicio de las autoridades regionales- lo faculta para destinarlas actualmente al ejército.

mapa

Indicación espacial de los territorios destinados por el Ministerio de Bienes Nacionales al Ejército de Chile.

Con el Decreto Exento № 215 se vulnera tanto la legislación nacional como los tratados internacionales suscritos por Chile. Al respecto, basta recordar que el Artículo 1 de la Ley 19.254 (Ley Indígena), no solo reconoce a los pueblos indígenas existentes en Chile y el deber general del Estado de respeto, promoción y protección de su desarrollo; establece, además, un principio desatendidos por las políticas públicas: el fundamento principal de la existencia de los pueblos indígenas y de sus culturas. De allí que cualquier medida que adopte el Estado que afecte a sus tierras, afecta -en última instancia- a la existencia misma de estos pueblos. Por ello, el sistema internacional de derechos humanos considera que es una obligación estatal ineludible establecer mecanismos especiales, adecuados y efectivos para la delimitación, demarcación y titulación de los territorios indígenas. Desatender este deber constituye una violación del Artículo 14 del Convenio 169 de la OIT sobre los Derechos de los Pueblo Indígenas y Tribales en Países Independientes, los Artículos 26 y 27 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, los Artículos 21, 25, 1 y 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Artículo XXIII de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y el Artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

 

La cuestión es, entonces, si -ante la ausencia de demarcación y titulación de las tierras de la Mancomunidad de Socoroma- puede el Estado destinarlas total o parcialmente a un tercero. La jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos clara al respecto y, en lo medular, establece que en estos casos los Estados no deben adoptar medida alguna que “pueda dar lugar a que agentes del propio Estado o terceros actuando con aquiescencia o tolerancia de éste, afecte la existencia, el valor, el uso o goce de los bienes” existentes en las tierras indígenas.

 

Desde la perspectiva del derecho internacional, la situación descrita reviste todavía una gravedad mayor, ya que la realización de cualquier tipo de actividad militar está expresamente prohibida en el Artículo 30 de la Declaración de las Naciones, a menos “que se haya acordado libremente con los pueblos indígenas interesados, o que éstos lo hayan solicitado”; considerándose, además, que esta es una de “las normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas del mundo”

 

La Mancomunidad de Socoroma se moviliza para defender sus derechos territoriales

La Mancomunidad se enteró tardíamente de que parte de sus tierras habían sido destinadas a actividades militares. El carácter reservado de los acuerdos entre el gobierno y el ejército consignados en el Acta Chena IV del 25 de noviembre del 2016, que dieron origen a la medida adoptada por el Ministerio de Bienes Nacionales, impidió su acceso oportuno a la información. No obstante, en cuanto lo supieron organizaron una profusa agenda de negociación política y movilización social denunciando los hechos y demandando al Estado la revocación inmediata del Decreto № 215. En este contexto, han requerido el pronunciamiento de la Intendencia, la SEREMI de Bienes Nacionales, el Consejo de Monumentos Nacionales, las municipalidades de Arica y Putre, el Instituto Nacional de Derechos Humanos, la Comisión de Derechos Humanos y Pueblos Originarios de la Cámara, la Comisión Bicameral encargada de dar cumplimiento al artículo 6° del Convenio № 169 de la OIT, entre otras instituciones. Igualmente, han recibido el apoyo del movimiento estudiantil, académicos de la Universidad de Tarapacá, del movimiento feminista de la Región, de la Asociación de Municipios Rurales y del Colegio e Antropólogos.

caminata

A partir del 21 de octubre la Mancomunidad ha realizado múltiples movilizaciones. En esa ocasión marcharon hasta el territorio y levantaron una apacheta, retomando así simbólicamente la posesión del territorio que se les ha usurpado. A esta actividad se han sumado una marcha y velatón simultánea en Arica y en los Altos de Socoroma y una campaña de recolección de firmas de apoyo a sus demandas. Una campaña similar, pero en formato electrónico, fue iniciada por el Centro de Estudios Camanchaca. Esta reunido 3529 firmas, concitando adherencia regional, nacional e internacional, tal como se puede apreciar en el gráfico siguiente

grafico

miércoles 11 de octubre

Hoy en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) fueron interpuestas las reclamaciones de los opositores al proyecto GNL Talcahuano argumentando que no se consideraban suficientes las respuestas del titular del proyecto a las observaciones ciudadanas.

 

Entre los opositores al proyecto se encuentran:

Coordinadora Chorera

Revolu Costera

Colectivo cerro verde bajo

Coordinadora Tomecina

Comité Bulnes sin Termoeléctricas

Periódico Resumen

Olca Chile

 

En su declaración afirmaron:

“El nombre de nuestra comuna (Penco), está compuesto por dos palabras de origen en el mapudungün. Por un lado “pen” que significa ver o mirar y por otro “ko” que es agua.

De esta forma Penko viene siendo “mirar a las aguas” y quién crea que esta es una ciudad histórica, seguirá luchando por mantener ese carácter de contemplación hacia el mar que desde un principio sus habitantes le dieron. Penko es mirar a las aguas y NO mirar a un terminal de gas contaminante.”

 

Coordinadora Penco-lirquén

¡De cerro a mar desde nuestras poblaciones!”

 

 

Por Juan Carlos Contreras / resumen.cl

Este lunes diez de julio pescadores artesanales, provenientes de Lebu, llegaron hasta La Moneda para reunirse con el Ministro de Economía Luís Felipe Céspedes y plantear, nuevamente al gobierno, la urgencia de declarar a la reineta como especie migratoria, hoy asentada en la décima y undécima región.  Actualmente, el 70% de las flotas reineteras artesanales del país se encuentran en Lebu, la extracción de este recurso representa el 60% de la actividad productiva de la capital de la provincia de Arauco, pero sus trabajadores no pueden salir a pescarlo. Cabe destacar que el pasado 4 de julio los pescadores y armadores lebulenses sostuvieron una reunión, aunque sin éxito, con el Subsecretario de pesca Pablo Berazaluce.

Lester Chavez Campbell, parte del Movimiento de las Organizaciones de Pescadores por la Reineta Migratoria, explica que “la actividad pesquera artesanal de Lebu se caracteriza principalmente por la extracción de cuatro recursos: albacora, el bacalao de profundidad, la jibia y la reineta. La masa de la pesca artesanal de la comuna trabaja la jibia y la reineta, este último, es el principal recurso de Lebu en cuanto a empleabilidad; de hecho el 80% de la lanchas y el 60% de los botes trabajan la reineta. Son alrededor de mil 600 personas que trabajan directamente este recurso, además de las personas que trabajan indirectamente como por ejemplo, las dueñas de casa que viven del encarnado. Todo esto se cortó, la actividad pesquera en Lebu actualmente está mermada, está en su peor momento hace muchos años porque ya no se puede ir a pescar al sur”.

Los pescadores y sus familias exigen al gobierno que respete los tratados internacionales que existen en cuanto a la regulación del mar dentro de los territorios, mencionando por ejemplo la Convemar (La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar) hecho que permitiría a los pescadores artesanales salir del Biobío hacia el sur a pescar el recurso. Chávez contextualiza el problema “esto se arrastra hace años, en el 1997 a través de decreto 1.393, del Ministerio de Relaciones Exteriores Chile ratifica todo el escrito de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y pasó a ser ley de la República, ratificada y promulgada. En el anexo uno del documento aparecen las especies altamente migratorias entre las que están la albacora y los peces de la familia branidaes. O sea, hace veinte años que la Subsecretaria de Pesca sabe que hay un reconocimiento legal de que el recurso migra. Paralelo a eso comenzaron a aparecer diferentes estudios científicos realizados, por ejemplo, por la Universidad Católica de Valparaíso, por la Universidad de Concepción; el último de ellos en 2015, etc. En todos ellos se reconoce biológica y ecológicamente que este recurso es migratorio, no tiene un recorrido fijo, pasa por diferentes regiones del país, se cría en el océano y se acerca a la costa para alimentarse”.

Cabe destacar que los pescadores artesanales de Lebu presentan problemáticas regulatorias de su actividad desde hace más de diez años; en 2008 la Subsecretaria de Pesca determinó que la pesca de reineta fuera de las costas de la Octava Región solo podría efectuarse bajo la ley de investigación, vigencia que expiró en 2012. El mismo año, en octubre, se promulgó la ley miscelánea donde se permitía a los pescadores de nuestra región acudir a la décima a pescar la reineta, resolución que terminó en 2015. Sobre esta situación, el dirigente de pescadores de la reineta enfatiza en que “nosotros ya no queremos soluciones parches, porque hace 20 años que se reconoce legalmente que el recurso (reineta) es migratorio, por lo tanto debe haber una solución definitiva, porque cada vez que hay una solución parche mediante la Subsecretaria de Pesca, dura máximo cuatro años y luego se acumula tensión y revienta el problema nuevamente, haciéndose más complejo. Nosotros plateamos en hay que tomar medidas con las resoluciones que ya existen, que ya han sido nacional e internacionalmente reconocidas. Las políticas de gobierno son políticas parches y la Subsecretaria de Pesca es especialista en apagar incendios pero no en dar soluciones a largo plazo”

Consultado por las razones que motivarían esta inmovilidad por parte del estado chileno de dar soluciones concretas a su problemática, el vocero señala “este no es un problema entre pescadores artesanales que no puedan llegar a un acuerdo, de hecho ya lo hicimos con Dalcahue, Queule y otras zonas: este es un problema que implica a la gran industria. Friosur, desde el año 2011, extrae reineta en la zona austral por medio de una resolución que indica que ellos pueden extraer el recurso como fauna acompañante a través de la pesca de arrastre. Cuando se conforma la mesa en Aysén, para impedir que flotas de la octava región llegaran al sur a pescar, su vocero era el gerente de Friosur. Y qué pasa con esta empresa; es una de las principales financistas de la DC (Democracia Cristiana) pasó con Patricio Walker y el diputado Iván Fuentes. Desde octubre del año pasado hay un proyecto que tiene en carpeta la Comisión de Pesca y no avanza, básicamente, por las presiones que hace esta industria a través de los diputados o senadores de la DC para que no avance. El problema de la reineta y de la pesca artesanal en Chile es producto de una empresa: Friosur. Nosotros en Lebu estamos en estado de alerta y vamos a acudir a la Contraloría o a la justicia, por lo pronto seguiremos acentuando los lazos con los pescadores de la novena y la décima región para que en conjunto decidamos los pasos a seguir”.

Columna Literaria por Marcelo Arce Garín:

LOBOTOMIA

Ingrid Escobar Melio

Editorial Piedra, 2017

 

Una montonera de conexiones cercenadas caen sobre estos versos valientes, ya que  “ Cuando la noche cae a martillazos/y el desvelo se alza perenne sobre la duda/los rituales infantiles se hacen eternos/entonces vienen los del servicio nacional/y rifan niños boca abajo/en una falsa vitrina MADE IN CHINA”. Un modelo anómalo y asqueroso, dedos índices apuntando al ineficiente.

 

Tres instancias recorren estos parajes, canto breve y aniñado  ( Pérdida (del lóbulo) / Locura / Muerte ), dulce y aprisionado, el deseo de cerrar los ojos para siempre “Yo era sólo una/sentada en el urinario esperando en la antesala/el sonsonete ambiguo de mi desalojo// Yo era sólo una/aguardando la incisión certera/a los pies de una urna/donde yacerán mis brazos cruzados”.

 

Como si fuera una radio sintonizada en Amplitud Modulada, nostálgicamente Escobar Melio nos confiesa “Que ganas de tejer/con palillos de clavo//Conversar con la Ceci de telas y arañas/plancharle la camisa al negro/antes de ir por los cabros al colegio…Qué ganas de una Lobotomía/perder el lóbulo”.

 

El poeta David Añiñir en la contratapa nos relata:   “ Transgresión desde los márgenes desde la identidad usurpada que se reconstruye en la poética, con un territorio definido, donde La Pintana más que la contracara es el reducto donde se alza, y además el mapa donde la anulación social también comienza”.

 

Ánimas y sollozos aprisionan el pecho de Ingrid,  “ Ni cuando se me llovió la pieza/aquél invierno de niños destemplados/tuve tanto frío como hoy…. profundamente/helado helado helado/ más que mi pieza/en aquél invierno desbordado/brutalmente pobre/a la orilla del río”.

El oficio y sus mordiscos decantan con el peso del agotamiento: “Confieso que las letras/se transforman en signos/los signos en rayas/y las rayas en hormigas /que roban todo lo dulce y bello/de mi mesa de noche”.

Un desencaje neoliberal se plasma en versos para el Kevin: “Su noche cayó de espaldas/en el último cruce/Escrito a balazos.” o   “ Vestidito de azul donde la Rosa no es tan santa/la muerte permanece despierta”.

Este libro está escrito con un amor intacto, efervescente, lleno de memoria e identidad  y aunque los tiempos cambien y los lugares desaparezcan la historia continúa.

Destaco el precioso guiño de la editorial “Este libro se terminó de imprimir en julio del año Centenario de la Gran Revolución Rusa, en la ciudad de Santiago de Chile”.

 

contacto: ingridescobarmelio@gmail.com