Authors Posts by elirreverente

elirreverente

611 POSTS 0 COMMENTS

Por Marcelo Arce Garín

Diversas señales subliminales pululan en la prensa oficial vendiendo humo y “educándonos” en la dominación, por eso es necesario reafirmar, apoyar y difundir la noble labor de los medios populares que despiertan y zamarrean a sus organizaciones sociales.

Es por eso nuestro diálogo con la Radio Primero de Mayo (106.5 FM) que nace el año 1995 en la población San Joaquín, Comuna de Pedro Aguirre Cerda, posicionándose como un espacio necesario a ser escuchado y replicado.

Víctor Pino Cortés conductor del programa “De Frente y Sin Rodeos” de la Radio Popular 1º de Mayo, conversó con nosotros acerca de las micro resistencias contra el neoliberalismo en contraposición al discurso de los medios masivos y dominados por el oficialismo.
1- Iniciando el año 2019 y con todos los cambios de paradigmas sociales y comunicacionales de las últimas décadas ¿cómo visualizan el rol de la radio como herramienta de resistencia social?

Creemos que el rol de la radio en particular, como el de los medios de comunicación alternativa, en general, es importante en el sentido de que son estos medios los que tienen vinculación directa con las organizaciones de base, lo que permite ir en primera fila avanzando juntos con los sectores de la sociedad que van levantando reivindicaciones y que, en la mayoría de los casos, somos los únicos medios de difusión.

 

2- Como radio popular y autogestionada ¿cuáles son los ejes que toman como base para conectarse con la comunidad y sus proyecciones a largo plazo?

El eje principal para nosotros es la problemática local y la conexión permanente con las organizaciones locales. En cuanto a las proyecciones a largo plazo, esperamos estrechar aún más los lazos con nuestra comunidad y tratar de representar a través de nuestro medio, lo mejor posible los intereses de nuestros vecinos.

 

3- ¿Que tan necesario consideran el posicionamiento de los movimientos sociales para presionar a la oficialidad y poner en carpeta temáticas locales y globales que la agenda neoliberal desprecia?

No solo es importante, si no que determinante que sean los movimientos sociales quienes pongan en carpeta las problemáticas en general (locales, regionales, nacionales). Es precisamente la relación dialéctica (y sinérgica) entre la política y los movimientos sociales la que permite avanzar en el establecimiento de las demandas, la lucha por alcanzar la solución a ellas y en definitiva la posibilidad de lograr un triunfo y el rol de nuestra Radio, es estar ahí.

 

Señal Online  http://radio1demayo.blogspot.com

head_good

Presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Pescadores Artesanales de Chile (Fenaspar)

“La pelea de fondo es anular la ley Longueira para tener una que sea construida de cara al país con todos los actores, industriales, pescadores, parlamentarios, pero que cada artículo no sea sometido a una subasta por parte de las 7 familias dueñas del mar”.

 

“Fue un combo muy fuerte que se   le   dio   al   sector   industrial con la movilización de los pescadores artesanales que defendimos la extracción de la jibia, sin pesca de arrastre”, señala el Presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Pescadores Artesanales de Chile (Fenaspar), Hernán Cortés.

El dirigente estuvo a la cabeza de las movilizaciones que tuvieron  lugar en el verano, en carreteras, caminos y caletas de las regiones de BioBío y El Maule. A través de esta lucha sin tregua, los pescadores lograron impedir los propósitos proempresariales del gobierno de introducir un veto aditivo para favorecer nuevamente a los industriales y a los dueños de las 7 familias del mar chileno, en perjuicio de los pescadores artesanales.

La ley como había sido consensuada en el Congreso protege la pesca de la jibia, restringiendo su extracción a medios artesanales, y dejando fuera el sistema de arrastre que ocupan los industriales.

– La lucha que ustedes han dado ha sido muy importante, pero qué ocurre con la unidad que debieran tener todos los sectores. ¿Han   delineado   como   gremio   una   política  de   unidad   de   todos   los trabajadores del mundo independiente?

-Nosotros en más de una oportunidad hemos tratado de hacer el esfuerzo por participar con otros gremios de distintas áreas para hacer puntos que sean comunes y sacarlos adelante.

En más de una oportunidad nosotros hemos apoyado a los profesores, a los portuarios, pero no vemos el mismo apoyo cuando la pesca artesanal se moviliza. Sin embargo, estamos llanos a sellar acuerdos de apoyos mutuos de una u otra forma y que ojalá sean recíprocos. Con algunos sectores de suplementeros, de feriantes, vendedores ambulantes, taxistas podemos establecer una coordinación. Debemos lograr la unidad de los trabajadores porque ella fortalece sus luchas y preocupa a sus gobernantes.

-¿Cuáles han sido los últimos avances que ha habido en la modificación de la ley de pesca?

Hay que entender que en esto hay más de dos caminos: uno el proyecto de nulidad de la ley de pesca. Y por otra parte el Ejecutivo  en consenso con el Senado presentaron un proyecto de ley llamado “Ley Corta y Ley Larga”.

En la Ley Corta se incorporaron temas que a nosotros nos interesaba resolver: Por ejemplo, el traslado del pescador a lo largo del país como lo hace cualquier otro trabajador y no con las restricciones que tenemos hoy, en que estamos enclaustrados en una región. También un avance interesante es el tema de la Plataforma Social, dentro de la ley de pesca, que contiene acciones concretas para proteger los derechos de los pescadores artesanales: derecho a Jubilación -y en algunos casos anticipada como los buzos mariscadores-, cobertura de salud, capacitación, entre otros.

¿Qué se debe hacer con la ley de Pesca, llamada Ley Longueira?

La pelea de fondo de nosotros es anular la ley y construir una ley de cara al país con todos los actores, industriales, pescadores, parlamentarios y que no sea cada artículo sometido a una subasta por parte de las 7 familias. Estas tradicionalmente han actuado bajo la lógica de  que “yo pongo más lucas siempre y cuando no saquen artículos que a mí me favorezcan”: Eso fue lo que ocurrió con la Ley Longueira. Tenemos el caso de los ex parlamentarios Jaime Orpis, Marta Isassi, el ex gerente de Corpesca, Francisco Mujica, que están inculpados.

“Ya hace tiempo que el capitalismo creó un mercado mundial. Y a medida que se acrecentaba la exportación de capitales y que se expandían las “esferas de influencia” y las conexiones con el extranjero y las colonias de las grandes asociaciones monopolistas, el rumbo “natural” de las cosas ha conducido al acuerdo internacional entre éstas, a la formación de cárteles internacionales”.

EL IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO (Esbozo popular) V. I. Lenin

Para las y los chilenos los “tratados de libre comercio” no son nada nuevo, al contrario, desde el Gobierno de Eduardo Frei, durante los gobiernos de la Concertación, Nueva Mayoría y Chile Vamos, nos han vendido la pescada de que son un aporte para el desarrollo y el crecimiento nacional.

Hoy Chile es uno de los países que tiene la mayor cantidad de este tipo de acuerdos comerciales con otros países del globo. El TPP 11 como se le conoce al “Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico”, que, luego de la salida de dicho acuerdo de EE.UU. con el triunfo de Donald Trump, quedó sin uno de sus miembros más emblemáticos, pues este último Gobierno Yanki apostó por renegociar con Canadá y México el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El año recién pasado el TPP fue firmado por Chile, Singapur, México, Brunei, Perú, Malasia, Australia, Canadá, Japón, Vietnam y Nueva Zelanda, pero aún debe ser ratificado por las ratas que habitan el parlamento chileno para entrar en regla.

Este tratado significa, en pocas palabras, la entrega total del país a las transnacionales y al poder de la burguesía internacional, precarizando aún más a la clase trabajadora y al pueblo, impactando en sus condiciones materiales de existencia, implementando medidas que restringen la libre competencia por el aumento de los monopolios, característica económica fundamental del imperialismo como última fase del sistema capitalista.

De cerca de los 30 puntos que llevaría dicho acuerdo, las y los organizados/as sociales, a través de diversos canales, han logrado tan sólo enterarse de algunos de ellos, demostrando la hermética y oscura asociación que tienen los/as empresarios/as de los países del pacifico para llevar adelante sus artimañas de dominación, que no tan sólo afectarán las condiciones en las cuales comerciarán estos países y sus respectivas burguesías nacionales como internacionales, sino que también, impactarán en el diseño e implementación de políticas públicas dando pie, por ejemplo, a desregularización en la industria farmacéutica, lo que impactaría en los precios de ventas de medicamentos y seguiría aumentando la precarización de la salud que reciben los sectores populares. Otra acción a la que obliga dicho acuerdo, es la disminución de impuestos, lo que impacta negativamente en la tasa de recaudación fiscal, disminuyendo el PIB y por lo tanto, menos recursos financieros para el gasto fiscal en políticas sociales, es decir menos recursos para educación, salud, vivienda, trabajo, etc.; además, obliga a aprobar una ley de privatización de las semillas afectando la soberanía alimentaria de la población de todos estos países. También se aumentarán los controles de seguridad de datos de internet a favor de las empresas, entregando nuestra información personal a las grandes industrias para aumentar sus negocios, pudiendo incluso ser sancionados con multas o cárcel cualquier persona que descargue libros, música u otro material de la red informática.

Para las y los trabajadores con este tratado no se viene nada bueno, ya que alguna de sus cláusulas buscaría perpetuar el sistema de previsión a través de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), obligándonos a seguir teniendo pensiones de miseria.

Por otro lado, a través de lo que han denominado en el tratado como un “trato justo y equitativo” se busca, a través de cortes supranacionales, resguardar los intereses económicos de los grandes capitales extranjeros, además de proteger a los/as inversionistas de sanciones judiciales en los países donde realizan sus respectivos negocios, lo que también impactaría a los/as trabajadores/as pues los tribunales laborales, tendrían menos competencias legales para sancionar en caso de abusos hacia estos, además de regular más aún la huelga, tanto en el sector privado como en el público, condición para desmovilizar y contener a la fuerza organizada de las y los trabajadores/as en lucha.

La discusión del tratado hoy se encuentra en las “cocinas” del parlamento y bien sabemos nosotros/as que de ahí no saldrá nada a favor de las y los trabajadores/as y el pueblo pobre, por el contrario, solo la lucha anticapitalista y antimperialista nos permitirá hacer retroceder a la burguesía y sus diversos mecanismos que buscan aumentar sus ganancias a costa de nosotros/as. Quienes quieren llevar la pelea contra el TPP 11 a las alcantarillas del congreso solo buscan desmovilizar a las y los afectados/as y meternos al pantano del parlamentarismo de conciliación.

Las y los trabajadores/as debemos primero que todo informarnos y segundo movilizarnos por detener el avance sostenido de dichos acuerdos que sólo buscan mantener el actual patrón de acumulación capitalista a costa de la explotación y dominación de la clase trabajadora. Estamos en un momento en el cual nos vemos en la obligación de, como clase, a través de nuestros diversos instrumentos organizativos, enfrentar la ofensiva de la burguesía mundial por asegurar sus ganancias rompiendo las barreras de los estados naciones a costa de aumentar sus riquezas y nuestra explotación.

Las y los clasistas no podemos permitir que una vez más el gobierno, en contubernio con la falsa “oposición” y en conjunto con la patronal, masacren nuestros pocos derechos ganados históricamente a costa de organización y lucha, es hora de que detengamos no sólo el avance del “Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico”, sino también enfrentemos la Cumbre APEC 2019 que nos traerá más cesantía, precarización laboral y subordinación al capital internacional y al dominio de las transnacionales.

Luis Hidalgo Bastien, Pintor

Por Marcelo Arce Garín

 

Conversamos con el pintor Luis Hidalgo Bastien sobre su última muestra llamada “Pulso de Agua”, actualmente en exposición en las dependencias de la Universidad de Concepción, puntualmente en la sala David Stichkin.

Luis, autodidacta y creador tardío pero siempre atento a la jugada, sus inicios son con el grupo Kaleidoscopio a comienzos del 2000 y posteriormente inicia un periplo por distintas ciudades al sur de la patria. Coronel, Chiguayante, Valparaíso y Santiago que han sido testigos de esta ruta.

Su propuesta artística radica en una crítica al paisaje idealizado en la pintura donde reflexiona temáticamente en el desecho tanto como imagen incorporada desde los nuevos medios, como en la materialidad de la misma obra. Paisajes sucios y contaminados que nos apuntan como responsables ante la urgencia de tan noble recurso, una denuncia que no acaba. El agua como inicio de todo.

 

¿Qué te mueve a trabajar y visibilizar esta temática?

 

Ya en el 2013 comenzamos en Concepción un movimiento de artistas conmovidos por el agua, creamos un colectivo y lo denominamos Asuntos del Agua que nos permitió trabajar colectivamente en el tema. Continué un trabajo en Concepción y posteriormente en Santiago más personal en mi pintura, investigando, buscando como abordar el presente estado de situación del agua, el acto de la contaminación residual en desechos y especialmente la enorme gama de plásticos y otros derivados que eliminamos diariamente en humedales, lagunas, ríos y mar.

 

Hidalgo nos cuenta que el público observador de su trabajo se encontrará con una realidad cotidiana, cuando se desplaza por las calles la observa y convive con ella y que sin duda desde una obra les hará reflexionar internamente y cuestionar.

Nos cuenta que a partir de esta temática se determina otro dispositivo de análisis y de lectura sobre su existir, sobre su cotidiano, sobre sus desechos, sobre la posible escasez de agua no solo para sí mismo sino para todas las especies que también la necesitan. “El observador cognitivamente absorbe y aprende de manera directa estas temáticas. Así viéndose enfrentado a su realidad y acción diaria es posible avizorar un mejor presente, la obra de arte posesiona desde sus cromatismos, texturas y atmósferas la captura y detención momentánea de quien observa, cuando el público se conmueve con esa obra, entonces permite comunicar a ese observador directamente a su interior, eso lo puede provocar la experiencia estética a la que se ve citado el público en una exposición artística, desde esa temática madre que es el Agua, nacen las demás; Contaminación, polución, industria del plástico y sus derivados, humedales y cuerpos de agua, la contaminación química de la forestación que llega a las napas, la mortandad de especies acuáticas por químicos y altas temperaturas en el mar, la contaminación en calles y áreas verdes entre otras”.

 

La muestra “Pulso de Agua”, convoca y plasma en la tela el nuevo paisaje que Hidalgo nos presenta y propone a la reflexión. Un Artista que desde la colectividad reconoce la necesidad de involucrarse para ser conscientes del paisaje contemporáneo que estamos   “des-construyendo” hoy.

 

Los invitamos a revisar la conversación completa en video en la web www.elirreverente.cl y seguir las redes del autor @galeriamackenna

WhatsApp Image 2019-03-08 at 14.00.18

hdr

hdr

Por Marcelo Arce Garín

 

Desde Renca, con sus leyendas en el cerro y las articulaciones poblacionales como punta de lanza llega Claudio Alvarado Lincopi, Licenciado y profesor en Historia, Magister en Historia y Memoria, Miembro de la Comunidad de Historia Mapuche. Sus desvelos son las articulaciones entre colonialismo, racismo y ciudad.

¿Cómo ves el futuro de la resistencia mapuche, con un sitio militarizado y graves faltas a los derechos humanos sobre todo de niñas y niños ?

El Terrorismo de Estado efectivamente ha sido una continuidad en territorio mapuche. Son constantes las violaciones a los derechos humanos en las comunidades, cientos de allanamientos, persecuciones y hostigamientos diarios han debido soportar las zonas que han sido militarizadas. Ya es imposible enumerar cada uno de los casos donde niños y niñas han sufrido la violencia policial en sus casas, e incluso en sus propias escuelas. A todas luces estamos frente a un Estado que ha privilegiado la protección de las grandes inversiones a la vida humana. Y esto es importante de remarcar, la lucha mapuche es por la humanidad, es por la gestación de un modelo de vida que se resiste al extractivismo capitalista, a la depredación de la naturaleza, porque se entiende que aquel modelo de desarrollo amenaza a la humanidad misma. Y claro, los gobiernos neoliberales de las últimas décadas han privilegiado el saqueo, la extracción descomunal, la desposesión de los recursos y de la vida, cuestión de larga data en territorio mapuche, por cierto, desde la colonización chilena en la segunda mitad del siglo XIX para ser más preciso.

Ahora bien, durante los últimos años, la desposesión se ha buscado matizar con políticas multiculturales, mediante las cuales se gestan ejercicios celebratorios de la diferencia, pero sin problematizar la dimensión política de la relación Estado-Pueblo Mapuche. Y acá se ubica una segunda dimensión de interés. Los gobiernos neoliberales han querido incentivar procesos de reconocimiento cultural despolitizados, haciendo gárgaras folclorizantes del “otro” de la nación chilena, promoviendo tolerancias del “indio permito”, aquel que puede presentarse como figura museográfica, cosificada, vuelta mercancía.

Con todo, tenemos dos viejas estrategias de todo ejercicio de dominación: el garrote y la zanahoria. De esto se trata justamente el último anuncio de Piñera, el llamado Plan Araucanía. Busca incentivar la inversión extractivista, y para los que se nieguen, pues, garrote con el Comando Jungla. Y aquellos que se quieren sumar a la propuesta: zanahoria multicultural, es decir, tolerancia folclorizante, turismo étnico, en definitiva, lo indígena devenido en mercancía. Nada de autodeterminación de los pueblos, nada de recuperación territorial, nada de derechos colectivos.

En este escenario, el pueblo mapuche avanza en la búsqueda de unidad. Recientemente se desarrolló una gran movilización en Temuco por la restitución y defensa del territorio. Allí se esta cuajando no solo la resistencia, sino las propuestas del movimiento, de un importante sector del movimiento. Esta marcha demostró una voluntad de lucha contra las propuestas de Piñera, pero también una voluntad de unidad, una voluntad de reconstrucción. En este sentido, veo el futuro del movimiento con mucho entusiasmo, sobre todo en la medida que como pueblo gestemos procesos de articulación entre las múltiples expresiones del actual heterogéneo movimiento mapuche, anclados por supuesto en las dos propuestas históricas: Territorio y Autodeterminación.

Las redes sociales crean vanos signos de batalla tras el escritorio, mucho turismo social y pose a inundado esta causa, ¿cuál es tu postura frente a este fenómeno que no aporta en nada?

No sería tan determinante. No creo que los procesos de acompañamiento, solidaridad y apoyo, bajo sus diversas modalidades, no aporten en nada. Claro, hay grados, y esas gradualidades dependen muchísimo de las intenciones detrás de la solidaridad. Y esto último es muy difícil de medir en los abstracto, las intenciones son solo medibles caso a caso, por tanto, no generalizaría. No diría, por ejemplo, que todo apoyo en redes sociales es innocuo. Hoy, por cierto, el internet es fundamental, la difusión noticiosa es central en toda movilización, romper cercos mediáticos se ha transformado ineludiblemente en parte de la agenda de todo movimiento social.

Desde mi perspectiva hay que abrazar la idea de que existen diversos roles en los movimientos sociales y políticos. No todos pueden estar haciendo lo mismo, ni estar en el mismo lugar, ni activando una sola tecla de las innumerables tareas que tenemos por delante. Actualmente el movimiento mapuche, lo intente decir al final de la respuesta anterior, tiene una heterogeneidad muy rica, y ello no es algo negativo, por el contrario, da cuenta de un crecimiento y maduración. Si bien el actor más relevante del movimiento mapuche seguirán siendo las comunidades, allí está el motor y las reflexiones más contundentes de la movilización, existen otros agentes que el movimiento autodeterminista debe lograr traer para sí. Los técnicos y profesionales mapuche son cada vez más, y pueden llegar a hacer un aporte gravitante para los procesos de reconstrucción como pueblo, y ni hablar de los trabajadoras y trabajadores urbano mapuche.

Por cierto, sin ir más lejos, nosotros como Comunidad de Historia Mapuche, desde el mundo de la investigación, la escritura y la publicación buscamos edificarnos no como un elemento externo del movimiento de nuestro pueblo, somos parte de él, la mayoría de nosotros nos educamos políticamente en diversas organizaciones, y la academia ha resultado ser más nuestra pega que nuestra definición vital. Y, por el hecho de escribir y publicar, en ningún momento nos pensamos como iluminados, nuestra declaración es que toda nuestra gente construye conocimiento, nosotros no venimos a inventar nada, solo buscamos, por un lado, dar la batalla de las ideas en la arena hegemónica para ello y, por otro lado, construir autonomía editorial e investigativa para el futuro Wallmapu autodeterminado. Es decir, cumplimos un rol, nunca determinante, nunca central, mas un rol ineludible, del proceso mayor que tenemos como pueblo.

Y, en este sentido, el mundo solidario con la movilización mapuche también cumple un rol, muchas veces de contrainformación, otras de colaboración efectiva, en fin, bajo diversas gradualidades. Ahora bien, desde mi perspectiva, creo que el mejor rol que se puede edificar desde la solidaridad con un pueblo colonizado, como es el caso del pueblo mapuche, es construir una sociedad no colonizadora, es decir, es fundamental gestar otro Chile para refundar la relación con Wallmapu. Y aquí la izquierda y el movimiento social chileno tiene el rol fundamental, pensar y construir una chilenidad antiracista y anticolonial, una chilenidad que se fracture de la blanquitud utópica que edificaron las elites, de abrazar la condición latinoamericana y morena del pueblo, que Chile se manche de la hermosa morenidad, pero principalmente que cuestione y supere el modelo de desarrollo impuesto por la dictadura neoliberal. Y aquí creo que estamos todos, luchando contra la financiarización de la vida y el extractivismo indolente. Aunque claro, esta vez, potenciado la libredeterminación de los pueblos que habitan Chile, porque esta vez no puede ser solo con empanada y vino tinto, deberá ser también con katuto, chupilka y muday.