Authors Posts by elirreverente

elirreverente

468 POSTS 0 COMMENTS

Federación Nacional de Trabajadores/as del Área Social (FENTTAS) se manifiesta el día lunes 11 de diciembre de 2017 en frontis del Ministerio de Desarrollo Social, denunciando el recorte de presupuesto para el 2018, situación que afecta a personas en situación de calle y a las/os  trabajadores de dichos programas.

¡Precarixs nos quieren… Organizadxs nos verán !

Noticia en Desarrollo…

Fenttas

Patricio Reyes Puelma

La construcción de un muro en la frontera sur de Estados Unidos (frontera con México) para frenar la entrada de inmigrantes indocumentados y el endurecimiento de los requisitos de entrada en algunos países europeos marcaron una tendencia en cómo enfrentar este drama. Desde la elección de Donald Trump en Estados Unidos, el “Brexit” en Gran Bretaña y, más recientemente con las elecciones de nuevos gobernantes en Francia y Austria, donde se mostró como factor común un discurso contra los inmigrantes.

Todo esto, porque las autoridades y las leyes de la mayoría de los países supuestamente receptores de estas oleadas de inmigrantes, actúan respaldados en una legislación represiva que principalmente facilita la circulación del capital, pero no de las personas.

No se asume que, migrar es un derecho, no es un delito, todo el mundo tiene el derecho a moverse de un país a otro por trabajo, estudio y/o a proteger su vida. Se insiste en el uso político electoral estimulando la xenofobia y el racismo, aunque después se pronuncien contra cualquier discriminación, pero sin mayor credibilidad ante esta inconsecuencia.

La migración es parte de la humanidad y, de hecho, todos provenimos de África. El homo sapiens se desplazó por el mundo; por lo que migrantes han sido los franceses, alemanes, españoles, italianos, turcos, árabes y los pueblos y culturas más antiguos.

Actualmente existen focos o corrientes de inmigrantes que obedecen a factores sociales, económicos, culturales, religiosos y militares. De hecho, a raíz de las intervenciones o invasiones militares tanto de Estados Unidos como de la UE y Arabia Saudita en, Siria, Irak, Libia y Yemen; sectores de la población han tenido que emigrar para proteger su vida y países. Es más, en el camino han sido abusados o muertos ya sea por los traficantes o accidentes ante la precariedad del transporte utilizado o la indolencia de las autoridades de los países europeos, supuestamente receptores, como ha sucedido en las costas de Italia.

muro_fronterizo-donald_trump-mexico-tabasco_hoy1_BN

Niños entre 14, 17 o menos años viajan solos huyendo para tener alguna esperanza y muchas veces son abusados y explotados o asesinados en la travesía ya sea en el desierto o en pateras en el mar.

En concreto, razones familiares, económicas, desastres naturales y conflictos internos son, por lo general, el motivo de las personas para partir de su lugar de origen, aventurándose a emigrar a otro territorio desconocido que le ofrezca mejores expectativas de vida. En ocasiones las migraciones no son aceptadas por lo habitantes originales de un territorio, provocando diferentes conflictos racistas y xenófobos.

La inmigración se debe comprender en un contexto social, cultural, económico y político. Es un drama humano que no podemos mirar con indiferencia. Sin ir más lejos, en el trayecto hacia Estados Unidos las mafias secuestran inmigrantes de paso por México y la información da cuenta de más de 20.000 inmigrantes  asesinados los últimos dos años. Afortunadamente ante este drama surgieron Las Patronas, mujeres solidarias del Estado de Veracruz que ayudan con comida y primeros auxilios a los inmigrantes centroamericanos.

Recientemente ha aparecido otro foco migratorio a raíz de la persecución religiosa hacia los niños rohinyás. La minoría musulmana de Myanmar (ex Birmania) huye en masa de la persecución.

Unos 400.000 refugiados rohinyás han cruzado a Bangladés (Bangladesh) para escapar de la represión ejercida por las fuerzas birmanas solo en las últimas semanas Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 230.000 son menores de 18 años.

Como contrapartida, es importante señalar la solidaridad de sectores de la población en algunos países europeos, donde jóvenes estudiantes, abogados, médicos, profesores y en especial de colectivos que acogen y protegen a los inmigrantes a través de redes solidarias en los diversos países como Francia, España y en México Las Patronas que ayudan a los centroamericanos que cruzan México para llegar a Estados Unidos.

En la historia de la humanidad siempre ha existido la migración, ya sea por catástrofes naturales, guerras, crisis económicas, etc. Muchos de estos migrantes y refugiados, han tenido que sufrir violencia, explotación y diferentes tipos de discriminación que atentan su integridad, salud física y mental.

Hoy deben considerarse los obstáculos legales y socioeconómicos para el acceso, por ejemplo, a la atención en salud, los cuales no toman en cuenta sus particularidades y características culturales. Sin mencionar, el desconocimiento de sus derechos a la salud por parte de los trabajadores.

Por las dificultades y falencias anteriormente mencionadas es que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) propone las siguientes prioridades a los servicios de salud en relación con los refugiados y migrantes:

  • Reducir las desigualdades en materia de cobertura y acceso para las poblaciones inmigrantes en comparación con las poblaciones locales.
  • Proteger y garantizar su derecho a la salud.
  • Estar preparados para poner en práctica un paquete de intervenciones oportunas para reducir el exceso de mortalidad y morbilidad, en particular entre los refugiados y las víctimas de las migraciones forzadas a causa de desastres y conflictos.
  • Explicar mecanismos de monitoreo de la salud.
  • Fortalecer y, cuando sea necesario, crear marcos legales para la protección de la salud.
  • Promover alianzas, redes de cooperación y legislación internacional para garantizar el financiamiento de los servicios de salud y la protección legal de los migrantes.

Además de la OPS, Chile es miembro de otros organismos internacionales, que disponen lineamientos generales para los países que los componen, entre ellos: La Organización Mundial de la Salud (OMS), Instituto Suramericano de Gobierno en Salud-UNASUR, Organismo Andino de Salud – Convenio Hipólito Unanue, entre otros.

Todos estos organismos aceptan que el derecho a migrar, entendido éste como el derecho a circular libremente, salir de cualquier país, incluso el propio país, se reconoce en la Declaración Internacional de Derechos Humanos (Paris, diciembre de 1948).

escuela_latinoamericana_medicina_cuba

Nuestro país por su sistema de salud capitalista neoliberal, presenta todas las inequidades, deficiencias y desafíos mencionados, por lo que las atenciones y prestaciones de salud a las que pueden acceder los/as extranjeros/as que están en el país en calidad de inmigrantes (y no cuenten con otro derecho a atención de salud por carecer de documentos o permisos de permanencia) son sólo los siguientes:

  • Mujeres durante el embarazo, el parto y post parto hasta los 12 meses desde éste. Todas las prestaciones de salud que requieran incluidas las del programa de apoyo al desarrollo bíopsicosocial (PADBP) y las del programa de apoyo al recién nacido (PARN).
  • Niños hasta los 18 años de edad, todas las prestaciones de salud que requieran incluidas las del programa de apoyo al desarrollo bíopsicosocial (PADBP) y las del programa de apoyo al recién nacido (PARN).
  • Casos de urgencia médica. Atención a todas las personas, sólo se podrán cobrar en los casos en que el afectado declare que le es posible pagar la prestación recibida.
  • Prestaciones de salud pública: métodos de regulación de la fertilidad incluida la anticoncepción de emergencia, vacunas, atención de enfermedades transmisibles: TBC, VIH/SIDA, ITS, educación sanitaria.

Por otra parte, los medios de comunicación transmiten ideas erróneas y estigmatizantes en relación a ciertas enfermedades y su asociación a la migración. Un ejemplo es lo que ocurre con la tuberculosis, la cual se atribuye al inmigrante, sin comprender que su condición de desigualdad los expone a la pobreza, malnutrición, hacinamiento y otros factores de riesgo vinculados a esta patología.

Para finalizar, es importante tener presente que la salud es un derecho humano fundamental, que a su vez permite ejercer y disfrutar de los otros derechos, entre ellos el de migrar. Es por esta razón que se hace urgente exigir y construir entre todos/as una Salud Universal y Sostenible.

Agrupación de Profesionales

ELAM-Chile

Gilberto López y Rivas

Autonomía es un concepto de múltiples significados, aunque regirse mediante normativas y poderes propios, opuestos en consecuencia a toda dependencia o subordinación heterónoma, sería la acepción más generalizada, independientemente de los sujetos que la pongan en práctica. No obstante, por este carácter polisémico del término, es necesario precisar algunos elementos definitorios que permitan aclarar su uso en un contexto histórico y sociopolítico específico: la lucha de los pueblos indígenas de América por la preservación de sus territorios, recursos naturales, saberes, identidades, formas de justicia y organización social por medio de autogobiernos que se fundamentan en la democracia directa y participativa.

Concebimos la autonomía básicamente como un proceso de resistencia mediante el cual, las etnias o pueblos soterrados, negados u olvidados fortalecen o recuperan su identidad a través de la reivindicación de su cultura, derechos y estructuras político-administrativas. Destacamos el carácter dinámico y transformador de las autonomías, que para ser tales, modifican a los mismos actores y en dimensiones diversas: las relaciones entre géneros, entre generaciones, promoviendo en este caso el protagonismo de mujeres y jóvenes; democratizando las sociedades indígenas, politizando e innovando sus estructuras políticas y socioculturales. El estudio de las autonomías desde una perspectiva integral y comparativa muestra la naturaleza transformadora de estos procesos no sólo en su articulación, las más de las veces contradictoria con los estados nacionales existentes, sino también en el interior de los sujetos autonómicos. Así, no se trata sólo de la existencia de autogobiernos tradicionales indígenas que se desarrollan de diversas formas a lo largo de la colonia y la vida independiente, y que perduran hasta nuestros días en numerosas comunidades de la geografía latinoamericana. Tampoco se trata de competencias y atribuciones establecidas desde arriba, administrativamente o por modificaciones constitucionales, pisos y techos de modelos que no corresponden a realidades concretas y que denotan los límites de una ciencia social a la zaga de los procesos socio-étnicos.

Las prácticas autonómicas actuales van más allá. Cuando los zapatistas, por ejemplo, trascienden el autogobierno y lo asumen a partir de los principios de mandar obedeciendo, la rotación de los cargos de autoridad, la revocación del mandato, la participación planeada y programada de mujeres y jóvenes, la reorganización equitativa y sustentable de la economía, la adopción de una identidad política anticapitalista y anti sistémica y la búsqueda de alianzas nacionales e internacionales afines a ésta, se lleva a cabo un cambio cualitativo de las autonomías en su apropiación regional del territorio y la extensión del poder desde abajo.

Ante la agresión permanente de las corporaciones (o ávidos empresarios) en busca de territorios, recursos (como el asesinato por buscadores de oro a integrantes de una tribu de recolectores de huevos en la frontera de Brasil, Colombia y Perú) y saberes de los pueblos, la autonomía busca redefinir la relación con el entorno circundante. En la profundidad de territorio se busca la unión complementaria de productores y comercializadores para desarrollar una economía solidaria y la autosuficiencia alimentaria, así como la generación de proyectos económicos para beneficio general, optimizando todos los esfuerzos para el ejercicio real de la autonomía como tarea de todos y todas. La defensa de los sujetos autonómicos a la acción del mercado y sus agentes estatales significa el control del territorio desde abajo (comunidades) y desde la sociedad civil nacional e internacional que acompaña en ocasiones a estos movimientos. Se reafirma la urgencia de recuperar o desarrollar la autonomía económica, productiva y alimentaria de los pueblos con el fortalecimiento del cultivo del maíz autóctono (y no del transgénico), uso de abonos orgánicos (y rechazo a los agroquímicos), cuidado del agua, uso y protección de las semillas propias; así como la recreación y fortalecimiento de los sistemas de ayuda mutua, los mercados y tianguis (locales y regionales) y el aprovechamiento de ecotecnias.

Los procesos educativos y de socialización, asimismo, se generan a partir de y por las comunidades, tomando en cuenta los saberes surgidos de los pueblos y otros actores populares, y aquellos que enriquezcan a los sujetos autonómicos, en el entendido que el dialogo intercultural fortalece la autonomía. Esta situación es más notoria y necesaria cuando dos o más pueblos confluyen en un proceso autonómico (Chiapas, regiones de Guatemala y Nicaragua, por ejemplo) y la unidad del sujeto autonómico frente al Estado transnacionalizado se torna indispensable, ya que en las actuales circunstancias, éste sujeto se opone directamente a los agentes estatales (funcionarios, policías, ejército, jueces, etcétera) al servicio del capital.

Si la autonomía es parte de la cuestión nacional, el movimiento indígena que practica y promueve las autonomías, en su lucha por prevalecer, establece las alianzas necesarias, primero entre los propios pueblos indígenas, y a partir de ello, con los sectores oprimidos y explotados del país que se trate. Esto significa la construcción permanente del sujeto autonómico no sólo desde abajo, sino también en sus alianzas con otros actores políticos y a partir del control sistemático de los/as representantes a través de la rendición de cuentas, revocación de mandato, según sea el caso, y rotación de cargos.

sos_pueblo_shuar_2

Es evidente que todos estos procesos no se llevan a cabo de manera simultánea en las etno-regiones y en todos los casos en que se ejerce el autogobierno indígena, destacando la profundidad de algunos de ellos que por razones especificas han podido desarrollar formas organizativas –incluso político militares— como el EZLN, que dan coherencia e integralidad a las prácticas autonómicas. Dependerá de la correlación de fuerzas que estos procesos superen las dificultades y oposición del Estado, sus gobernantes y las corporaciones transnacionales como en los casos de Guatemala, Honduras, Ecuador, Perú y Chile. Es más, se cumplió más de un año del asesinato de Berta Cáceres, la que fue ultimada por su defensa acérrima del territorio del pueblo Lenca y el respeto a la consulta previa, libre e informada (CPLI). La defensa del río Gualcarque y el empecinamiento de la empresa DESA en construirla, tuvo como resultado lo que se puede denominar un crimen de Estado. La violencia con que ha respondido la clase empresarial y funcionarios estatales en relación a la implementación de la consulta previa se viene dando a lo largo y ancho de América. Como ejemplos recientes se encuentra el asesinato, en enero pasado, de Sebastián Alonso Juan, de 72 años y originario de Yulchen (Guatemala), hasta la militarización en diciembre del año pasado de la comunidad Shuar de NanKints en Morona de Santiago Ecuador, la cual fue concesionada a una empresa minera China, pasando a la construcción de la represa de Barro Blanco Panamá y la inundación de la aldea sagrada de Kiad, sin respetar la posición asumida por el pueblo Buglé en la consulta efectuada. Sin embargo, el camino pasa por reafirmar el valor y la importancia de las prácticas políticas que se materializan en las asambleas comunitarias, los sistemas de cargo, el tequio y, en general, las obligaciones y contribuciones del conjunto de la comunidad y sus miembros.

 

Taller de lectura “El capital de Marx”, La Cimarra

A propósito de los 150 años de la publicación de El Capital de Marx, pensamos lo siguiente: recientemente se publicó un artículo en donde se señala que “reunirnos y abandonar nuestra individualidad es fácil, mucho más fácil que leerse “El Capital”[1]. No estamos de acuerdo con esta dicotomía. Nosotrxs  lo estamos leyendo y lo hacemos en forma colectiva. No nos paramos en el mismo sitial de prepotencia intelectual al afirmar que nadie lo ha leído. Al contrario, en este texto, queremos hacer una invitación a otro tipo de lectura, una bulliciosa, fraterna, gratuita y, no por ello, menos crítica.

Una de las razones que se omite para la “no lectura de El Capital” es la forma en que usualmente se lee este tipo de textos. La lectura silenciosa, individual y bancaria (como la entiende Paulo Freire) se da por sentado como si fuese la ÚNICA metodología para acercarse a un libro como este. Junto a ello, se invisibilizan las condiciones materiales de lectura. He aquí un ejemplo. Tomemos el valor del propio libro El Capital editorial Siglo XXI, que se encuentra dividido en un total de 8 volúmenes que componen 3 libros y comparemos su valor monetario en relación al salario mínimo en $hile:

 

  Precio Porcentaje del Salario Mínimo menos el robo de la AFP y el pago por la Salud precaria ($ 220.000)
Un volumen             $22.500 10,2%
Obra completa $180.000[2] 81,8%

 

Ahora comparemos el valor del libro en relación a la jornada laboral promedio en $hile:

 

Precio de El Capital Jornadas laborales (días) con un Salario mínimo
Un volumen              $22.500 2 jornadas
Obra completa       $180.000 16 jornadas

frase marx

Nos falta dinero, nos falta tiempo ¿por qué no luchar por disminuir la jornada laboral? Marx nos haría esta pregunta. ¿Por qué deberíamos leerlo de la forma usual?

Proponemos una lectura bulliciosa y colectiva. Esta propuesta emerge desde el colectivo La Cimarra, espacio de autoformación, el cual lleva dos años de construcción en torno a saberes críticos y populares, sustentados en una experiencia pedagógica horizontal, que viene a cuestionar la experticia y las formas de aprendizaje bancarias. En este colectivo hemos desarrollado un taller de lectura crítica de El Capital de Karl Marx.

Hemos practicado una lectura en conjunto, que si bien es más lenta, permite respetar los diversos ritmos de aprendizaje. No hay nadie con experticia en la materia, eso permite que vayamos construyendo desde la ignorancia.

Cuando nos interesamos por ‘El Capital’, decidimos realizar una contextualización en la cual revisamos diversas temáticas que convergen o son discutidas en el libro: anarquismo, “socialismo utópico”, economía clásica, filosofía alemana, contexto histórico, biografía de Marx, entre otros temas. Este trabajo previo nos han permitido comprender, vincular y aprovechar las resonancias de la obra.

Actualmente, cada tres jornadas de lectura presencial nos acercamos a algunas intersecciones del marxismo con el feminismo, con la (de)colonialidad, el psicoanálisis y la educación. De esta manera abordamos las equivocaciones y vacíos de Marx (sí, Marx era un ser humano). En definitiva, seguimos otro ritmo uno con el cual el propio Marx estaría de acuerdo:

“Aplaudo su idea de publicar por entregas periódicas la traducción de Das Kapital. En esta forma la obra será más accesible a la clase obrera, condición que para mí prevalece sobre cualquier otra”.[3]  

¿Qué hemos aprendido? Lo primero es que El capital no sólo es economía, fórmulas y números. Aunque hay bastante de aquello, se articula de manera potente con lo político, subjetivo y social. Dentro del libro abundan menciones en torno a la literatura, a la ciencia de la época y a discusiones políticas y económicas con la economía burguesa. Lo segundo, es que se trata de un texto rico en denuncias de las condiciones de vida del siglo XIX, destacándose la labor archivística rigurosa de Marx que permite sostener su análisis. En tercer lugar, es un texto que cobra vital importancia en la lucha actual contra el capitalismo, esto debido a que en su análisis se develan sus principales contradicciones y consecuencias. Nos ha sorprendido que en este sistema la lucha por la acumulación ha mantenido en la escasez a la mayoría, haciendo de la precariedad (tan en boga actualmente) algo transversal y permanente. Esta lucha incluso adquiere ribetes cómicos, como el intento de comprar el viento por parte de un empresario europeo. Otro ejemplo en esta línea es el análisis de Marx sobre la composición de nuestros alimentos. Marx es minucioso y se detiene en las diversas formas de adulterar el pan, la harina, el vino, e incluso el hollín (!)[4]. No se tratan de ejemplos anacrónicos. De hecho hay uno especialmente patético que nos recuerda la política $hilensis:

“Con cinco libras de cebada, cinco libras de maíz, 3 peniques de arenques, 1 penique de sal, 1 penique de vinagre, 2 peniques de pimienta y otros condimentos(en total 20 ¾ peniques), se puede obtener una sopa para 64 personas”[5].

¿Les suena familiar? La misma estrategia: colocar el ahorro como forma de superar las desigualdades estructurales.[6]

Otro de nuestros aprendizajes se relacionan con los mecanismos imbricados del capitalismo, los cuales Marx teoriza antes de su expansión: el pago por faenas, el emprendimiento como única salida, la competencia entre lxs mismxs trabajadorxs, el capitalismo como sistema mundial. Marx nos muestra que la batalla por la extensión o disminución de la jornada laboral es un punto central para la clase trabajadora, disminuir los tiempos de trabajo es (y ha sido) un mecanismo para poner freno al robo de trabajo impago por parte de la clase capitalista. Finalmente un aspecto insoslayable es el afán vampírico del sistema y cómo éste se ha expandido manteniendo condiciones mortíferas de explotación y degradación moral y física en diversos lugares del mundo, como las maquilas en México, las temporeras en $hile o la situación en Indonesia:

“Se nos insulta de manera constante, como algo que se da por hecho. Cuando el jefe se enfada a las mujeres las llama perras, cerdas o putas y tenemos que aguantar todo eso con paciencia y sin reaccionar. Oficialmente trabajamos de siete de la mañana a tres de la tarde (el salario no llega a 2 dólares al día), pero a menudo tenemos que hacer horas extraordinarias obligatorias y, a veces- especialmente si hay un pedido urgente que entregar- trabajamos hasta las nueve. (…) El edificio tiene el tejado de metal, y no hay espacio suficiente para las trabajadoras. Está muy abarrotado. Hay cerca de 200 personas trabajando allí, la mayoría mujeres, pero solo hay un cuarto de baño para toda la fábrica (…) Cuando volvemos a casa del trabajo, no nos quedan energías para hacer nada salvo comer y dormir”[7]

Las condiciones de trabajo inhumanas y paupérrimas son una constante bajo las lógicas de producción capitalista, tal como lo constata Marx en la descripción exhaustiva que realiza de las condiciones laborales y cómo éstas causan daños irreparables en los seres humanos:

“Mary Anne Walkley cayó enferma el viernes y murió el domingo, sin concluir, para asombro de la señora Elisa, el último aderezo. El médico, señor Keys, tardíamente llamado al lecho de agonía, testimonió escuetamente ante la “coroner’s jury” [Comisión forense]: “Mary Anne Walkley murió a causa de largas horas de trabajo en un taller donde la gente está hacinada y en un dormitorio pequeñísimo y mal ventilado”. Al fin de darle al facultativo una lección de buenos modales, la “coroner’s jury” dictaminó, por el contrario: “La fallecida murió de apoplejía, pero hay motivos para temer que su muerte haya sido acelerada por el trabajo excesivo en un taller demasiado lleno”.  “Nuestros esclavos blancos” […] “nuestros esclavos blancos, arrojados a la tumba a fuerza de trabajo, […] languidecen y mueren en silencio.” [8]

marx2017

¿Qué le criticamos a El Capital? Su sexismo por atribuir características que serían propias de las mujeres y de los hombres. Dando a entrever que habrían labores más idóneas para las mujeres que para los hombres y viceversa, como el caso de la crianza y cuidado de lxs niñxs. También nos colocamos al lado de Silvia Federici en su crítica a Marx. La autora nos muestra la caza de brujas, la opresión del cuerpo de la mujer (la obligación a la reproducción de la fuerza de trabajo y el no pago de la labor reproductiva), el cuerpo como primera máquina y el colonialismo como factores esenciales para comprender el paso del feudalismo al capitalismo. Otro punto bastante criticable es el estilo de escritura de Marx, que en su afán por ser riguroso y sistemático termina siendo denso y difícil de digerir, aunque él mismo lo sepa y pida disculpas al respecto:  “es ese el lado bueno de la medalla, pero veamos el reverso: el método de análisis empleado por mí, y que hasta el presente no había sido aplicado a las cuestiones económicas, hace que la lectura de los primeros capítulos resulte no poco ardua[9]. Sin embargo, lo fundamental para nosotrxs es comulgar con el espíritu de Marx: otro mundo es, Deseable, Posible y Viable.

Finalmente pensamos que “Nadie lee El capital” porque nos hemos habituado a una forma de comprender el conocimiento, donde las prácticas lectoras son un trabajo de acumulación de saber, en una gran industria neoliberal donde el conocimiento y las personas se vuelven un producto mercantil. Nadie lee a Marx porque quizá la lectura como praxis, como ejercicio crítico, o producción de saber, debe transformarse, mientras seguimos nutriendo otros espacios que nos permitan socializar y romper la burbuja en la que estos textos se mantienen.

 

La Cimarra, Taller de lectura “El Capital”, Septiembre de 2017

[1] He aquí el artículo al cual nos referimos: http://www.eldesconcierto.cl/2017/06/16/comunismo-a-100-y-150-nadie-lee-el-capital-de-karl-marx/

[2] Aquí los precios: http://metalespesados.cl/#/libros/busqueda/El%20capital

[3] Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 21.

[4] Marx cita la siguiente historia: “el hollín, como es sabido, es una forma muy activa del carbono y constituye un abono que deshollinadores capitalistas venden a los agricultores ingleses. Ahora bien, en 1862 el jury-man [miembro de un jurado] británico hubo de decidir en un proceso si el hollín al que se añadía, sin conocimiento del comprador, un 90% de polvo y arena era hollín “verdadero”en el sentido “comercial” u hollín “adulterado” en el sentido “legal”. Los “ammis du commerce” fallaron de que se trataba de hollín comercial “verdadero” y rechazaron la demanda del agricultor querellante, quien por añadidura tuvo que pagar las costas.”

[5] Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 743.

[6] Exactamente, se trata del miserable de Joaquín Lavín y su imbecilidad típica de derechas:  http://www.gamba.cl/2013/04/ensenando-pobreza-lavin-lanza-recetario-para-que-familias-pobres-puedan-comer-con-2-mil-pesos/

[7] Harvey, David. Breve Historia del neoliberalismo. Madrid: Akal, 2007. Página 176.

[8]  Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 307.

[9]  Marx, Karl. El capital. Tomo I/Vol 1. El proceso de producción del capital. México D.F: Siglo XXI Editores, 2008. Página 21.

talleres-cimarra-2017-2