Authors Posts by elirreverente

elirreverente

654 POSTS 0 COMMENTS

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 04 de diciembre 2019

Las porteñas y porteños se reunieron hoy a las 18 horas  en la Plaza Victoria con el objetivo de realizar una manifestación de protesta en contra de la “Ley Antiencapuchados”. La convocatoria llamó a participar con capuchas y máscaras, y las y los manifestantes, haciendo gala de su creatividad, concurrieron con las más variadas y llamativas caracterizaciones. Grupos de adultos, niños, niñas, muchachas y jóvenes se congregaron alegremente alrededor de la pileta central de la plaza para luego iniciar una marcha hacia la Plaza del Pueblo.

Apenas pusieron un pie en calle Pedro Montt, un exagerado contingente de Fuerzas Especiales apareció sorpresivamente, cerrándoles el paso y actuando de forma inmediata con una violenta represión, sin mediar provocación alguna por parte de los manifestantes, utilizando en forma desmesurada los carros lanza aguas y lanza gases, además de disparar cartuchos de bombas  lacrimógenas a diestra y siniestra.

Mojados y gaseados, los y las manifestantes continuaron expresando con energía su voz rebelde, desplazándose a diferentes lugares del plan de Valparaíso para seguir protestando en contra de esta irracional forma de actuar que, pareciera, se ha ido “normalizando” en la policía. Como culminación de esta jornada de represión un hecho muy particular llamó la atención, ya que en la noche, una vez terminada las escaramuzas, Fuerzas Especiales realizaron una especie de  “desfile” en sus motos y vehículos por las calles del Puerto, mientras desde los altoparlantes de sus patrullas se escuchaba  el himno institucional. Este “gesto” puede ser interpretado o “leído” de diversas maneras, ya sea como una provocación, como un canto victorioso después de una “batalla”, o simplemente como una expresión de connotación  fascista.

 

Captura de pantalla desde video

Mientras tanto, no muy lejos de allí, en el Congreso Nacional, los parlamentarios de todos los colores seguían sesionando y aprobando la agenda represiva impulsada por el gobierno de Sebastián Piñera, demostrando con su laboriosa y dedicada actitud que “el garrote y la zanahoria” derivado del “Acuerdo por la Paz”, funciona maravillosamente y se complementa en forma perfecta. Por un lado tenemos las migajas de la agenda social y por otro lado el incremento de la represión mediante la aprobación de una batería de nuevas leyes punitivas.

El gobierno de turno y la gran mayoría de los  parlamentarios, día a día se van sacando su propia “capucha” y  nos muestran desembozadamente el verdadero rostro de esta democracia post dictatorial que han construido en conjunto, perfeccionando y profundizando el legado de la dictadura cívico militar.

 

Por Marcelo Arce Garín

 

Con una efervescencia social que desborda rabia y organización, el pueblo sigue manifestándose en las calles de nuestro país con estado de excepción y milicos en las calles reprimiendo, asesinando y torturando como en los episodios más tristes de nuestra historia. El día 19 de octubre las estudiantes y los estudiantes se organizaron para evadir el metro capitalino en un gesto corajudo e insurrecto siendo el sendero a seguir por la masa popular logrando dejar jaque mate al gobierno y su clase política. 

Dentro de este contexto conversamos precisamente con esta banda joven oriunda de La Florida, Estupefactus integrada por: Vicente Labrín (18 años, guitarra y voz), Duam Díaz (18 años, teclado y voz), Joaquín Guerra (15 años, batería), Cristóbal Contreras (18 años, guitarra), Sebastián Valenzuela (18 años, bajo) y Darío Muñoz (20 años, violín).

Nos sentamos en la cuneta y apretamos Play:

Siendo ustedes una banda joven y activistas principales para conseguir esta noble rebelión popular. ¿Que exigen y desean para el país y como visibilizan el futuro inmediato?

Sobre todas las cosas, exigimos dignidad para las personas. Que no se les pase por encima de forma tan descarada, como lo ha hecho este gobierno, y tantos otros. También esperamos que algún día termine esta “Empresocracia” disfrazada de Democracia, donde las oportunidades y el placer solo se los llevan algunos. Aunque el cartel de la esquina nos diga lo contrario.

Pero bueno, a lo mejor ese pedazo de papel gigante, que se encuentra en cada avenida, no es más que la simple esperanza. Que rutinariamente, camina a paso rápido por las calles de la ciudad cargando en su mochila el peso de un mejor futuro. ¿Por qué no soñar con una educación y salud gratuita de calidad?. O quizás, con pensiones dignas para los adultos mayores, que tienen que gastar el poco y nada ingreso que reciben en medicamentos a precios completamente irrisorios y excesivos. Como dice la misma gente: “la esperanza es lo último que se pierde”, esperemos que no se agote, y que la lucha la acompañe.

La banda sonora personal y colectiva es cómplice y testigo de nuestros actos. ¿En que solistas y grupos ven reflejados sus ímpetus e interés?

Creo que proviene de dos personas importantísimas en la música chilena y latinoamericana: Víctor Jara y Violeta Parra. Para nosotros son el ejemplo a seguir en esta lucha. No solo por sus canciones, sino por lo que representan; la resistencia, la injusticia social, la conciencia y la consecuencia con las distintas causas.

Es increíble y triste a la vez pensar que sus canciones escritas hace más de 50 años siguen tan vigentes como el día en que se escribieron.

En días álgidos, donde el horror en manos militares nos retrotraen a los momentos más oscuros de nuestro país, que les gustaría decir a nuestro pueblo?

Nos gustaría mencionar que la mayoría de los cambios sociales a lo largo de la historia, siempre han sido posibles gracias a la misma gente que se levanta y lucha.

En este caso, con cucharas y cacerolas, con cánticos de resistencia, con juventud y desobediencia, con rabia, esperanza, transversalidad y conciencia.

Esperemos que se logren cambios sociales, y que este sea el comienzo de algo mejor. Aún estamos aguardando por esa “alegría prometida” que nunca llegó. Resta un gran camino por recorrer, y esperemos que sea por el ancho.

IMG-20191005-WA0037

 

*Estupefactus está en pleno proceso de grabación de su primer disco y tantean terreno tocando en vivo en locales, casas de la cultura y la calle. Nos dicen a viva voz y todos al unísono que no sabrían definir que estilo de música son y tampoco les importa mucho y confían en el oído atento de quien escucha.

https://www.youtube.com/watch?v=jQG4yToV7DE&list=RDjQG4yToV7DE&start_radio=1

https://www.youtube.com/watch?v=JdEd3YbgTL8&list=RDjQG4yToV7DE&index=2


Contacto- Instagram: estupefactus.banda / Facebook: estupefactus.banda

Valparaíso, Domingo 1 de diciembre, 2019

El Colectivo “Lastesis” convocó ayer viernes a realizar en distintas ciudades y espacios públicos  una intervención con la canción “Un violador en tu camino”, la que fue replicada en distintos países transformándose en un verdadero himno del movimiento feminista a nivel mundial. Esta canción fue conocida y difundida ampliamente por las redes sociales y medios de comunicación el pasado 25 de noviembre, a través de una coreografía realizada por agrupaciones feministas en las movilizaciones que se efectuaron durante la “Jornada Internacional de la Eliminación de la Violencia en Contra de las Mujeres”.

En esta primavera rebelde que brotó en múltiples formas de lucha para expresar la rabia contra los abusos y las desigualdades sociales, la canción creada por el grupo “Lastesis” se insertó en las movilizaciones llena de armonía y poesía, pero con un potente contenido político, constituyendo una expresión enérgica de arte popular de denuncia y de protesta en contra de un sistema de dominación de carácter patriarcal y capitalista.

El Colectivo “Lastesis” está formado por cuatro porteñas: Sibila Sotomayor Van Rysseghem, Daffne Valdés Vargas, Paula Cometa Stange y Lea Cáceres Díaz, que trabajan combinando las artes escénicas y el diseño. Para conocer el origen de esta canción y performance, transcribo a continuación los testimonios de dos de sus integrantes,  Sibila y Lea, registrados ayer por la tarde en Plaza Sotomayor de Valparaíso.

Sibila manifestó lo siguiente:

 “La canción deriva de un proceso que está en curso, que íbamos a estrenar a fines de octubre, pero que por el estallido social suspendimos y  un grupo de artistas escénicos de acá de Valparaíso armaron una actividad que se llamaba “Juego y opciones en cemento”,  y convocaron a distintos grupos de Valparaíso a armar intervenciones y uno de los grupos convocados fuimos “Lastesis”. Entonces armamos esta intervención, que se basa en la canción que deriva de esta obra que está en proceso aún, y que esperamos en algún momento poder estrenar (…) Así esto fue tomado por los movimientos feministas durante este proceso de estallido social y se masificó (…) Las repercusiones que nuestra creación ha tenido a nivel mundial en el movimiento feminista es muy impactante, nos tiene muy abrumadas, nunca nos hubiéramos imaginado la magnitud que podría tener esto. Tampoco nos imaginamos que hoy en Valparaíso iba a llegar tanta gente. Estamos muy gradecidas, en verdad, y es muy esperanzador que resuene esto en tantas personas. (…) Actualmente en nuestro país estamos en un período de incertidumbre, pero nos interesaría que el gobierno asumiera las violaciones a los derechos humanos cometidas y que se avanzara en escuchar y responder las demandas del pueblo, logrando efectivamente una Asamblea Constituyente real, con una cuota de representatividad social real, donde estemos representadas las feministas, mujeres, disidencias, pueblos indígenas, etcétera. Son muchas cosas y aún después de más de cuarenta días no vemos una respuesta satisfactoria.”

Por su parte, Lea, expresó:

“El colectivo Lastesis nació hace un año y medio, somos cuatro integrantes,  y se llama así porque hacemos un estudio teórico de alguna Tesis feminista y la llevamos a escena (…) en el caso de este baile, esta coreografía, está basado en un estudio realizado por Rita Segato, de una investigación en distintas cárceles de Brasil, para mostrar que la violación no nace del deseo sexual del hombre, sino del castigo hacia la mujer. Por eso nace esta canción, tomando en cuenta el número de asesinatos o femicidios, cuántos logran llegar a tener justicia, de la violencia abusiva de los policías (…) Pienso que esta expresión artística  se ha masificado porque es el sentir de todas, de todos y de todes. Es una respuesta desde el oprimido hacia el opresor. Es decir ¡ya basta! Por eso ha tenido un resonar tan masivo, porque realmente no es la voz de cuatro mujeres, sino que es la voz de todas las mujeres.”

Ayer viernes 29 de noviembre se realizaron dos intervenciones callejeras acá en Valparaíso, una a mediodía frente al Congreso Nacional y otra  durante la tarde en la Plaza Sotomayor, las que se transformaron en masivas movilizaciones insertas en el proceso de rebelión popular que se desarrolla en nuestro país. Esto mismo fue replicado en numerosas ciudades de Chile y en distintos lugares del mundo.

A mediodía comenzaron a reunirse las manifestantes en las afueras del Terminal de Buses y a las 12.30  ocuparon la Avenida Pedro Montt, interrumpiendo el tráfico en ambos sentidos, para dar inicio a la coreografía frente a uno de los principales símbolos del poder institucional, como lo es el Congreso Nacional. Algunas patrullas de Fuerzas Especiales observaban a distancia y cautelosos esta acción, quedando más sorprendidos aún cuando las manifestantes entonaron la estrofa que hace alusión a la letra del himno de Carabineros y luego los apuntaron con los dedos  para continuar cantando “el violador eres tú”.

 La puesta en escena mezcla canción y expresión corporal, mientras las mujeres llevan una venda negra en sus ojos como una manera de graficar  la ceguera de la sociedad frente a la violencia que se ejerce en contra de ellas, pero que mediante estas expresiones de arte popular en espacios públicos, y las numerosas movilizaciones de denuncia y de protesta que viene desarrollando el Movimiento Feminista desde hace varios años, se ha hecho visible esta aberrante situación de opresión y abuso.

Las manifestantes repitieron la canción avanzando hacia donde estaban  apostadas las Fuerzas Especiales de Carabineros, las que comenzaron a retroceder y alejarse del lugar, pero no con la rápidez suficiente, ya que en sus propias narices debieron escuchar las enérgicas voces acusadoras de las feministas.

La coreografía elije lugares en donde se encuentren los símbolos que representen al Estado patriarcal, es decir al poder político, al poder judicial y las instituciones encargadas de la represión. La  canción  “Un violador en tu camino”, que transcribo a continuación, es clara y precisa a este respecto:

“El patriarcado es un juez/que nos juzga por nacer/y nuestro castigo/ es la violencia que no vez//El patriarcado es un juez/que nos juzga por nacer/y nuestro castigo /es la violencia que ya ves//Es femicidio/impunidad para mi asesino/es la desaparición/es la violación ///Y la culpa no era mía/ni donde estaba/ni como vestía///El violador eras tú/el violador eres tú//Son los pacos/son los jueces/el  estado/el presidente///El estado opresor/es un macho violador///el violador eras tú/el violador eres tú///Duerme tranquila/niña inocente/sin preocuparte del bandolero/que por tus sueños/dulce y sonriente/vela tu amante carabinero///El violador eras tú/el violador eres tú.”.

Durante la tarde, a las 19 horas, miles de mujeres se congregaron en la Plaza Sotomayor de Valparaíso para realizar una nueva intervención, encabezada esta vez por el colectivo “Latesis”, el grupo de cuatro porteñas cuyas voces rebeldes lanzadas al aire acá en Valparaíso, fueron recogidas en otras latitudes del planeta y se transformaron ayer en un himno interpretado por mujeres rebeldes y libertarias en distintas ciudades del mundo.

Alrededor de 10.000 voces resonaron con fuerza apuntando con su dedo acusador a los emblemas institucionales del Estado representados en el sector de Plaza Sotomayor por el edificio de la Marina y los  Tribunales de Justicia, para luego iniciar una multitudinaria marcha por las calles de Valparaíso  en dirección a la Intendencia Regional primero, y luego hacia la Segunda Comisaría Central ubicada en calle Colón.

La llegada de miles de mujeres dejó perplejos a los numerosos Carabineros presentes en este último lugar, quiénes premunidos de cascos y chalecos antibalas se ordenaron delante de la Comisaría, debiendo escuchar atónitos las acusaciones hechas en forma directa en contra de ellos, mediante numerosas consignas y cánticos, incluyendo “Un violador en tu camino”, la potente canción y performance antipatriarcal.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 30 de noviembre 2019

“Qué paradójico es que el EZLN, para mostrarse,

tenga que taparse el rostro con un pasamontañas,

y que para esconderse se lo quite.”   (Subcomandante Marcos)

El gobierno de Sebastián Piñera, lejos de preocuparse de resolver los problemas de fondo que originan las desigualdades sociales y los abusos, por los cuales las chilenas y chilenos se están movilizando desde hace más de 40 días, comienza a buscar nuevos mecanismos, nuevos instrumentos, que le permitan aumentar el abanico judicial represivo para ser empleado en contra del pueblo rebelde.

El 20 de octubre pasado, dos días después que brotó la rebelión popular, el Presidente Piñera expresó “estamos en guerra” y hoy, durante la ceremonia de graduación de nuevos Detectives, volvió a reiterar esta declaración al expresar en parte de su intervención: Estamos enfrentando a un enemigo poderoso e implacable, que no respeta a nada ni a nadie (…)  un enemigo que actúa con una planificación profesional y con una maldad sin límite. Por eso, quiero decir que la democracia, la sociedad y los chilenos, tenemos no solamente el deber, tenemos el derecho de defendernos de este poderoso e implacable enemigo, con las armas que nos entrega la Constitución, la ley y el Estado de Derecho”.

Bajo estos conceptos, el de definir a un “enemigo interno” dentro del propio pueblo chileno, ha presionado al Parlamento para que, con discusión inmediata, apruebe una serie de iniciativas de leyes, cuyo “caballo de Troya” es el de dotar de facultades especiales a las Fuerzas Armadas, sin necesidad de proclamar un Estado de Emergencia Constitucional. Al respecto de esta ley, Unidad Social, en Declaración Pública ha manifestado lo siguiente:

“Unidad Social rechaza categóricamente el anuncio del Presidente Sebastián Piñera de presentar un proyecto de Ley para que las Fuerzas Armadas protejan la “infraestructura crítica” del país sin necesidad de que exista un estado de emergencia o de excepción. Quienes acepten la idea de legislar la militarización de las calles del país, serán cómplices de la represión que se desatará sobre nuestro pueblo movilizado (…). La paz y el orden público pasan por el fin de la impunidad y el respeto irrestricto de los derechos humanos del conjunto de la población, los que han sido gravemente vulnerados desde el 18 de octubre pasado, como lo han denunciado públicamente, organismos de Derechos Humanos nacionales como la Comisión Chilena de Derechos Humanos, el INDH y el Centro de DDHH de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, y organismos como Amnistía Internacional.
En consecuencia, las organizaciones y movimientos sociales integrantes de Unidad Social rechazamos la propuesta de Piñera que busca establecer una fachada legal para gobernar bajo un estado de emergencia permanente.”
capucha_2

Dentro de esta batería de leyes de discusión inmediata que ha propuesto Sebastián Piñera, ayer por la noche el Senado aprobó en general la “Ley Antiencapuchados”, la que ahora deberá pasar a la Comisión de Seguridad de la Cámara para su votación en particular.

Con la rapidez y creatividad que caracteriza a las muchachas y jóvenes rebeldes, las y los estudiantes de la carrera de Trabajo Social de la Universidad de Valparaíso, en respuesta inmediata a la Ley Antiencapuchados, hoy jueves 28 de noviembre realizaron un “Taller de Confección de Capuchas”.

Un número importante de muchachas, incluyendo un par de jóvenes, acudieron hasta la Sede ubicada en Avenida Colón, portando trozos de género multicolores, hilo y agujas. En medio del patio central se improvisó un taller de confección y una “Monitora” entregó indicaciones precisasen relación con el trazado y recorte del género, la ubicación de los orificios de los ojos “para que no molesten y se puedan colocar cómodamente”, como también la manera de coser los bordes para “evitar que se desarme o se enrede en el pelo”, agregando más adelante “también podemos usar una técnica de bordado para que queden más bonitas”.

capucha_3

Las ágiles manos de las y los asistentes a este Taller comenzaron rápidamente a trabajar y a confeccionar con entusiasmo sus respectivas “capuchas”. Como he planteado en algunas crónicas anteriores, la educación popular sigue siendo un mecanismo muy presente en este proceso de rebelión popular, y este Taller es una demostración de aquello.

En medio de esta llamativa actividad, recogí algunos testimonios que reproduzco a continuación:

“La Ley Antiencapuchados busca la persecución de la gente que se manifiesta y expresa sus pensamientos en la lucha y la resistencia que está haciendo. Con esto quieren reprimirnos más todavía para buscar derrotarnos.

La “Capucha” para mí significa resistencia. Cuando me pongo una capucha dejo de ser yo y me transformo en todas y todos. No es una lucha desde mi ego, es una lucha compartida. A mí me pasa eso, que me desprendo de mí misma y soy un todo.

Con esta Ley están buscando culpables, están tratando de dividir, eso es lo que están tramando…”

“La capucha es también una forma de protegerse en las manifestaciones, porque andan buscando identificar a las personas que se están manifestando por sus derechos…”

capucha_1

“Para mí la capucha es una herramienta de protección de la identidad al momento de participar o actuar en una revuelta social. La persecución existe, es real, y la capucha  te protege. Además es un elemento que permite protegerse un poco de los gases y sirve para identificarnos entre nosotros en las marchas. 

También es una herramienta que identifica a la protesta social.

En una movilización hay personas no encapuchadas que apoyan a los encapuchados y otras que son más reacias, pero al final estamos todas luchando juntas, de distinta manera solamente.

Para mí la ley tiene como objetivo la persecución de quien se manifiesta, ya que sin capucha te pueden identificar en forma más rápida. Es una forma para intentar desarmar este movimiento y ya no nos quieren ver encapuchadas, porque les molesta. El trasfondo es que a ellos les molesta, no que te pongas un paño en la cabeza, sino que tú estás haciendo algo que va contra sus intereses. 

En las protestas no todas somos iguales y por más que pongan una ley anticapucha, no vamos a dejar de salir encapuchados.

Ellos intentan pacificar todo esto, quieren que hagamos carnavales y hagamos fiesta, que se acabe y que todo vuelva a la normalidad.

Igual ahora para algunas personas hay como algo romántico en los que usan capucha, los primera línea, que nos están defendiendo y todo, pero eso no es algo poético, es contestatario, nosotras  estudiamos Trabajo Social y nos damos cuenta que los cabros que viven, de alguna forma, más apartados de la sociedad, los más marginados, son los que están en la primera línea, pero ese no es un acto romántico, está bien que lo hagan y gracias por hacerlo, pero esa  es una acción política no un acto romántico. Ellos no están ahí porque quisieran estar allí, sino porque  vienen a demostrar su descontento y su rabia con esta normalidad que los margina, con este mundo de mentiras, al que se le cayó la careta, se le cayó su propia capucha sonriente de un mundo publicitado como perfecto, un oasis que no era tal…”

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 28 noviembre 2019

Miércoles 6 de noviembre, 2019

Hoy miércoles a medio dia, más de 300 trabajadores de sub contratados de SENAME se manifiestaron el frontis de la dirección nacional. Se reclamó la falta de pronunciamiento en relación a la cantidad de niños y niñas reprimidas por las fuerzas especiales y militares.

A continuación su denuncia:

Los sindicatos y trabajadores abajo firmantes denunciamos, ante la opinión pública, el silencio cómplice de la Directora Nacional del SENAME Susana Tonda ante el atropello a los derechos humanos, el maltrato y la tortura de que han sido objeto, adolescentes, niñas y niños producto de la represión ejercida desde el 17 de octubre por parte del Estado y Gobierno a través de sus aparatos represivos FFAA, Carabineros y Policía de Investigaciones.

Denunciamos el cinismo con que el SENAME a través de su dirección, junto a las direcciones de la inmensa mayoría de las OCAS, han enfrentado la crisis que afecta al país, exigiendo a los y las trabajadores/as, del área social, seguir desarrollando sus labores con normalidad no haciéndose cargo de la profunda crisis que ha puesto en evidencia los profundos niveles de injusticia y desigualdad que existen en nuestro país.

En este contexto, resulta claro que la defensa del interés superior del niño,  que adorna los discursos del SENAME y las OCAS, muestra su inconsistencia toda vez que ante las crudas cifras que al 1 de noviembre ha entregado el INDH, nada han dicho: 475 adolescentes, niñas y niños detenidos; 122 querellas presentadas por maltratos y torturas.

Exigimos que tanto el SENAME como las OCAS reconozcan el evidente estado de anomia social que prevalece en el país, de tal manera que no sigan trasgrediendo las disposiciones del artículo 184 del código del trabajo obligando a las y los trabajadores a asistir a sus lugares de trabajo como si nada anormal sucediera. Llamamos a las y los trabajadores a denunciar si es que tales actitudes se mantienen obligándolos a exponer su integridad física asistiendo a sus lugares de trabajo para cumplir las jornadas y funciones laborales normales.

Llamamos a las y los trabajadores a organizarse en sindicatos allí en aquellas OCAS en que no existan para defender colectivamente los derechos de las y los trabajadores junto con la defensa de los derechos de los adolescentes, niñas y niños, familias de los sectores populares y en general todos los usuarios de los programas en que desarrollamos nuestras labores.

 

Firman Sindicatos, Federación nacional de trabajadores y trabajadoras de area social FENTTAS, y trabajadores de OCAS que no tienen sindicatos