Por Sol Leal,  Brigada Internacionalista “Che Guevara”*

La presente entrevista forma parte de una serie de encuentros que se realizaron entre la Brigada “Che Guevara” y mujeres militantes protagonistas -desde diversos sectores y espacios- de los andares de la Revolución Bolivariana. Se trata de charlas transmitidas en el marco del programa “Aula Comunal”, emitido por Radio Arsenal de la Fundación Alexis Vive, organización ubicada en la urbanización 23 de Enero.

En esta oportunidad publicamos la 2ª parte de la conversación que mantuvieron integrantes de la Brigada Internacionalista Che Guevara (BICG) con Arlenys Espinal (AE), autorreferenciada educadora popular y luchadora social, que forma parte del CEPAP (Centro Experimental para el Aprendizaje Permanente) y de ESPARSA (Escuela para la Participación en Salud Social), dos proyectos autónomos que desde hace casi 30 años se abren paso cuestionando la educación formal y la escolarización.

BICG: ¿Qué métodos utilizan en sus actividades?

AE: Un método que usamos en ESPARSA para trabajar la salud social es el mecate histórico (una fibra vegetal, también denominada cabuya, utilizada para amarrar y tejer, por su alta resistencia. Se la emplea en numerosas culturas indígenas), porque entendemos que hay que comprender qué es lo que nos quitaron –a decir de Eduardo Galeano: “cuando ellos llegaron nosotros teníamos la tierra y ellos la Biblia y en un abrir y cerrar de ojos, nosotros teníamos la Biblia y ellos la tierra”. Lo que nos arrebataron no solo es el oro, sino la cultura, la identidad. El mecate permitiría reconstruir ese proceso histórico, revivirlo para recordar que es lo que nos pasó. También utilizamos esa metáfora para señalar que la historia no es lineal, que podemos separar un proceso de otro y revisitarlo, reconstruirlo. Se trata por eso, de una herramienta para la comprensión del proceso, porque una debilidad de la revolución radica en la no comprensión del proceso histórico, el pensar que vino Chávez y con él la revolución y se fue y con él se fue la revolución. Pero ese tipo de interpretación errónea es producto de la injerencia de intereses, para que en definitiva todo un proceso histórico más amplio y complejo, no se comprenda.

BICG: ¿Cuáles han sido las experiencias concretas más enriquecedoras de ESPARSA?

Desde el ´89 hacemos un trabajo formativo, aplicamos una fórmula que llamamos TEDI (Tiempo, Especie, Dinero e Ideas). Esto es porque el proceso es completamente auto-gestionado, a veces hemos tenido algunos apoyos (para hacer un audiovisual) pero casi que no los queremos porque siempre tiene un precio el apoyo. Entonces lo que hacemos es gestionarnos mediante los apoyos que pueda garantizar la comunidad y el trabajo tiene que ver con un intercambio, con conocer los saberes, preguntarnos “¿de qué nos estamos enfermando aquí?” y la gente expresa que de “incertidumbre” y de “angustia”, de “no saber  Se la emplea en numerosas culturas indígenas. para donde va esto”. Bueno nosotros decimos que hay varias cosas, así como puede estar el yoga, para hacer un trabajo de sanación (del cuerpo, la mente y el espíritu) tiene que estar el mecate, para hacer el trabajo de comprensión de lo que nos toca vivir, de dónde viene, qué fue lo que nos pasó, por qué ocurrió. Este trabajo lo hacemos con terapias, reflexología, digitopuntura, acupuntura (aportes de la cultura medicinal china) dialogando también con el trabajo de curanderos, sobanderas, parteras. Teniendo en cuenta que el proceso de salud participativa se da en un contexto de aportes de saberes, y el abordaje de las enfermedades y la aplicación de los remedios, es colectivo. Cada uno aporta desde sus conocimientos y las terapias son administradas en equipo, fomentando un proceso de aprendizaje donde cualquiera puede dar lo suyo. Entonces, en síntesis, el Encuentro de la Memoria Ancestral–como un espacio que parió la revolución y que hay que resistir para que no sea liquidado- afirma:

“La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de participar en la toma de decisiones sobre la planificación, la ejecución y el control sobre la política específica de la administración pública de la salud”.

“La ley creará mecanismos abiertos y subsidios para que los Estados y Municipios descentralicen y transfieran a las comunidades y grupos vecinales organizados, los servicios que estos gestionen, previa demostración de su capacidad para prestar”.

“Los valores de la cultura constituyen un bien irrenunciable del pueblo venezolano”

“El Estado garantizará la protección, la preservación, el enriquecimiento, la conservación y la restauración del patrimonio cultural tangible e intangible y la memoria histórica”.

“Las culturas populares constitutivas de la venezolanidad, gozan de atención especial, reconociéndose y respetándose la interculturalidad bajo el principio de igualdad de las culturas y el Estado reconocerá la existencia de los pueblos y las comunidades indígenas, con su organización social, política y económica, usos, costumbres, idiomas, religiones y protegerá el ambiente”.

“Revivir la memoria ancestral es una necesidad de los movimientos sociales que  históricamente han resistido a la avasallante cultura de la dominación, desde la llegada de Colón”.

Entonces estos encuentros buscan abordar los sucesos históricos, pero a través de una dimensión importante, mediante la aplicación de lo que cada participante sabe. En este sentido la revolución no logró incorporar en los centros de salud a los especialistas populares.

BICG: Se podría decir que ESPARSA pone en diálogo saberes de distintas procedencias en relación con la salud.

AE: Las mil maneras de sanar aquí tienen que ver con la herencia de culturas originarias, que a su vez se mestizaron y así tratamos de que se pongan en juego, en estos espacios, recursos provenientes de los curanderos, las parteras, las terapias chinas, la homeopatía, las sobanderas, las yuyeras. Parte de nuestro trabajo gira en torno a que se reconozcan todos estos acervos de saberes. Además, de esta manera, incentivamos los procesos formativos permanentes, que permitan construir protagonismo y tomar cartas en el asunto de la salud, en el hogar, en la comunidad, en la escuela, en el trabajo.

BICG: ¿Cómo valoras procesos de educación como por ejemplo los Bachilleratos Populares (también llamados Escuelas de Gestión Social) presentes en Argentina o las experiencias propias de este país como las que ustedes fomentan, en relación a la autonomía de los movimientos sociales y las organizaciones de base?

AE: Cuando nos planteamos la pregunta de la autonomía, eso es clave y pensamos en la autonomía versus Estado, porque aquí se vio cooptado todo. Pero realmente el balance, la evaluación desde adentro es la única posibilidad sanadora del proceso, entendiendo que aquí jamás se había tomado el poder político, pero que con la 4ª República (aunque se trataba de un Estado mandado por la derecha) los movimientos sociales eran muy fuertes, casi todas las conquistas que tenemos son de allí, entonces ahorita después de 17 años, los colectivos hacen el trabajo del gobierno y son tan poco autocríticos que al día siguiente del 6 de diciembre, criticaron a la gente y acusaron al pueblo de haber votado con el estómago. En este sentido, el proceso Bolivariano está enfermo, no dudo en decirlo, porque no se ve así mismo, no se evalúa y ahora tiene la oposición allí, en la Asamblea, pero lo que hace es limitarse a polarizar la situación y criticar a la oposición en los cinco canales de televisión oficialistas y en todos los programas que emite, sin ser capaz de formular alguna autocrítica. En síntesis, si los movimientos sociales están haciendo el trabajo del gobierno en las bases, entonces cabe plantearse la pregunta sobre la autonomía. Pero aquellos sectores que se formulan ciertas preguntas y realizan críticas son criminalizados, satanizados, perseguidos.

*La Brigada Che Guevara es un proyecto de internacionalismo militante y solidaridad activa con Venezuela, impulsado por la Confluencia Movimiento Popular La Dignidad-Movimiento Tupaj Katari y el Encuentro de Organizaciones.

NO COMMENTS

Leave a Reply