Por Paula Jadue, Secretaria General de la Federación de Estudiantes de la Universidad Tecnológica Metropolitana (FEUTEM) 2016.

Introducción

Resulta complejo relatar sin lograr escapar algún detalle el arduo camino que hemos levantado organizados como estudiantes por el fin al subcontrato en la UTEM, para empezar nos tenemos que remontar hacia el inicio de la subcontratación como sistema de precariedad laboral, la cual tiene su origen en Chile en época de Dictadura, esta transformación en la división del trabajo se tradujo en el “Plan Laboral” del año 1979, enmarcadas en la lógica hacia el debilitamiento sindical, eliminación de las negociaciones colectivas, e imposibilidad de ejercer derecho a huelga, el minimizar y erradicar la fuerza sindical organizada fue la tónica, fue en este contexto de instauración de un modelo económico neoliberal donde el subcontrato se expandía en las empresas hasta en los trabajos de giro principal.

La UTEM creada en 1993 a partir del Instituto Profesional de Santiago y heredero de la Universidad de Chile, contrataba de forma directa a sus trabajadores de aseo y seguridad, no existía subcontrato, situación la cual duro hasta que estos trabajadores comenzaron ser una amenaza a rectoría ya que eran el bloque más contestatario y crítico frente a luchar por la mejora en sus condiciones laborales, fue en ese contexto donde en el año 1996 Luis Pinto, más conocido como Don Huevo, rector en esa época y actualmente también rector (cuestión que llama profundamente la atención ya que es el mismo quien instala esta forma de contratación y años más tarde hace la promesa de eliminar) en conjunto a los altos mandos de la universidad consecuente a la lógica de la Concertación coalición a la cual pertenece y época en donde esta forma de trabajo se termino de extender y legislar deciden contratar a estos bajo la modalidad de subcontratación, a lo que podemos dilucidar esta decisión tiene un carácter político estratégico claro de desarticulación hacia los trabajadores, evadir una relación laboral directa generando una incertidumbre y erradicando el poder de ejercer presión de este estamento, además de significar una reducción de costos evadiendo impuestos junto a fortalece el sector privado existiendo el juego de pasar dineros fiscales al gran empresariado.

“Fin al subcontrato” como demanda central en 2015

Después de 11 años de subcontrato las condiciones laborales de estos trabajadores fueron cada vez siendo más paupérrimas encontrándonos con espacios de trabajo insalubres en donde el piso – 4 era su “lugar” de trabajo estos no era más que un sucucho lleno de escombros y cemento, sin una mesa ni hervidor, ni hablar de casilleros, baños y duchas, además de la falta de implementos de trabajo mínimos para desarrollar sus labores como cloro, bolsas de basura, un uniforme con posibilidad de cambio, etc. Este sistema contractual conlleva a una serie de precariedades ya que al existir una empresa externa, la UTEM evade responsabilidades frente a los trabajadores agudizando aún más su condición de explotado, agregado al constante acoso laboral de sus coordinadores de empresa quienes aprovechados de esta relación de poder amedrentaban a diario a estos trabajadores, fue en el año 2013 en donde la demanda fin al subcontrato toma más fuerza por parte del estudiantado en donde en una asamblea general se expone la situación vivida a diario por estos trabajadores, en ese entonces la demanda era sentida por algunos trabajadores existiendo un desconocimiento por parte de ellos de que significaba estar bajo este régimen ya que estaba naturalizados en algunos de ellos el acceder a empleos donde abunda la precariedad, muchos llevando años en la misma empresa y lógicas de trabajo similares.

Luego de dos meses de movilización se logró instalar el fin al subcontrato en nuestro pliego de demandas, donde autoridades de la UTEM presionados por la movilización de los estudiantes no hallaron mejor respuesta que mentir en forma descarada frente a las salidas al conflicto, nos inventaron en presencia de un abogado de que la UTEM no podía contratar de forma directa a estos trabajadores porque no estaba dentro de su giro principal las labores de aseo y seguridad, ante esta respuesta y sin mayor información sobre el tema estudiantes de todas las sedes comenzaron a generar un vinculo más cercano con los trabajadores de esa época con el fin de buscar alternativas a la ya insoportable situación de indignación e invisibilidad por parte de las autoridades en resolver la extrema precariedad laboral existente, fue así como este grupo de estudiantes comenzó a trabajar de forma organizada el tema en conjunto con los trabajadores, ya que las autoridades se negaban a contratar de forma directa y con el fin de buscar salidas al conflicto se inicia laconformación de una Cooperativa de Trabajo en aseo que buscaba la emancipación de estos trabajadores aumentando su capacidad organizativa en cuanto a la división de trabajo y coordinación entre ellos, con gran esfuerzo se levanta esta iniciativa la que trajo consigo un montón de obstáculos puestos por la empresa y la UTEM entre ellos amedrentar a los trabajadores que se atrevían a organizarse en conjunto a los estudiantes amenazando con despidos, frente a toda esta adversidad se crea una cooperativa la cual se presenta alicitación de aseo para el año 2014, cumpliendo con todos los requisitos para hacerlo y habiendo reunido el dinero suficiente para presentarse a postular de igual a igual con otras empresas, fue en este contexto cuando la UTEM cambia de forma arbitraria las condiciones de postulación aumentando en $30.000.000 de pesos los dineros en caja chica que deberían contar las empresas postulantes, este dinero obviamente inalcanzable a nuestros bolsillos además de múltiples despidos y amedrentamientos a varios trabajadores logró por desarticular la organización trabajadores- estudiantes plasmada en la idea de una cooperativa de trabajo, ante este indignante panorama es que la UTEM a nombre de la empresa Mafura realiza un “barrido” de trabajadores despidiendo e ingresando a nuevas personas, atónitos ante este escenario y desarticulados totalmente es que nos encontramos con una sorpresa aun más impactante, un compañero de ingeniera comercia realiza una investigación haciendo su tesis sobre la subcontratación en nuestra universidad y nos revela una irregular situación; durante el periodo 2013- 2014 la UTEM no realizo el proceso de licitación para el servicio de aseo, en donde a consecuencia a esto existe un sumario administrativo, una vez más el actuar autoritario de la mafia UTEM manipula de tal forma la situación con el fin de desarticular cualquier iniciativa de organización trabajadores – estudiantes.

Estudiantes radicalizan las movilizaciones por mejoras para trabajadores y estudiantes

Pasada esta frustrada situación es que para el año 2015 iniciamos una movilización estallada por la nefasta infraestructura existente en la UTEM, nos encontrábamos sin casino hace casi un año, sin sala cuna, ni espacios para desarrollo del deporte, entre muchas cosas más, desde esta demanda netamente financiera nos volcamos a la demanda de democratización debido a que logramos evidenciar que esta mala administración de los dineros y gestión además de deberse a la lógica de precariedad atenuante en la educación pública y la casi nula asignación de recursos por parte del Estado pasa también porque no es la comunidad en su conjunto quien administra y decide hoy, sino que son los cargos de altos mandos quienes de forma autoritaria deciden. Sumado a este pliego de demandas se encontraba también una de las batallas históricas impulsada por los estudiantes: el fin al subcontrato en aseo, seguridad, casino y trabajadores artesanos, y el paso de estos a una contratación Planta, mejoras en los espacios físicos de trabajo (casino, baños, duchas, casilleros, etc.), resguardo de persecución política concretada a través de despidos para los trabajadores involucrados y que sean los actuales trabajadores quienes pasen a ser contratados por la UTEM velando este proceso con una participación activa del estamento estudiantil y trabajadores en el proceso. En este contexto de algidez en la movilización en donde visto que no existía una respuesta a nuestras exigencias y las tomas de sedes resultaban no ser una presión real a las autoridades es que como estamento estudiantil decidimos tomarnos Casa Central, toma histórica la cual tuvo una duración de 8 días donde en una mesa de negociación rectoría hace la promesa de acabar con las licitaciones a empresas subcontratistas en aseo y seguridad para el año 2016 y el paso de estos a contrata.

Luego de continuar en toma pese a que rectoría sede parte de la demanda, aun existía una extensa lista de peticiones sin cumplir, en respuesta a ello rectoría ordena el desalojo de casa central con un saldo de 60 estudiantes detenidos quienes fuimos retirados de forma violenta por los pacos.

Nace la “Comisión Fin al Subcontrato”

En vista esta circunstancia como estudiantes nos vimos en la necesidad de organizarnos bajo una comisión que se dedicase exclusivamente a la finalización del subcontrato y gracias a la presión ejercida durante la movilización 2015 y la acumulación de fuerza de años anteriores se logro que este traspaso de subcontratación a contratación directa fuese con la participación activa de los estudiantes fue así como se instauro una mesa de negociación con las autoridades de nuestra universidad estableciendo la “Comisión Planta Auxiliar y Precarización Laboral ” espacio cuyo objetivo fundamental según su resolución exenta es “la elaboración y consecutiva propuesta al Rector, de las bases de concurso público para la selección y nombramiento de personal no académico en la contrata para proveer cargos asimilados a la planta de auxiliares con el fin de poner término a la tercerización y precarización laboral en el área de Servicios Generales de la Universidad.” Fue en este espacio donde como Comisión Fin al Subcontrato iniciamos la verdadera disputa por concretar la demanda y promesa de rectoría, iniciamos una etapa de aprendizaje y organización en donde la articulación con los trabajadores fue clave (aun con amedrentamientos y ordenes explícitas de la empresa ASI de aseo, de prohibir la reunión de estudiantes- trabajadores), tuvimos que estudiar el estatuto administrativo de contratación, los requerimientos para ser funcionarios, y prepararnos para cada reunión con las autoridades, inmersos en esta tarea fue que nos encontramos con que uno de los requisitos para ser funcionarios público es el contar con enseñanza básica completa, condición la cual un gran número de trabajadores no tenían por lo que este proceso no solo resulto ser un cambio contractual para aquellos trabajadores sino que trajo consigo una serie de desafíos como lo es el iniciar una escuela con el fin de nivelar estudios a enseñanza básica y así poder contar con los requisitos que el concurso público exigía.

Escuela de nivelación: a través de la educación popular se logra la nivelación de estudios

Sumado al objetivo de difundir la temática en los estudiantes de la UTEM, prepararnos para las reuniones con autoridades, entre otras cosas, la creación de una escuela de nivelación de estudios fue clave para fortalecer lazos entre trabajadores y estudiantes, iniciamos un proceso en donde contábamos con menos de 3 meses para preparar a un grupo de trabajadores a rendir esta prueba, la apuesta fue ambiciosa fuimos los mismos estudiantes quienes realizaban clases a los trabajadores en donde nos encontramos con personas quienes habían dejado sus estudios hace mas de 30 años con una base de tercero básico, personas analfabetas, entre otras problemáticas, nos apoyamos de Ingrid una educadora popular con experiencia en educación de adultos y se realizaban clases todos los sábados, tuvimos que realizar peñas para financiar los costos de todo este proceso. Finalmente estos trabajadores rindieron su examen en noviembre 2015, teniendo en enero los resultados, para esas fechas ya estábamos en pleno proceso de concurso público de seguridad, en donde una de las ganadas más importantes fue el cambio no solo semántico sino que concreto de pasar a tener guardias a porteros, ya que presentamos a las autoridades la argumentación de que no se justificaba el tener guardias de seguridad calificados para una institución de educación sino mas bien solo porteros, petición la cual fue acogida por las autoridades.

Iniciada y en proceso de concurso público la contratación de trabajadores es que la empresa quien aún manteniendo contrato con la universidad inicia una especie de resistencia, no entregando los insumos correspondientes para realizar las labores y negando la posibilidad de entregar vacaciones a sus trabajadores/as, sin duda que la jugada por conformar como estudiantes mediante resolución exenta la Comisión Planta Auxiliar fue la mejor estrategia para velar de que el cumplimiento de este proceso sea en post de beneficiar a los trabajadores.

Trabajadores y estudiantes siguen juntos en el sendero para acabar con la explotación

Hoy habiendo finalizado en parte este proceso nos encontramos con un montón de proyecciones y tareas al respecto, por una parte hemos asumido de forma critica que este proceso ha tenido un carácter paternalista por parte de los estudiantes sobre la unidad con los trabajadores y que si bien fueron las condiciones precarias y la desesperación que vimos en los trabajadores quienes nos alentaron a poner en la primera fila la demanda por el fin al subcontrato, aun nos queda un camino por seguir fortaleciendo este vinculo y generar una cierta autonomía política en la organización de estos trabajadores, en cierto modo devolver el carácter clasista de enfrentamiento que debiesen tener, además que si bien considero un avance el cambio de contratación de estos trabajadores esto no es más que un primer paso, en cierto modo es una nivelación de cancha ya pasaron de no ser considerados en nada a ser miembros de la comunidad universitaria, por lo que significa el inicio y respaldo a poder luchar , no debemos olvidar que aún nos queda el conseguir la contratación directa en casino y artesanos, además de que el actual borrador de reforma educativa mantienen vigentes las facultades otorgadas por la ley n 19.886 haciendo alusión a que las universidades pueden cuando estimen conveniente hacer uso de prestación de servicios a empresas externas, esta lógica de buscar el incremento en capital de las empresas a costa de una mayor explotación del trabajo intenta dividir y disminuir a la clase trabajadora entre trabajadores planta y subcontratados con condiciones de salario y trabajo diferentes además de una mayor vulnerabilidad en las condiciones de trabajo en general, es más según estudios solo un 40% de los trabajadores del país “tiene un empleo protegido, vale decir, con contrato escrito, indefinido, liquidación de sueldo y cotizaciones para pensión, salud y seguro de desempleo” (Precariedad Laboral y Modelo Productivo en Chile, Fundación Sol).

Este cambio si bien mejora en parte las condiciones materiales de estos trabajadores, no termina con el conflicto de clase existente y resulta un primer paso para acabar con el abuso y la explotación que exige el estar inmersos en un sistema capitalista, es más aún contamos con un montón de irregularidades en esta etapa de transición, actualmente denunciamos que existe un déficit de personal en donde en lugar de haber 80 trabajadores/as de aseo hay 48, porque no todos cumplieron con los requisitos para ser contratados, como es el caso de aquellos quienes no aprobaron el examen de nivelación de estudios y se encuentran actualmente en trámite de este, además aun no se hace entrega de uniformes, ni los espacios prometidos a ser utilizados como un comedor, baño y duchas adecuadas aun está en proceso, además de estar pendiente la elección democrática de coordinadores de turno, hasta que todo esto sea cumplido no descansaremos y no descartamos iniciar medidas de presión severas para ello, sabemos que el mantener el lazo de unidad trabajadores y estudiantes es vital importancia para ir en pro a construir organización clasista y revolucionaria, este avance no solo fue fruto de la comisión fin al subcontrato UTEM, sino de una acumulación de fuerzas tras varias generaciones, también sabemos que el pensar una educación que esté al servicio de nuestras necesidades como pueblo oprimido no tendrá cabida en un régimen capitalista y que la educación contra hegemónica que proponemos tiene cabida en una sociedad diferente, es por esto que la acción en unidad organizada estudiantes y trabajadores resulta una estrategia para enfrentar una educación la cual ha sido mercantilizada no solo en su contenido y forma sino que también en cómo se dan las relaciones laborales dentro de ellas por eso hoy no solo luchamos por una educación emancipadora y el fin al subcontrato sino que por la transformación de esta sociedad por una en la que no existan clases sociales.

NO COMMENTS

Leave a Reply