En contraste con el descenso de las afectaciones a civiles derivadas del conflicto armado interno (Fuerza Pública – Paramilitares e Insurgencias armadas), desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica hemos evidenciado el incremento de los índices de violencia sociopolítica en contra de defensores de Derechos Humanos en el país, lo cual se expresa en las siguientes cifras: en el año 2016 se han presentado 70 asesinatos, 279 amenazas y 28 atentados, contra este grupo poblacional.

Entre el 8 de septiembre de 2011 y el 19 de noviembre de 2016, ciento veintitrés 123 compañeros de la Marcha Patriótica han sido asesinados, en hechos cometidos en 19 departamentos y en donde entre los presuntos responsables se encuentran Agentes Estatales: Policías y Militares y Paramilitares. Tan solo en el año 2016 se ha presentado el asesinato de 17 compañeros.

Causa especial preocupación que entre los meses de Agosto y Noviembre, se presentara sistemáticamente el homicidio de treinta (30) Defensores de Derechos Humanos (Campesinos, Indígenas, Afro descendientes y pobladores de zonas urbanas) los cuales han muerto en los siguientes departamentos: 8 en el Cauca (Almaguer, Sucre, Corinto y Caloto), 6 en Nariño (Tumaco, Barbacoas y Magui Payan), 1 Tolima (Coyaima), 1 Cesar (Chiriguana), 1 Magdalena (Cienaga) 1 Bolívar (San Pablo), 1 Guajira (Rioacha), 1 en Norte de Santander (Cucuta), 3 en Antioquia (Barbosa, Puerto Valdivia y Segovia), 3 en Córdoba (Montelibano, Canalete, Tierra Alta), 1 Guaviare (San José del Guaviare), 1 Caquetá (San José del Guaviare), Meta y 1 Choco.

De otra parte, el accionar paramilitar en el territorio nacional se erige como la principal amenaza al proceso de paz entre la insurgencia armada de las FARC-EP y el gobierno nacional y los diálogos con la insurgencia del ELN que eventualmente inician en su fase publica el 27 de octubre de 2016.

En lo que va corrido del año 2016, nuestra comisión de Derechos Humanos ha reportado la Presencia paramilitar de Autodefensas Gaitanistas, Urabeños, Rastrojos, ejercito anti restitución de tierras y Águilas Negras en amplias regiones del territorio nacional, quienes desarrollan retenes y control paramilitar sobre vías intermunicipales y veredales, amenazas de muerte (panfletos, llamadas, sufragios, cabeza de perro degollada), imposición de horarios y toques de queda, restricciones a la movilidad, asesinatos selectivos, masacres, torturas, confinamiento y desplazamientos forzados en: Meta (Puerto Rico, Vista Hermosa, El castillo y Mapiripan), Guaviare, Norte de Santader (El Zulia, Ocaña, Tubu y Cucuta), Santander (Barrancabermeja), Atlántico, Cesar, Bolívar, Córdoba Puerto (Libertador y Tierra Alta), Antioquia (San José de Apartado, Puerto Valdivia, Segovia y El Bagre), Tolima (Planadas y Coyaima), Caqueta, Choco (Tumarado, Curvarado, Truando, Pavarando, Mutata, Salaqui y Cacarica), Cauca (El Tambo, Argelia, Patía, Caloto, Corinto, Miranda, Caldono, Bolivar, Almaguer y Popayán), Nariño (Tumaco), Valle del Cauca (Buenaventura, Trujillo y Tuluá) y Putumayo (Puerto Asís y Zona de Reserva Campesina de la Perla Amazonica).

Por su parte la fuerza pública continúo su Represión Militar y Policial a la movilización social en Bogotá, Caquetá, Putumayo, Choco, Guaviare, Antioquia, Sucre, Bolivar y Cauca. Y se han presentado privaciones masivas de libertad de campesinos en Putumayo, Norte de Santander y Caquetá.

De los homicidios se resalta que son hechos cometidos por hombres fuertemente armados y han sido precedidos por amenazas directas o indirectas y que en dos casos en particular han ocurrido por integrantes del ejército nacional, quienes pretenden presentar a los campesinos como dados de baja en operaciones realizadas en contra de integrantes del ELN.

Por Rema Boyacam

 

NO COMMENTS

Leave a Reply