En el presente artículo los miembros del colegio Paulo Freire de San Miguel nos cuentan en qué están y como ha sido el trabajo estos años.

Quiénes componen el colegio

El grupo de trabajadores y trabajadoras que componemos el Colegio Paulo Freire es muy diverso en muchos aspectos. Reafirmamos nuestra diversidad como una fortaleza del proyecto político-pedagógico. Pero hay algo que (involuntariamente) compartimos todos/as y que no muchas veces se encuentra: hacemos harto y hablamos poco. No nos gustan los grandes discursos, y respetamos las grandes acciones. Es por esto que pocas veces salimos a la “luz pública”, debido a que volcamos la gran mayoría de nuestros esfuerzos hacia el interior de nuestra comunidad.

La relación con la comunidad

Esto no quiere decir que no reconozcamos la enorme importancia de comunicar los avances de un proyecto de educación crítica y popular como es el Colegio Paulo Freire, o de salir de nuestras 4 murallas y entablar relaciones solidarias con otras experiencias similares y/o que se encuentren combatiendo esta sociedad de mercancías e individualismos. Sin ir más lejos hemos participado de múltiples alianzas y experiencias de construcción colectiva.

Es por esto que hoy queremos salir de nuestro espacio íntimo una vez más para compartirles un par de cosas. Como por ejemplo, que seguimos aquí, que estamos bien, que llevamos 5 años de trabajo sin descanso y que a ratos se vuelve agotador, pero que ha dado todos los frutos que necesitamos para alimentar el espíritu y seguir en la misma. Que es nuestra intención el poner nuestros conocimientos (profesionales y no profesionales) al servicio de los más excluidos del sistema educacional; Jóvenes y Adultos que buscan poner fin a su etapa escolar en un espacio que acoja y valore su diversidad. Que en el trayecto hemos aprendido mucho de ellos/as. Que estamos inmersos/as en un clima en donde el sentido de lo público se respira en cada rincón, totalmente ajeno a la dualidad Estado-Mercado que parece apresar, mediante la administración municipal o empresarial, a la institucionalidad educativa.

Cómo nace el proyecto

Nuestro proyecto nace desde la convicción de una educación gratuita y de calidad. Y las listas de espera por matrículas con que iniciamos cada año escolar, el compromiso de ex estudiantes que continúan vinculados al proyecto mediante la coordinación de los talleres, la grata convivencia como motor de nuestra cotidianeidad, el alto número de estudiantes que continúa en educación superior, y el re-encanto por aprender de jóvenes que llegan con una declarada enemistad con la Escuela, son sólo algunos elementos que nos indican nuestra “calidad educativa”, la cual no es medible en pruebas estandarizadas ni tampoco con un lugar en algún publicitado ranking, sino que se relaciona directamente con los frutos de las interacciones que se dan entre estudiantes, educadores/as y todos los miembros de la comunidad del Paulo Freire.

Algunos aprendizajes hasta ahora

Hoy queremos comunicar a quienes estén pensando en levantar un colectivo, una organización, una escuela, un colegio… que se puede. Que no es gratis. Cuesta tiempo, cuesta trabajo y cuesta plata. Pero tenemos herramientas para sortear esos obstáculos: tenemos nuestras manos, tenemos nuestra convicción, tenemos nuestra solidadridad y nos tenemos a nosotros/as mismos/as como pilares de nuestra autogestión.

la foto-7

 

NO COMMENTS

Leave a Reply