Por: Patricio Reyes Puelma

La contaminación ambiental puede producirse por fuentes naturales como por la acción del ser humano, principal culpable de los desastres en ríos, mares, aire y de la tierra mediante actividades industriales, comerciales, agrícolas, domiciliarias y móviles.

Los principales contaminantes pueden ser físicos: la radioactividad, el calor y el ruido, y biológicos como los desechos orgánicos, la proliferación de estos residuos nos afecta de forma seria e irreversible.

La alteración del ecosistema es una de las consecuencias más graves que provoca la contaminación ambiental, si se realizan modificaciones muchos animales podrían estar en peligro de extinción. Asimismo, la proliferación de enfermedades no conocidas se propagarían por todo el planeta.

 

La Contaminación y sus consecuencias

La denominada contaminación ambiental afecta las vías respiratorias, provoca enfermedades cardiovasculares, algunos casos de apendicitis, trastornos  neurológicos como mareos y dolor de cabeza, manifestaciones cancerígenas y alteraciones genéticas.

Los habitantes de Ventanas, en Puchuncaví, han sido afectados sistemáticamente por estas fuentes de contaminación. En 2015, alrededor de 40 alumnos de la escuela La Greda resultaron intoxicados con emanaciones que provenían de una planta de residuos.

Años antes, en 2013, el establecimiento había sido trasladado debido a otro episodio de intoxicación por una nube química que se produjo el 2011, año en el que una investigación del Centro de Investigación Periodística (CIPER)  informó sobre altos niveles de plomo, cadmio, níquel y cromo en los 14 colegios de la zona. Materiales que estaban asociados al proceso productivo de la refinería de cobre Codelco. La escuela la Greda finalmente fue cerrada el 2015.

Alrededor del mundo se producen más de 2 millones de muertes al año a causa de la contaminación que sufre el aire, la tierra y el agua que bebemos. Un ambiente es contaminado cuando cambian sus características y atenta contra la salud de los seres vivos y la calidad de los recursos naturales.

Las causas más importantes de la contaminación ambiental son: el desarrollo industrial y sus fábricas. La industria es la principal actividad productora de gases tóxicos. En Chile es la minería con sus relaves, fundiciones y su enorme consumo de agua para sus faenas.

Además, está la contaminación que se genera por el excesivo de parque automotriz con su estela de contaminación permanente. Si a lo anterior agregamos el consumo de la leña para la calefacción domiciliaria, sin una estricta regulación, resultan preocupantes eventos de contaminación en: Osorno, Valdivia, Temuco, Rancagua, Concepción y Santiago.

 

El cambio climático, capitalismo  y calentamiento global

La civilización capitalista industrial moderna es un tren suicida que avanza, con una rapidez creciente, hacia una situación muy grave.

Este es un proceso dramático, que ya comenzó, y que podrá llevar en las próximas décadas a una catástrofe ecológica sin precedente en la historia humana: elevación de la temperatura, desertificación de las tierras, desaparición del agua potable y de la mayoría de las especies vivas, multiplicación de los huracanes, elevación del nivel del mar; Ámsterdam, Venecia, Shanghái, Rio de Janeiro y las demás ciudades costeras quedaran bajo agua.

Con preocupación diversos científicos han comenzado a alertar sobre una gran crisis planetaria en el caso de que el calentamiento global supere los 2 grados centígrados, produciendo un importante quiebre de los sistemas agrícolas.

En el ámbito energético se plantea la posibilidad de una crisis estructural como producto del agotamiento del petróleo y los combustibles fósiles. El problema no es el agotamiento del petróleo y carbón, si lo es el quemar las múltiples reservas fósiles existentes, el calentamiento global será inevitable y catastrófico.

El capitalismo puede sobrevivir en las peores condiciones energéticas y agrícolas. No hay ningún mecanismo automático que lleve a un colapso capitalista.

La crisis ecológica y ambiental es algo muy importante, y a su vez muy peligroso porque amenaza las condiciones de vida de la humanidad en el planeta. La premisa fundamental es que la preservación de un ambiente natural favorable para la vida es incompatible con la lógica expansiva y destructiva del sistema capitalista.

No se pueden salvar los equilibrios ecológicos fundamentales del planeta sin atacar al sistema, no se puede separar la luchar por la defensa de la naturaleza del combate por la transformación revolucionaria de la sociedad.

Así lo han entendido las comunidades de los pueblos originarios de nuestro continente y nuestro país que han sido protagonistas de las luchas por la defensa del medio ambiente y la naturaleza en contra la voracidad de los grupos económicos nacionales y extranjeros.

A nivel nacional e internacional las organizaciones, comunidades y activistas defensores del medio ambiente y la naturaleza, se levantan en su defensa a pesar de los riesgos. Cerca de 100 luchadores en países como México, Guatemala, Nicaragua, Colombia, Ecuador, Brasil, Perú e incluso nuestro país en muerto es ello. Mención especial merece la activista hondureña Berta Cáceres en su lucha por los pueblos indígenas y la protección del ambiente.

Cáceres era natural Lenca, principal etnia de Honduras, hija, madre y compañera ejemplar, lideró importantes campañas, entre las que se destaca el movimiento en contra de la represa Agua Zarca.

En nuestro país, poco a poco se han ido  haciendo más visibles las luchas por el medio ambiente; ya sea rescatando la cosmovisión de nuestros pueblos originarios, en la lucha del pueblo mapuche contra las forestales, de los pescadores artesanales contra 7 familias dueñas del mar chileno, en la recuperación y defensa del agua, en la defensa de los territorios contra basurales como en Til Til, en la saturación contaminadora de Puchuncaví, Quinteros  y, finalmente asumiendo que esta lucha debe ir unida a un cambio de modelo económico y de sociedad

Huasco-4---Claudia-Pool-OK

NO COMMENTS

Leave a Reply