Pobladoras y pobladores se organizan

Bajo el patio techado, salas de clases y casino del Liceo N°5 de Macul, vecinos y vecinas de diferentes comunas de Santiago se reunieron para concretar la primera Asamblea del Movimiento de Pobladoras/es Vivienda Digna.

Allí miembros de la Agrupación Al Pie del Cerro, Huechuraba, Esperanza Popular, Maipú, Latinoamérica Unidad, Santiago Centro y Esfuerzo Popular  de Estación Central conversaron, analizaron y proyectaron un trabajo en conjunto para crear una plataforma desde donde concretar  el anhelo de una casa y un barrio construido por y para las pobladoras, pobladores, hijos e hijas, lejos de la lógica del subsidio habitacional, del mercado inmobiliario y campañas electorales.

El sol resalta el colorido de lienzos, afiches y las actividades de los niños y niñas que pintan papeles y el suelo con gruesos trazos de tiza, el ambiente de camaradería, confianza y familiaridad se percibe en los grupos de trabajo y aún más al compartir el almuerzo.

Las organizaciones que asistieron al encuentro arrastran relatos e historias disimiles como lo es la Región Metropolitana y El Irreverente, EI, conversó con dos representantes, Natalie Arriagada y Loreto Torrijo, de las poblaciones San Luis y La Pincoya, respectivamente. Ambas declaran, orgullosas, que “este encuentro comenzó semanas antes con la planificación y generación de los recursos para autofinanciarlo”.

EI: ¿Loreto cómo has visto la participación de los pobladores hoy?

Los vecinos están súper unidos. Nunca nos habíamos juntado, todos los comités para discutir nuestros temas y lo que queremos lograr; nuestra vivienda.

EI: La creación de La Pincoya proviene de la lógica de la toma de terreno y la lucha por conseguir la vivienda.

Loreto: El tema de La Pincoya, es súper especifico, porque los terrenos fueron ganados vía tomas.   Y eso nosotros queremos conseguir, queremos ir directo a un terreno porque creemos que nos pertenecen por ser de La Pincoya. Ahí tenemos un legado, están nuestros abuelos, nuestros antepasados, no queremos que nos deriven a otras zonas, lejos de dónde venimos.

EI: Maipú es completamente distinta…

Natalie: Maipú es una comuna dormitorio, donde los vecinos salen a trabajar y a producir a otros lados, es la segunda comuna más grande de Chile, y efectivamente no viene con una  la lógica de tomas de terreno, pero en nuestro caso tenemos la posibilidad de construir nuevas dinámicas de organización.

Si bien la población se muestra muy hermética, sobre todo en las poblaciones donde estamos insertos y nos organizamos, con índice de vulnerabilidad muy alto, mucha droga, prostitución,  aún así nos hemos forjado un  camino con los vecinos y vecinas.

La mejor demostración de eso es  el levantamiento de nuestra casa de Colores Esperanza Popular, que se encuentra en la Villa San Luis, una de las poblaciones más conflictivas de la comuna.

Esa casa ha sido el lugar de repliegue para agrupar a distintas organizaciones y para que los vecinos comprendan en su cotidianidad de que si no somos capaces de levantar una casa menos tendremos capacidad para construir un proyecto para 160 familias.

EI: ¿Cuál es la diferencia entre Vivienda Digna y el tradicional Comité de Allegados?

Natalie: la diferencia es que el vecino que entra a Vivienda Digna, sabe que es una organización para la lucha.

Loreto: eso es lo más importante, porque en otros comité un dirigente es quien lleva la batuta, acá no, acá somos todos y todas. Nosotros queremos trabajar todos iguales y no depender de una persona.

Natalie: si quiere que le regalen una casa o no quiere y trabajar para obtenerla mejor que se inscriba a un comité de la municipalidad, donde hay una reunión al mes y sólo deben entregar sus papeles.

Loreto: y lo derivan a cualquier comuna.

Natalie: no estamos dispuestas a esperar 10 años más.

En hora buena, desde el sábado 25 de septiembre de 2017 Chile tiene otro Movimiento de Pobladores que quiere construir una nueva historia.

DSC01294

NO COMMENTS

Leave a Reply