Patricio Reyes Puelma

La construcción de un muro en la frontera sur de Estados Unidos (frontera con México) para frenar la entrada de inmigrantes indocumentados y el endurecimiento de los requisitos de entrada en algunos países europeos marcaron una tendencia en cómo enfrentar este drama. Desde la elección de Donald Trump en Estados Unidos, el “Brexit” en Gran Bretaña y, más recientemente con las elecciones de nuevos gobernantes en Francia y Austria, donde se mostró como factor común un discurso contra los inmigrantes.

Todo esto, porque las autoridades y las leyes de la mayoría de los países supuestamente receptores de estas oleadas de inmigrantes, actúan respaldados en una legislación represiva que principalmente facilita la circulación del capital, pero no de las personas.

No se asume que, migrar es un derecho, no es un delito, todo el mundo tiene el derecho a moverse de un país a otro por trabajo, estudio y/o a proteger su vida. Se insiste en el uso político electoral estimulando la xenofobia y el racismo, aunque después se pronuncien contra cualquier discriminación, pero sin mayor credibilidad ante esta inconsecuencia.

La migración es parte de la humanidad y, de hecho, todos provenimos de África. El homo sapiens se desplazó por el mundo; por lo que migrantes han sido los franceses, alemanes, españoles, italianos, turcos, árabes y los pueblos y culturas más antiguos.

Actualmente existen focos o corrientes de inmigrantes que obedecen a factores sociales, económicos, culturales, religiosos y militares. De hecho, a raíz de las intervenciones o invasiones militares tanto de Estados Unidos como de la UE y Arabia Saudita en, Siria, Irak, Libia y Yemen; sectores de la población han tenido que emigrar para proteger su vida y países. Es más, en el camino han sido abusados o muertos ya sea por los traficantes o accidentes ante la precariedad del transporte utilizado o la indolencia de las autoridades de los países europeos, supuestamente receptores, como ha sucedido en las costas de Italia.

muro_fronterizo-donald_trump-mexico-tabasco_hoy1_BN

Niños entre 14, 17 o menos años viajan solos huyendo para tener alguna esperanza y muchas veces son abusados y explotados o asesinados en la travesía ya sea en el desierto o en pateras en el mar.

En concreto, razones familiares, económicas, desastres naturales y conflictos internos son, por lo general, el motivo de las personas para partir de su lugar de origen, aventurándose a emigrar a otro territorio desconocido que le ofrezca mejores expectativas de vida. En ocasiones las migraciones no son aceptadas por lo habitantes originales de un territorio, provocando diferentes conflictos racistas y xenófobos.

La inmigración se debe comprender en un contexto social, cultural, económico y político. Es un drama humano que no podemos mirar con indiferencia. Sin ir más lejos, en el trayecto hacia Estados Unidos las mafias secuestran inmigrantes de paso por México y la información da cuenta de más de 20.000 inmigrantes  asesinados los últimos dos años. Afortunadamente ante este drama surgieron Las Patronas, mujeres solidarias del Estado de Veracruz que ayudan con comida y primeros auxilios a los inmigrantes centroamericanos.

Recientemente ha aparecido otro foco migratorio a raíz de la persecución religiosa hacia los niños rohinyás. La minoría musulmana de Myanmar (ex Birmania) huye en masa de la persecución.

Unos 400.000 refugiados rohinyás han cruzado a Bangladés (Bangladesh) para escapar de la represión ejercida por las fuerzas birmanas solo en las últimas semanas Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 230.000 son menores de 18 años.

Como contrapartida, es importante señalar la solidaridad de sectores de la población en algunos países europeos, donde jóvenes estudiantes, abogados, médicos, profesores y en especial de colectivos que acogen y protegen a los inmigrantes a través de redes solidarias en los diversos países como Francia, España y en México Las Patronas que ayudan a los centroamericanos que cruzan México para llegar a Estados Unidos.

NO COMMENTS

Leave a Reply