Para los sectores populares 2017: TAREAS PENDIENTES

Para los sectores populares 2017: TAREAS PENDIENTES

Por: Abner Vega Cabrera

 

En la última década, los sectores populares hemos tenido avances indiscutibles en la defensa nuestros intereses. Salimos del desconocimiento generalizado sobre la ganancia y abusos descarados de los/as empresarios/as, de la falta de cuestionamiento hacia los privilegios irritantes del bloque de los/as dueños/as del poder y la riqueza, del miedo a criticar la corrupción de empresarios/as, militares y políticos/as; salimos de la pasividad y falta de acciones de protestas; salimos del desprecio por casi cualquier forma de organización de lucha por las demandas populares. Y hemos logrado una toma de conciencia sobre muchas injusticias, hemos realizado marchas muy numerosas por mejorar la educación, por mejores condiciones laborales, por no más AFP, por el fin de la violencia contra la mujer y contra el patriarcado, etc.

Sin embargo, para quienes formamos parte de organizaciones que buscan transformaciones de raíz y no solo maquillajes a la realidad social y económica que los/as trabajadores/as y el Pueblo Pobre y Marginado en general sufrimos a diario, el 2017 nos deja un sabor amargo respecto de la organización.

En el efecto, los/as explotados/as y dominados/as, seguimos muy desorganizados/as y no le hemos dado el palo al gato. Por ejemplo, la constancia en el desarrollo de actividades y organizaciones en diferentes territorios ha permitido el surgimiento de carnavales y ferias culturales en diferentes poblaciones del país; esto ha aportado a la reconstrucción de identidad de pueblo y una cultura propia. Sin embargo, se mantiene el desafío de hacer que estas actividades sean más permanentes durante el año y que se relacionen más estrechamente con las demandas materiales de trabajo, vivienda, salud, educación, etc.

Por su lado, en últimos años, las movilizaciones en el ámbito de la educación se muestran bastante agotadas, las organizaciones de secundarios/as y universitarios/as aparecen muy debilitadas y los profesores/as recién inician un lento fortalecimiento. En educación se conquistaron tibias reformas, pero incluso algunos cambios han reforzado la utilización de la educación como un ámbito de negocios empresariales. Un aspecto positivo, pero que tendrá resultados al mediano plazo, es el aumento del número de profesores/as colegiados y el aumento de la toma de conciencia en temáticas de política educacional, como la participación en la definición del currículum, la carrera docente, la lucha por el 50-50 (50% de horas lectivas y 50% de horas no lectivas), o la tramposa desmunicipalización.no se vende

En el ámbito de las movilizaciones por NOMÁS AFP, durante el 2017 observamos una vana disputa por vocerías y dirigencias de la movilización. Un sector levantaba la importancia de mantener las movilizaciones de calle, incluido el llamado a paros, y otro sector, interesado en desarrollar movilizaciones más funcionales a las elecciones presidenciales y parlamentarias, que impulsó el plebiscito ciudadano por no más AFP. Este último sector es el que impone su estrategia, pero ni uno, ni otro, construyó una base social organizada; unos/as confiados/as en su carácter de representantes de sindicatos bastante numerosos (pero que acompañan muy poco a sus dirigentes/as a las movilizaciones) y otros/as confiados/as en los/as militantes de sus organizaciones políticas que están insertos en las estructuras de la Coordinadora Nacional de Trabajadores/as por No Más AFP.entiende

En el ámbito de la salud, hay una lenta configuración de un bloque que disputará demandas importantes. Este bloque se irá constituyendo, por un lado, con usuarios/as descontentos/as por la atención, las listas de espera, la falta de medicamentos, etc. y, por otro, con los sectores de trabajadores/as de sindicatos de la salud, que se enfrentan a los/as dirigentes/as corruptos/as y mafiosos/as; pero uno de los desafíos es que estos/as trabajadores/as interactúen entre si. Pero sobretodo, la esperanza está puesta en el fortalecimiento del Movimiento Salud Para Todos y Todas (M.S.P.T.).

Más reciente es el proceso de relaciones y debates políticos que debería desembocar este año en la creación de una central clasista de trabajadores/as.

En resumen, muchas personas se sienten cansadas de los abusos extremos de las políticas económicas neoliberales, pero no necesariamente tienen conciencia de la necesidad de luchar contra el capitalismo. Por tanto han desarrollado movilizaciones de ciudadanos consumidores, que se sienten insatisfechos en tanto clientes, pero no han tomado conciencia de ser parte de un gran segmento de la población que es mantenida en la explotación, gracias a la dominación.

Sigue siendo una tarea pendiente, la convergencia de las organizaciones culturales, sociales y políticas anticapitalistas en una coordinación permanente. Esto debería permitir convocar al conjunto de pueblo a enfrentar al Bloque Dominante – del que forman parte la Alianza (la derecha), la Nueva Mayoría (la otra derecha) –, e incluso el Frente Amplio, quienes muestran un compadrazgo perfecto en aspectos fundamentales y sus diferencias, que aparecen en momentos como las elecciones, muchas veces son cuestiones secundarias.

Los próximos cuatro años traerán mayor represión y nuevos montajes (como el de la Operación Huracán contra sectores del pueblo mapuche). Así que no podemos bajar la guardia y debemos desarrollar múltiples formas de movilización desde el primer día del gobierno que asumirá en marzo, pero sobretodo mejorar nuestras organizaciones, superando el ciudadanismo y el reformismo y avanzando en la convergencia de los anticapitalistas.

NO COMMENTS

Leave a Reply