“Lo que tenemos en Chile es una dictadura del pensamiento único impuesto por el poder del dinero”

Por Equipo Irreverente

Otro medio alternativo dejará de salir por falta de recursos. Nos referimos a la importante revista de izquierda Punto Final (PF), que, con más de 50 años de existencia, se ha caracterizado por un periodismo libre y critico al servicio del pueblo. La PF, al igual que muchos otros medios alternativos como Revista Análisis, APSI, HOY, Cauce, Fortín Mapocho, se vieron afectados por la falta de financiamiento para llevar a cabo su publicación. Esto evidencia que cada vez más se hace presente los duopolios que controlan los medios de comunicación, quienes se han apropiado de los medios de prensa y que responden a los intereses de los empresarios poderosos, que se oponen profundamente a la difusión de las demandas del pueblo y de igual forma a su lucha por encausarlas para una nueva sociedad.

Se expone en el comunicado que explica el cierre de Punto Final “Lo que tenemos en Chile es una dictadura del pensamiento único impuesto por el poder del dinero. Esa tiranía ha modelado una cultura conservadora, racista y mezquina que garantiza la sumisión del pueblo al orden capitalista neoliberal. Los gobiernos post dictadura, sin excepción, se han negado a apoyar a los medios independientes y por tanto se han prestado para ahogar el pluralismo de opinión e información.”

Queda de manifiesto que se privilegia la impunidad, antes de apoyar a medios que se proponen el objetivo de alentar los cambios y acabar con las intolerables desigualdades sociales. Lo que vulnera el pleno ejercicio del derecho a la información de las personas y obstaculiza la diversidad informativa, como una condición indispensable en la formación de conciencia y ejercicio ciudadano.

Con el cierre de Punto Final y con la ardua batalla que lideraron como revista para que la publicidad del Estado llegue también a los medios independientes, aun cuando no prosperó, deja instalada una denuncia que da a conocer la concentración del dominio y propiedad de los medios de comunicación en Chile, a los cuales se asignan recursos estatales vía publicidad. Así, se requiere de una ley que regule la distribución equitativa de la publicidad estatal para favorecer el pluralismo de opinión e información y con ello permitir ejercer una real democracia de la información.

En palabras del director de PF “lo que hoy reafirmamos- es una ley mordaza encubierta, al amparo del Estado. La propiedad privada de los medios de comunicación concentrados en el mismo sector social que tiene la concentración del poder económico, no ha hecho otra cosa que echar por los suelos el derecho a la libertad de expresión, porque la sociedad chilena está enajenada en pensamiento por recibir un mensaje comunicacional monocorde, definido por directores de medios y periodistas que están al servicio de los intereses de sus propietarios, quienes, en último término, definen los contenidos de la información, los que obviamente son congruentes con sus pretensiones económicas y políticas, generando una opinión pública ideológicamente manipulada, de manera que la falta de libertad de expresión tiene un efecto reflejo en otros derechos esenciales…”.

Por último, cabe señalar el mensaje de despedida de su director Manuel Cabieses, quién manifiesta “Por desgracia la defensa del pluralismo de información y opinión no ha encontrado eco, hasta ahora, en las organizaciones políticas y sociales que son víctimas de la dictadura del pensamiento único. A ellas hacemos llegar un fraternal llamado a hacer suya esta lucha democrática.”

NO COMMENTS

Leave a Reply