Ariel Orellana Araya.

El gobierno de Piñera ha pasado a la ofensiva contra quienes luchan para subvertir el orden capitalista imperante, los anuncios hechos en la Araucanía, de hace un par de semanas por parte del ejecutivo, con el Ministerio del Interior a la cabeza, respecto de una reforma a la Ley Antiterrorista y la constitución de la mesa de trabajo por la seguridad pública son parte de las diversas gestiones que buscan prevenir y, por otro lado, contener el posible resurgimiento del pueblo en lucha y así frenar de forma estratégica un posible avance sostenido de la clase trabajadora en la lucha por conquistas históricas.

Desde la Araucanía, y no era para menos el lugar elegido por los asesores comunicacionales del gobierno de turno, se entregaron a la prensa los 11 cambios a la Ley Antiterrorista que plantea el gobierno de Chile Vamos, que claramente buscan anteponerse a futuros escenarios de lucha político social y de resistencia a la profundización de la mercantilización de los derechos populares y a la ofensiva capitalista.

Alguna de estas propuestas son generar una nueva definición penal de terrorismo, incorporar técnicas como agentes encubiertos, agentes reveladores, entregas vigiladas, interceptaciones de comunicaciones, sancionar la apología a las acciones terroristas, fortalecer las medidas de protección a la identidad y seguridad de los testigos, crear la figura del cooperador eficaz, restringir los beneficios a los condenados por Ley Antiterrorista, incorporar la figura del terrorismo cibernético,  que los delitos de terrorismo se pueden cometer, no solamente por grupos organizados, sino que también por “terroristas” individuales, fueron parte de los anuncios entregados.

Por otro lado Piñera ha dado claras señales de que la seguridad es parte de la agenda del actual Gobierno, y esto quedó demostrado nuevamente al presidir la mesa de trabajo por la seguridad pública que liderará el ministro del Interior Andrés Chadwick, la cual, de acuerdo al propio Gobierno: “tendrá la tarea de elaborar en un plazo de 90 días, propuestas en cuatro grandes temas: Modernización y fortalecimiento de las policías; sistema de inteligencia del Estado; Medidas de Fortalecimiento de Seguridad Pública y mejorar coordinación de las instituciones”. Lo que llamó la atención fue el marco de alianza amplio que congrego dicho espacio, lo que demuestra una vez más que la burguesía al ver amenazados sus intereses de clase no duda en actuar como partido del orden; desde el Frente Amplio a la Nueva Mayoría y Chile Vamos, fueron parte de esta puesta en escena. Como una sola clase salieron en defensa de sus intereses, cuadrados con el Gobierno, no solo para la foto, sino para en conjunto reprimir al pueblo en lucha.

Sin lugar a duda, el bloque en el poder tiene claro quiénes son sus enemigos de clase, y no ha perdido tiempo a la hora de articularse para enfrentarlo; la reforma a la Ley Antiterrorista y la construcción de la mesa por la seguridad pública son parte de los dispositivos que dispondrá el Gobierno para golpear a quienes luchan por sus derechos de forma radical, la clase trabajadora no debe esperar menos de ellos, cuando el caballo galopa, los perros defensores del capital comienzan a ladrar.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply