Por Katherine Véjar Reyes
Macarena Valdés fue asesina por ser mujer y resistir en defensa de su territorio y del agua. Se oponía a la implementación de Hidroeléctrica del Holding Austro-Chileno RP Global, holding del que es parte Saesa. Madre de 4 hijos y activista, se especializó en conservación de alimentos y estudió los daños para la salud de cargas electromagnéticas, sus consecuencias de cáncer, tumores, malformaciones y hasta muerte, todo ampliamente documentado. Junto a Rubén Collío, su pareja, capacitaron a la comunidad Newen-Tranguil en ambos temas, respecto a las Obras RP Global entregaron argumentación técnica para denunciar y tomar acciones legales concretas.
El 22 de Agosto de 2016 Macarena apareció muerta en su casa, en Tranguil. Fue encontrada colgada por su hijo de 11 agal y la PDI sostuvieron que Macarena se había suicidado, y la Fiscalía no procedió a investigar debidamños, los primeros informes hablaban de suicidio. En enero del presente año, a partir de una autopsia lograda por una persistente presión social, se obtienen pruebas científicas de que Macarena habría estado muerta antes de ser colgada en aquella viga de su casa, fue asesinada. De forma negligente, el Servicio Médico Leente. En marzo de 2018, al menos 70 organizaciones emplazan a la Fiscalía Nacional exigiendo un proceso que apunte a la verdad y justicia en este crimen empresarial.
Días antes de ser encontrada muerta, ella, su esposo y otras dirigentes del lugar fueron amenazados por personas pagadas por la empresa mencionada y tratados violentamente por efectivos policiales. Se les exigió dejar de oponerse al proyecto o verían las consecuencias. La multinacional con sus trabajos destruyó un cementerio, violando terrenos de las comunidades mapuche, situación que contraviene el Convenio 169 de la OIT, suscrito por el Estado chileno. RP Global ha intervenido el territorio, depredando y amenaza la salud de todo ser vivo. La muerte de Macarena Valdés ocurre justo en momentos en que la lucha se comenzaba a radicalizar por parte de comuneros/as y vecinos/as del sector, visibilizándose a través de medios comunitarios y redes sociales. Su familia declara públicamente que la finalidad de su asesinato responde a intentar causar temor en los movimientos sociales reafirmado por las continuas amenazas que sufren las lamngen hasta el día de hoy.
En palabras de Rubén Collío, “la negra”, como le llamaban sus cercanos, fue asesinada por ser mujer y alzar la voz. Las instituciones estatales facilitaron una secuencia de acontecimientos negligentes que tienen este caso sin resolver: Carabineros y Fuerzas Especiales (GOPE) por hacer uso de fuerza represiva en interés del grupo empresarial; Servicio Médico Legal (SML) y Policía de Investigaciones (PDI) por no haber realizado los debidos procedimientos y haber construido una tesis de suicidio que se sostiene durante 18 meses.
Macarena fue una luchadora, defensora de la tierra e inspiraba a otras mujeres reforzando la Identidad. Fue activista ambiental y mapuche.

NO COMMENTS

Leave a Reply