Por Verónica Castro 

Un día 11 de julio de 1971 el congreso nacional de Chile aprobó, en votación unánime, la nacionalización total del Cobre. Al cumplirse ya 47 años de este importante suceso, El Irreverente (EI) conversó con el economista y abogado experto en temas de la minería nacional, Julián Alcayaga (JA), quien se ha dedicado a luchar contra la inversión extranjera en la minería y por la renacionalización del cobre.

EI: ¿Cuál es el balance actual de la situación del cobre en Chile, a 47 años de su nacionalización?

JA: Este balance tiene un activo y un pasivo. El activo, es el extraordinario éxito que ha tenido la nacionalización, ya que, en sus 47 años, ha entregado al país alrededor de 120 mil millones de dólares de excedentes, lo que es más que el impuesto de 1era Categoría que ha pagado la totalidad de las empresas privadas que existen o han existido en Chile en este mismo lapso. La nacionalización efectuada por el Presidente Allende es, lejos, el mayor éxito económico de toda la historia de nuestro país.

El pasivo de estos años es el regreso de la inversión extranjera a nuestra minería, que, en su mayoría, se efectuó a partir de 1990 con el inicio de los gobiernos de la Concertación, los cuales legislaron expresamente para que llegaran mineras extranjeras y se llevaran nuestro cobre sin siquiera pagar impuestos. Hasta el año 2004, se llevaron de Chile cerca de 30 millones de toneladas de cobre, con un valor sobre los 200 millones de dólares, sin contar el molibdeno, oro, plata, etc., y no dejaron nada en Chile. No ha existido nada más nefasto en nuestra historia que la inversión extranjera en nuestra minería, iniciada en 1979 con la venta de La Disputada a Exxon y, sobre todo, con la inversión minera a partir de 1990.

EI: ¿Cómo ve usted la explotación extractivista, la exportación sin valor agregado y sin proteger el medio ambiente?

JA: Una de las razones principales de que las mineras extranjeras no declaren utilidades y no paguen impuestos en Chile, es debido a la subfacturación y evasión de los contenidos de cobre y subproductos, lo que permite exportar concentrados sin dar valor agregado en el país. La evasión delictuosa de estos concentrados, es la principal razón por la cual las mineras extranjeras no funden ni refinan el cobre acá y lo grave de todo esto, aparte del desastre económico y ambiental, es que ya no podemos obligar a las mineras extranjeras a dar dicho valor agregado a la minería en Chile, porque a ello se opone el TLC con EEUU, vigente desde el año 2004, que se desea reforzar con la modificación del TLC con Canadá, que ya fue aprobado con amplia mayoría, en la Cámara de Diputados, con el apoyo de los diputados del PC, del PS y de la mayor parte de los diputados del Frente Amplio.

EI: ¿Cuál es su apreciación respecto de que aún se mantenga el 10% del cobre para gastos de las FFAA, sin control?

JA: Estoy totalmente de acuerdo con que se mantenga ese 10% en favor de la FFAA, porque ello ha sido la principal trinchera que ha defendido a Codelco de su privatización, tanto en los primeros años de la dictadura, como a partir de los años 90, cuando comenzaron nuevamente los intentos por su privatización. Para que exista un mayor control y limitación de los gastos en armamento, no es necesario derogar esta ley, solo basta con modificarla.

EI: ¿Cuál cree debería ser la política respecto a la minería en general y el cobre en particular?

JA: Lo más beneficioso para el país sería que toda la gran minería del cobre, oro, hierro y litio sea nacionalizada, pero si no existe la fuerza y la voluntad política para ello, por lo menos se debieran implementar políticas tributarias que eliminen al máximo la elusión y evasión de impuestos. Estas son leyes simples, sin quórum calificado, pero son de iniciativa exclusiva del Presidente de la República. ¿Cuál debería ser entonces la política en la minería en general? Simple, elegir un Presidente que tenga el coraje y la inteligencia del Presidente Allende.

NO COMMENTS

Leave a Reply