Jueves 3 de enero, 2019

Trabajadores denuncian que a 13 días de firmado el acuerdo, los problemas continúan, hay 36 trabajadores que aún no reciben los beneficios y a 22 trabajadores a los que no se le quiere habilitar los códigos para trabajar. Ayer se reunieron con la empresa Ultraport y hoy jueves sostendrán otra reunión donde esperan encontrar una solución final a estos temas.

A 13 días de firmado el acuerdo con las autoridades de gobierno, los problemas continúan en el puerto de Valparaíso. De acuerdo a los representantes de los portuarios se mantiene el problema que aqueja a alrededor de 36 trabajadores que se encontraban con permiso, licencia médica o “congelados”, quienes no han recibido el pago de los beneficios.

Además denuncian que hay alrededor de 22 trabajadores a los que no se les permite reintegrarse porque la empresa aduce que fueron sorprendidos en acciones reñidas con la ley o atentados contra la propiedad y/o desórdenes. Frente a estas acusaciones los representantes han manifestado, que de ser así, la empresa debería hacer las denuncias correspondientes en tribunales de justicia, caso a caso, y no actuar como juez y parte, y ven en esto más bien una represalia contra estos trabajadores por haber ejercido su derecho a manifestarse. Este tema es especialmente sensible ya que de acuerdo al punto 3 del acuerdo firmado “no se ejercerán represalias en contra de los trabajadores que fueron parte de la movilización ni actos discriminatorios conforme al artículo 2 del código del trabajo sin perjuicio de las acciones legales que pudieran corresponder”.

Los trabajadores además acusan que se ha mantenido a trabajadores “rompehuelgas” y trabajadores nuevos que fueron ingresados mientras se encontraban en paro en desmedro del reintegro de trabajadores antiguos. Acusan que esto no solo agranda los listados, distribuyendo más turnos en más personas, sino que precariza directamente su  fuente de trabajo, ya que “la empresa prefiere trabajar con gente nueva sin experiencia, que con trabajadores profesionales, aumentando las posibilidades de riesgos y accidentes en faena”.

Los representantes también afirman tener legítimas sospechas de los “mandos medios” que con este tipo de prácticas solo “apagan el fuego con bencina” y en vez de dar rápida solución a los conflictos, solo traban y obstaculizan las negociaciones. Además anuncian que se ven en la obligación de denunciar estas malas prácticas y generar las movilizaciones necesarias para hacer un llamado de atención a la empresa y a las autoridades de gobierno.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply