Por Marcelo Arce Garín

Roberto, guitarra en mano y pañuelo al cuello nos canta con rabia y ternura, es fácil verlo en marchas reivindicatorias populares junto a su querida bicicleta, en sindicatos impartiendo clases de guitarra o en las calles de la ciudad observando atento para plasmar sus experiencias en lo que es su pasión, la música. Uno de los fundadores a inicios de los noventas de Sandino Rockers (banda de rock y ska contingente) conversa con nosotros sobre sus referentes, egos, consciencia y política.

Conmemoramos un nuevo 1º de mayo, las calles nuevamente son testigos de los petitorios, aún nos siguen asesinando a dirigentes sociales y el neoliberalismo que es sinónimo de egoísmo y abusos se sigue instalando con fuerza en nuestra américa morena.

Les dejamos acá este breve, honesto y sincero diálogo.

¿Cuáles son tus influencias y referentes que te llevaron a vislumbrar el cruce entre arte y trabajo que a la vez crearon en ti una conciencia de clase?

Primero, los textos en las canciones de Los Prisioneros fue el resplandor, esa lucidez y sencillez, lo directo de los textos me marcaron a fuego. También el trabajo de Violeta Parra y Víctor Jara, una hermosa y potente dualidad creativa y sumado a las vivencias y experiencias como hijo de obreros.

En el sistema neoliberal que nos estanca día a día ¿Hasta qué punto crees que el arte comprometido cumple un rol social?

El arte y la cultura popular junto a la contracultura muchas veces da cuenta de vivencias, sueños, luchas y esperanzas ya que son un espejo donde inevitablemente nos reflejamos y de forma consciente e inconsciente afloran por ejemplo el barrio, la familia, tu clase, lo que amas y lo que quieres cambiar, la música. El paisaje es común, no somos seres en abstracto, no somos extraños, prevalece la pasión, el sudor, el amor, somos lo que nos preguntamos y muchas veces reporteros vivenciales, somos pueblo y como frente al fuego nos contamos y cantamos.

Sabiendo que en el mundo artístico abundan palmoteos de espalda, adulaciones y amiguismos ¿Cuál crees que es el papel actual del arte en cuánto al discurso y la práctica?  Y ¿Cómo lo has involucrado en tu arte y cuáles son tus objetivos a futuro desde esa mirada?

En nuestro caso (Sandino Rockers) el discurso es la vivencia, somos trabajadores y a la vez creadores/artistas entonces no hay separación, nuestra vida se muestra en la creación, una conversación se hace canción, una lucha se expresa en letra, lo que nos toca emocionalmente se muestra, las preguntas que nos plantea la vida se hacen poesía. Nos retroalimentamos, por ejemplo, ¿la sonoridad mapuche porque nos conmueve?, la sabiduría y ternura de un pueblo te toca o no, la lucha de un sindicato no es ajena pues eres trabajador, te motiva y te apasiona, la alegría de luchar juntos y que se puedan lograr objetivos y avanzar. Crecemos, pues somos memoria, el pasado, el hoy y el futuro, tus padres, tus hijos, una cadena de amor y la idea es súper sencilla y potente, cantar y tocar por dar a conocer nuestras ideas y opinión y eso nos hace libres, felices y sentimos que somos un granito de arena y expresamos el espíritu no pasando por el dinero, el ego (la fama) sino por la conciencia, por el amor.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply