Presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Pescadores Artesanales de Chile (Fenaspar)

“La pelea de fondo es anular la ley Longueira para tener una que sea construida de cara al país con todos los actores, industriales, pescadores, parlamentarios, pero que cada artículo no sea sometido a una subasta por parte de las 7 familias dueñas del mar”.

 

“Fue un combo muy fuerte que se   le   dio   al   sector   industrial con la movilización de los pescadores artesanales que defendimos la extracción de la jibia, sin pesca de arrastre”, señala el Presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Pescadores Artesanales de Chile (Fenaspar), Hernán Cortés.

El dirigente estuvo a la cabeza de las movilizaciones que tuvieron  lugar en el verano, en carreteras, caminos y caletas de las regiones de BioBío y El Maule. A través de esta lucha sin tregua, los pescadores lograron impedir los propósitos proempresariales del gobierno de introducir un veto aditivo para favorecer nuevamente a los industriales y a los dueños de las 7 familias del mar chileno, en perjuicio de los pescadores artesanales.

La ley como había sido consensuada en el Congreso protege la pesca de la jibia, restringiendo su extracción a medios artesanales, y dejando fuera el sistema de arrastre que ocupan los industriales.

– La lucha que ustedes han dado ha sido muy importante, pero qué ocurre con la unidad que debieran tener todos los sectores. ¿Han   delineado   como   gremio   una   política  de   unidad   de   todos   los trabajadores del mundo independiente?

-Nosotros en más de una oportunidad hemos tratado de hacer el esfuerzo por participar con otros gremios de distintas áreas para hacer puntos que sean comunes y sacarlos adelante.

En más de una oportunidad nosotros hemos apoyado a los profesores, a los portuarios, pero no vemos el mismo apoyo cuando la pesca artesanal se moviliza. Sin embargo, estamos llanos a sellar acuerdos de apoyos mutuos de una u otra forma y que ojalá sean recíprocos. Con algunos sectores de suplementeros, de feriantes, vendedores ambulantes, taxistas podemos establecer una coordinación. Debemos lograr la unidad de los trabajadores porque ella fortalece sus luchas y preocupa a sus gobernantes.

-¿Cuáles han sido los últimos avances que ha habido en la modificación de la ley de pesca?

Hay que entender que en esto hay más de dos caminos: uno el proyecto de nulidad de la ley de pesca. Y por otra parte el Ejecutivo  en consenso con el Senado presentaron un proyecto de ley llamado “Ley Corta y Ley Larga”.

En la Ley Corta se incorporaron temas que a nosotros nos interesaba resolver: Por ejemplo, el traslado del pescador a lo largo del país como lo hace cualquier otro trabajador y no con las restricciones que tenemos hoy, en que estamos enclaustrados en una región. También un avance interesante es el tema de la Plataforma Social, dentro de la ley de pesca, que contiene acciones concretas para proteger los derechos de los pescadores artesanales: derecho a Jubilación -y en algunos casos anticipada como los buzos mariscadores-, cobertura de salud, capacitación, entre otros.

¿Qué se debe hacer con la ley de Pesca, llamada Ley Longueira?

La pelea de fondo de nosotros es anular la ley y construir una ley de cara al país con todos los actores, industriales, pescadores, parlamentarios y que no sea cada artículo sometido a una subasta por parte de las 7 familias. Estas tradicionalmente han actuado bajo la lógica de  que “yo pongo más lucas siempre y cuando no saquen artículos que a mí me favorezcan”: Eso fue lo que ocurrió con la Ley Longueira. Tenemos el caso de los ex parlamentarios Jaime Orpis, Marta Isassi, el ex gerente de Corpesca, Francisco Mujica, que están inculpados.

NO COMMENTS

Leave a Reply