COMUNICADO

Desde el 14 dejulio de 2019, el sindicato de trabajadoras y trabajadores de Acción Social de la ACJ de Valparaíso se encuentra en un proceso de negociación colectiva para mejorar las condiciones laborales de  más de 70 trabajadores que actualmente trabajan en programas licitados por el SENAME, con niños vulnerados en sus derechos y también jóvenes que cumplen sanciones en el context de Ley de Responsabilidad Penal Adolescente.

Lamentablemente hasta el momento los representantes del empleador se han negado a llegar a un acuerdo que conlleve beneficios a sus trabajadores.

 

A continuación les compartimos el Comunicado del sindicato:

Comunicado Público Asamblea de trabajadoras y trabajadores Asociación Cristiana de Jóvenes de Valparaíso.

“El sindicalismo es una necesidad para el asalariado; los dones de la tierra son un don del creador para todos sus hombres, donde el obrero debe tener una participación más justa en esos bienes… Si el obrero quiere asumir la parte de responsabilidad que le incumbe en la dirección del trabajo, en la reforma de las estructuras económicas de su país y del mundo; no tiene más que un camino: Unirse a sus compañeros de trabajo”. Alberto Hurtado, 1950. Sindicalismo: Historia, teoría y práctica.

A la comunidad en general:

Les saludamos fraternalmente e informamos que desde el 14 de Junio de 2019, el Sindicato de trabajadoras y trabajadores de Acción Social de la ACJ de Valparaíso se encuentra en un proceso de Negociación Colectiva reglada con su empleador, la Asociación Cristiana de Jóvenes de Valparaíso.

Desde el inicio de este proceso nuestra organización ha mantenido la voluntad de arribar a acuerdos con su empleador que permitan mejorar las condiciones de trabajo de los/as más de 70 trabajadoras/es que se desempeñan actualmente en la ejecución de programas licitados por el SENAME en sus líneas de atención a niñas, niños y jóvenes vulnerados en sus Derechos y adolescentes que cumplen sanciones en el contexto de la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente (Ley 20.084). Pese a esto, y a partir de distintas estrategias dilatorias y de obstaculización al normal desarrollo de la negociación, la ACJ de Valparaíso, representada en su comisión negociadora por David Gutiérrez, Guillermo Mardones y Cristian Green, ha negado toda posibilidad de lograr la firma de un instrumento colectivo que contenga mejoras en las condiciones laborales de sus trabajadores/as.

Primero, a través de la invocación en su respuesta al petitorio entregado por el Sindicato en el contexto de Negociación Colectiva reglada, del odioso artículo 304, inciso tercero, del Código del Trabajo, el cual, a partir de una antojadiza interpretación del nuevo Director del Trabajo, Mauricio Peñaloza Cifuentes, adalid del nefasto gobierno del presidente Sebastián Piñera, niega a los sindicatos de empresas que licitan programas del SENAME, y de otras instituciones públicas como Universidades o Institutos, la posibilidad de negociar colectivamente con su empleador, pese a que hace más de 20 años que este Derecho era ejercido normalmente por este tipo de organizaciones.

Y en segundo lugar, negándose a negociar de manera no reglada la firma de un convenio colectivo que asegure la obtención de diversos beneficios por parte de los trabajadores y trabajadoras sindicalizados, e incluso para aquellas/os que no lo están.

Estas acciones, sumadas a otros subterfugios utilizados por el empleador para debilitar la fuerza  del sindicato, hacen que al día de hoy las posibilidades de llegar a un acuerdo con la ACJ estén cerradas.

Como Asamblea, hacemos un llamado a nuestras/os compañeras/os de trabajo, sindicalizados/as o no, a otros sindicatos y organizaciones afines, y a todas/os quienes solidarizan con las justas demandas de los/as trabajadores/as del país, para que se mantengan alerta y apoyen todas las acciones de visibilización del conflicto y de reinvindicación del Derecho a negociar colectivamente que emprenderá nuestra organización, y del mismo modo, invitamos a la Asociación Cristiana de Jóvenes de Valparaíso, representada por su Directorio, a que reflexione respecto a su accionar, considerando el espíritu cristiano que anima su existencia, para que reconozca en sus trabajadores/as a sus hermanos/as; para que vea en ellos el “rostro de Cristo”, tal como lo hicieran el padre Alberto Hurtado, el cardenal Raúl Silva Henríquez o el padre Mariano Puga, quienes de manera decidida tomaron la opción por los/as pobres, los/as oprimidos/as y los trabajadores/as, y realicen acciones tendientes a retomar la opción de negociar con el sindicato de su empresa y comprometerse de manera decidida con la mejora en las condiciones laborales de las personas que día a día se desempeñan en sus distintos lugares de trabajo.

¡La ACJ de Valparaíso, 107 años de existencia, 107 años de precariedad laboral!

Arriba lxs que luchan, abajo la precariedad laboral Sindicato ACJ Valparaíso

NO COMMENTS

Leave a Reply