Por Gonzalo Farias

El teletrabajo, o trabajo a distancia, permite trabajar en un lugar diferente a la oficina. Principalmente realizado desde el domicilio, mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs).

Si contextualizamos en la época en que nos encontramos, la Pandemia en la cual estamos inmersos mundialmente, el teletrabajo, se ha visto como una herramienta válida y útil para seguir produciendo, esta tecnología se está usando de igual forma en la educación de nuestro país, ya sea en niveles primarios, secundarios como en universitarios. Tenemos que tener claro que la Pandemia del Coronavirus, llegó para quedarse, está siendo cada vez más clara la incompetencia de este gobierno que no sabemos a ciencia cierta cuándo podremos retomar la “normalidad” de nuestras vidas, por lo mismo se hace imperante reforzar el teletrabajo, pero cómo, qué herramienta usamos, cómo lo abrimos a más trabajadoras, cómo lo regulamos de una mejor manera.

Hace un par de días, fue promulgada la “Ley de Teletrabajo”, pero ¿en que consta? ¿nos ayuda realmente a los trabajadores? Es una ley más con letra chica que nos desprotege como trabajadores y blinda cada vez más derechos. Ejemplo sobre la nueva ley y como nos perjudica como trabajadores:

1.- El trabajo a distancia y el teletrabajo estarán regulados por el código del trabajo: respecto a la ley, la cual es básica, podemos primero mencionar que nuestro código del trabajo, desde que fue creado bajo el mandato de la constitución de 1980, protege al empleador, más que al trabajador, está basado en tantas leyes ambiguas y contradictorias, que ponerlo como una herramienta que regulada esta modalidad de trabajo es directamente ridículo, no da seguridad alguna al trabajador.

2.- El trabajador contara con los mismos derechos laborales que cualquier otro trabajador: Desde el punto de vista del horario, en la ley se establece que cada trabajador debe estar operativo durante 12 horas al día para trabajar, entonces podemos decir que trabajaremos 12 horas por día, no las 8 que actualmente laboramos, sin mencionar las horas extras, las cuales en esta modalidad no existe, a lo que nos preguntamos dónde están los mismo derechos de los que trabajan de forma física.

3: El trabajador podrá pactar distribuir libremente su jornada de trabajo, siempre y cuando sus funciones lo permitan: Al revisar la ley tenemos el artículo 33 donde existe una serie de ordenanzas que autorizan y regulan sistemas de gestión de asistencia. Si se quiere comprobar la permanencia del trabajador en su puesto de trabajo, se pueden utilizar métodos remotos para registrar asistencia; por lo cual esta articulo contradice el argumento original, al ser remota se podrán implementar elementos de control más creativos, más restrictivos, por lo cual como sabemos cuándo exista una negociación entre el empleador y el trabajador, todos tenemos claros quien saldrá ganando…

4: El trabajador podrá combinar tiempos de trabajo presencial en su empresa con tiempos de trabajo fuera de ella: Si bien esto se podrá realizar, vale recordar que bajo el código del trabajo en el que actualmente estamos regidos, el trabajador puede negociar con el empleador, pero es el empleador quien tendrá la última palabra, se podrán combinar el trabajo tanto física como de forma a distancia, pero no en función de las necesidades del trabajador.

5.- Los equipos, materiales, herramientas de trabajo deberán ser otorgados por el empleador del trabajador:  la duda que me queda mediante esta afirmación, que pasara si una herramienta de trabajo se pierde, se rompe, quien pagara por esto, los que alguna vez trabajamos a distancia, sabemos que nos hacen firmar un documento donde nos responsabilizan de cualquier extravió, robo o daño de los artículos que nos “prestaron” para el teletrabajo; a lo que me entra la siguiente duda, si existen niños pequeños en el hogar, si no existe un espacio adecuado para mantener el material, si no contamos con internet, el empleador también dispondrá de esto…

Son dudas, que quedan al leer la ley, inquietudes que solo me llenan de más inseguridad; al ver la ley del teletrabajo y bajar a la realidad chilena. ¿Cómo se podrá implementar en comunas donde la internet no llega.? El no poder enviar informes por parte del trabajador, ¿será una excusa válida para el empleador para causal de despido? .¿Será requisito tener internet para postular a nuevos trabajos?.

Hasta que nivel de creatividad pueden llegar los empleadores perjudicando a la clase trabajadora.  Cada duda genera otra duda más, por lo que queda claro lo inútil de esta ley implantada por  un gobierno lleno de inútiles con apellido…

NO COMMENTS

Leave a Reply