La crisis económica, social y sanitaria ha golpeado con brutalidad a los sectores populares, incluso ha llegado a los sectores llamados “clase media”. La precarización golpea por el hambre, pero también por los servicios básicos (agua, electricidad, internet), transporte, salud, previsión, vivienda y deudas que no se pueden pagar. La respuesta del gobierno ha sido sólo para “la foto” o para evitar una Revuelta 2.0; entregando migajas como los bonos, cajas de alimentos y préstamos “sin intereses”, que igual se tienen pagar y que no toda la población tiene acceso a ellos. Esto contrasta fuertemente con las leyes y recursos que han favorecido (y lo siguen haciendo) al empresariado durante esta crisis.

Los sectores populares se han movilizado exigiendo más apoyo del Estado, pero la respuesta ha sido criminalizar y reprimir dichas movilizaciones y aumentar la logística represiva (carros lanza aguas, tanquetas y otros). Es más, cuando las movilizaciones han generado la empatía de sus propios sectores políticos, como ha sido el caso del retiro del 10% de las AFP, se desata una furibunda campaña expresada a través de la declaración de 15 presidentes de organizaciones empresariales, encabezados por Juan Sutil (Presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio), señalando que ven con “profunda preocupación cómo se está incubando una estocada a las pensiones de las trabajadoras y trabajadores chilenos, y de paso, a un pilar de la institucionalidad de larga data”.

Otros/as personeros derechistas, decían “pan para hoy y hambre para mañana”, pero la realidad es que el sistema de las AFP es hambre hoy, mañana y en cualquier momento del futuro, así que no nos perdamos, hay que cambiar por completo este sistema de previsión y cerrar el negocio de las AFP.

Esta coyuntura, ha servido para evidenciar las fracturas del bloque gobernante, mostrando que el gobierno, desde la Revuelta Popular de Octubre, se ha quedado prácticamente sin programa; incluso las “condiciones de gobernabilidad” son tan bajas, que Piñera ha estado a punto de dejar de ser un administrador pertinente para los grupos de la elite. Por ello recurre a los “duros” de su alianza; trata de recomponer su gobierno con un cambio de gabinete para enfrentar la crisis, buscar la manera de torpedear el plebiscito y reprimir las inminentes movilizaciones populares que se extenderán y ampliarán en el mediano plazo producto de la crisis sanitaria, social, política y económica. De hecho, la UDI y RN se han tomado el comité político del gobierno, bajo la premisa de que Piñera debe compartir más sus decisiones con la alianza de gobierno.

En el contexto de encierro obligado, nuestro pueblo ha descubierto nuevas formas de organizarse y mantener la lucha. Por ejemplo, las asambleas, como forma organizativa territorial, pese al repliegue que han tenido, siguen siendo espacios para la formación política y la protesta virtual; y se siguen desarrollando caceroleos y movilizaciones en la calle en diferentes comunas, a lo largo de todo el país. Este ha sido el camino para ir conquistando algunas de nuestras demandas.

Pero poco a poco va apareciendo la necesidad de engarzar las movilizaciones y luchas con una plataforma o programa, un pliego de derechos populares transversales que contemple al menos: trabajo, salud, vivienda, educación, medio ambiente, recursos naturales, justicia, pueblos originarios, derechos humanos; haciendo más cohesionadas nuestras luchas para acabar con este sistema neoliberal capitalista.

Por último, queremos expresar toda nuestra solidaridad y apoyo a las luchas del Pueblo Nación Mapuche que, en el contexto de las movilizaciones de apoyo a las demandas de la extensa huelga de hambre de 27 Prisioneros Políticos (algunos comenzaron el 4 de mayo), han sido atacados por el racismo y el clasismo del empresariado de la zona de la Araucanía, quienes han actuado con la venia del gobierno genocida de Sebastián Piñera, sobre todo  de Víctor Pérez, Ministro del Interior, funcionario de la dictadura de Pinochet, y protector de Paul Schäfer.

En resumen, los pueblos siguen demostrando que “viviremos, volveremos y vencer

NO COMMENTS

Leave a Reply