A 100 años de la masacre en la Federación Obrera de Magallanes (FOM) en Punta Arenas

Por Central Clasista de trabajadoras y trabajadores

El 27 de julio de 1920 tuvo lugar el asalto, incendio y asesinato de dirigentes sindicales, obreros y obreras en la sede de la Federación Obrera de Magallanes (FOM), quien fuera una de las primeras experiencias concretas de unidad de la clase trabajadora.

La FOM, se funda el 11 de junio de 1911 en Punta Arenas, donde confluyeron obreras y obreros ovejeros, herreros, portuarios, de los frigoríficos, tipógrafos, zapateros, albañiles, carpinteros, entre otros. Esta central sindical se fundó poco después de la FOCH y sus antecedentes se remontan al surgimiento de las Sociedades de Resistencia en la Patagonia quienes deciden dar paso a procesos de unidad para la lucha.

La FOM no sólo fue un modelo de unidad de la clase trabajadora, sino también un valeroso y concreto ejemplo de lucha que nos enseña que las/os trabajadoras/es sólo avanzamos organizadas/os y peleando. En diciembre de 1912 la FOM convocó a una gran Huelga que abarcó la Tierra del Fuego y toda la Patagonia, luchando por mejoras salariales para las/os obreras/os del campo. Esto dio como resultado el Primer Convenio Colectivo de Trabajo para las/os obreras/os rurales de la región magallánica, logro inédito en la historia a nivel país. También luchó por la instauración de la jornada de ocho horas laborales, además de ser una de las primeras organizaciones sindicales en realizar una escuela vespertina para mujeres.

La organización de las/os obreras/os de Magallanes tomará cada vez mayor fuerza dando origen a otras huelgas, además de impulsar procesos de educación de la clase trabajadora que permitió el desarrollo de conciencia y fortalecimiento de la organización.

No es de extrañar que esta gran experiencia haya culminado con una masacre que hoy la historia de las y los ricos busca callar.

Como Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores tomamos el ejemplo y coraje de las/os obreras/os de la Patagonia quienes hicieron suya la organización, la educación y la lucha por sus derechos. Nos reconocemos en esa lucha, así como en el ejemplo de la FOCH y la CUT de Clotario Blest del 53.

Es nuestro deber como clase trabajadora organizada tomar estos heroicos ejemplos y continuar en la senda de la organización y la lucha, no sólo por mejores condiciones laborales y salariales, sino también por construir una sociedad justa, igualitaria y, por sobre todo, libre de toda explotación y opresión.

Vivimos tiempos convulsionados, y desde el movimiento sindical debemos estar a la altura.

Organizar y educar a las bases sindicales, luchar por nuestros derechos en fábricas, empresas y en la calle. Ejercer solidaridad concreta y levantar la articulación del pueblo pobre, son tareas inmediatas para hacer frente a la actual crisis.

¡CON EL EJEMPLO DE LA FOM, A RECUPERAR NUESTROS DERECHOS!

NO COMMENTS

Leave a Reply