Por Rosa Blanca. 

Se reactivan las protestas ante el asesinato de un poblador cometido por la policía el 9 de septiembre en Bogotá. En medios oficiales confirman 13 muertos y centenares de heridos/as a causa de la brutal represión. Esto ocurre en medio de las sistemáticas masacres a luchadores sociales, y a casi un año del histórico Paro Nacional.

La noche del 9 de septiembre en Villa Luz de Bogotá, Javier Ordoñez de 46 años fue detenido por dos oficiales de la Policía metropolitana. Mientras yacía en el suelo y rogaba por su vida, lo electrocutaron reiteradamente con una pistola de corriente. El hecho de que estuviesen siendo grabados y denunciados por pobladores no los detuvo. Cuando Javier dejó de reaccionar lo trasladaron a la estación de policía local donde le negaron la atención médica, y posteriormente falleció a raíz  del daño provocado por la tortura.

4

El video de la brutal detención se difundió por redes sociales y alertó a la población.

https://www.youtube.com/watch?v=3ykcQODDUhM&feature=youtu.be&bpctr=1600050816

De manera inmediata y espontánea se generaron convocatorias en repudio del abuso policial, desencadenándose enfrentamiento  en diferentes barrios de Bogotá y en otras localidades como Ibagué, Cali, Neiva, Medellín, Barranquilla, Pitalito, Bucaramanga, Pereira, Tunja y Popayán.

La primera jornada de protesta en la capital tuvo una masividad sorprendente e inesperada. La rabia del pueblo se volcó a los Comandos de Acción Inmediata (CAI), alrededor de 47 de estaciones de policía fueron destruidas e incendiadas.

Pero también durante esa noche se vivió una verdadera casería a manos del Escuadrón Móvil Antidisturbios. La policía disparó ráfagas a quemarropa, golpeó y pateó a detenidos en el suelo, atropelló, apedreó personas y viviendas, amenazó de muerte a pobladores/as, torturó y privó de atenciones médicas a detenidos/as. Además hubo persecución a defensores de derechos humanos.

Como resultado de la brutal represión se contabilizan al menos trece manifestantes asesinados,  la mayoría jóvenes de entre 17 y 27 años de edad. Además de centenares de heridos (la cifra actualizada al 11 de septiembre por la prensa burguesa de CNN es de 400 heridos).

Una fosa común con himno nacional

Si bien las protestas iniciaron como reacción al asesinato de Ordoñez, son una expresión legítima de la indignación de la gente ante el  endurecimiento de la violencia policial bajo la excusa de la pandemia, y también las graves injusticias y acciones de exterminio ocurridas bajo el gobierno de Iván Duque.

En lo que va del año se contabilizan 55 masacres y más de 200 pobladores/as de zonas rurales asesinados a manos de grupos paramilitares que asedian a comunidades campesinas, negras e indígenas. Esto ocurre en complicidad del ejército y gobierno colombiano y bajo completa impunidad. El gobierno niega la existencia de los grupos paramilitares, minimiza las matanzas nombrándolas como “homicidios colectivos”, y responde a cambio con mayor militarización en todo el país.

2

Reactivación del Paro Nacional

Desde el relato de una corresponsal del programa radial Reporteras del Caos, las actuales manifestaciones al igual que las de ese entonces, se han gestado al interior de los barrios. Esta particularidad ha llevado a descentralizar los espacios de protesta que habitualmente transcurrían en plazas públicas emblemáticas y  donde la policía tenía un control asegurado de las zonas. Además es un recordatorio que el conflicto no sólo está en el campo sino también en la ciudad, propiciando la necesidad de apostar por la organización barrial y territorial.

Señala además que pese al doloroso escenario, en la calle la gente estaba muy contenta, gritando, arengando, y mostrando diversas formas de expresión. La alegría afloraba nuevamente al recuperar las calles que la gestión de la pandemia les negó durante todos estos meses.

Si bien disminuyó la algidez de la primera jornada, las convocatorias continúan y crean un ambiente similar al del paro nacional ocurrido en noviembre de 2019 y que se extendió por alrededor de un mes y medio. El próximo gran llamado a protesta será el 29 de septiembre.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply