Fuente: Cronología de la implementación de los 11 pilares que sostienen el sistema chileno (Fundación Sol, 2020).

Por Leopoldo Riffo. 

El plan laboral diseñado es parte de los once pilares que sostienen el actual modelo neoliberal. El plan fue simple pero brutal, acabar con el poder de los sindicatos, en su fuerza material e ideario.

La negociación centrada en la empresa viene a acabar con las negociaciones por rama en la producción. Estas negociaciones en conjunto con diversos sindicatos a nivel nacional, lograban pisos mínimos de dignidad para todas/os las/os trabajadoras/es sin importar la empresa donde se estuviera esta, independiente de los logros parciales por sobre el tarifado nacional que pudiera lograr cada sindicato de acuerdo a su fuerza.

Los métodos de lucha diversos en la lucha sindical aplicados en huelga, fue otra de las preocupaciones. Los sindicatos ya no pueden utilizar métodos que estén fuera del marco legal, la acción directa, las funas y el boicot al empresariado quedan prohibidas por ley. La huelga queda delimitada dentro de un proceso de negociación colectiva reglada, con días de votación, quórums y mediaciones por parte de la inspección del trabajo.

El derecho a huelga consagrado por la OIT, no es tomado en cuenta por la institucionalidad chilena instaurada en dictadura, y es relativizado por los sucesivos gobiernos pseudo democráticos.

El “remate” de la reglamentación de la huelga es que esta no debe paralizar totalmente la empresa y con las sucesivas reformas que se han ido aplicando, como la de servicios mínimos promulgada por el actual Gobierno de Piñera en 2019 obliga, a la propia organización sindical a dotar la empresa de las/os rompehuelgas.

PILARES

Respecto a la llamada “libertad sindical”, no es otra cosa que un ataque a la fuerza y unidad de las/os trabajadoras/es. Es posible que ya no exista un solo sindicato por empresa y se facilita la creación de más sindicatos, en su mayoría pro empresa, para dividir fuerzas internas de las/os trabajadoras/es, e incluso da la posibilidad de que grupos negociadores de trabajadoras/es no afiliados a sindicatos puedan hacer sus propias negociaciones, disolviéndose como grupo después de éstas.

Por último, la despolitización al interior de los sindicatos, es básicamente la prohibición de pensar políticamente el actuar sindical, no pensar un proyecto país desde las/os trabajadoras/es y por tanto el adoctrinamiento cultural/ideológico para justificar y naturalizar el deber ser del sindicalismo en el marco de la legislación laboral actual.

En resumen, los cuatro pilares del plan laboral son los ejes rectores que explican las bajas tasas de sindicalización, el adormecimiento por décadas de los sindicatos y la pérdida de fuerza real de las organizaciones sindicales.

Reconstruir la historia, los métodos de lucha, la unión y romper con los marcos legales es la manera en que las/os trabajadoras/es podemos contribuir desde nuestra trinchera para comenzar a desmontar el modelo.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply