Por Víctor Fernández

La reserva de la biosfera Campana/Peñuelas incorpora 14 comunas de la quinta región y de la región metropolitana, las comunidades indígenas y mestizas de la reserva se organizan para preservar el territorio, la memoria, la cultura, el respeto por el agua y los oficios que se desarrollan en la reserva.

Conversamos con una de sus voceras María José Jiménez Cortez y representante de la Colectiva Tejer-nos y del Consejo territorial autoconvocado por la reserva de la biosfera Campana Peñuelas, quien nos explica la importancia de la lucha que están dando.

¿Cómo nace la organización a la que representas y cuál es su principal reivindicación?

Tiene origen en el primer encuentro autoconvocado por la reserva Campaña Peñuelas el 15 de febrero de 2018, a raíz de que un grupo de vecines tomó conocimiento de la información que existía en una instancia formal de planificación del territorio, en un documento llamado plan de gestión, avalado por la UNESCO, administrado y ejecutado por el gobierno regional de Valparaíso. Este plan de gestión entrega una pauta para un modelo de desarrollo sostenible para el territorio, donde la gestión y planificación debiera recaer en las comunidades.

¿Cuántas comunidades se ven involucradas en el proceso de preservación de la reserva?

La reserva incorpora 14 comunas de la quinta región y de la región metropolitana, donde todas deberían ser parte del comité de gestión oficial del que está a cargo en cuanto a su administración el Gobierno Regional. Como esto no estaba ocurriendo hicimos el llamado a encontramos y trabajar 6 líneas que en ese momento se plantearon (por supuesto, abierto a modificaciones) estas fueron; agua, medioambiente, sistemas urbanos, economía solidaria, energía y cultura.

A partir del 2018, algunos comités tomaron mucha fuerza, entre ellos Valparaíso, Quilpué, Villa Alemana, Limache, Olmué y Aconcagua. Surgieron los zonales Aconcagua, Marga Marga y Litoral. Hoy en día existe el vínculo y trabajo en bloque con los pueblos originarios del territorio, apelando a que los procesos consultivos sean determinantes en la toma de decisiones administrativas de la reserva.

¿La rebelión social y política de 2019 como afectó la lucha que venían dando y como ven la situación política actual?

Se consolida la reflexión que había comenzado con la presencia de los cabildos; propuestas y estrategias a nivel local y expansión a cómo abordar las situaciones como la administración territorial, para que esta gestión sea desde las comunidades.

Una coordenada fundamental es poder legislar y generar una constitución con una raíz poderosa medioambiental, desde una mirada biocentrica en donde la naturaleza, las aguas, no sean un objeto o un recurso de consumo si no, que estén consideradas como ser vivo y sujeto de derecho. Consideramos que un cambio real se da una escala pequeña y que podemos hacerlo real hoy reconociendo las problemáticas locales para que colectiva y creativamente podamos generar propuestas habitables concretas que consideren al territorio y sus habitantes (humanos y no humanos) en una relación simbiótica que se refleje en un modelo de desarrollo sostenible.

El proceso actual está sujeto a muchas trampas institucionales, donde la representatividad no se está dando, si no que las mismas caras visibles de siempre están siendo llevadas a este espacio de convención constitucional, consideramos que los cabildos son los que se deberían activar ahora con mayor fuerza para la elaboración de propuestas y estrategias de base que sean la matriz de una reforma constitucional.

NO COMMENTS

Leave a Reply