En la guerrilla del MRTA 1987

Por Víctor Fernández 

La corrupción de los grupos políticos incentivó el resurgir de la lucha en forma directa en las calles y otros terrenos.

Entrevistamos a Jaime Castillo Petruzzi, ex militante del MIR chileno y luego del MRTA peruano, quien pasó 23 años en las cárceles de ese país. Con el apoyo de Max Tupac en el análisis (también ex preso político del MRTA) nos  entrega su visión sobre la crisis social y política peruana.

-EI: No pocos medios de comunicación masivos intentaron generar la visión de que el inicio de lo que se podría calificar como Rebelión social y política en Perú emerge al momento de la destitución del ex Presidente Vizcarra, junto con la imposición por parte del Parlamento de Merino como residente interino ¿cuál es tu lectura de los hechos ocurridos? ¿Son ciertos? Y de no serlo, ¿qué rol está cumpliendo el parlamento peruano en estos momentos?

Hablar de rebelión social y política como parte de un avance de los sectores popu­lares, de los trabajadores, del movimiento social y político y relacionarlo directamente con la caída de Vizcarra sería un despropósito y una visión opor­tunista y sesgada de los flujos y reflujos de la lucha de clases en nuestro país. Sería una versión y enfoque interesado de la prensa “ofi­cial”

En medio de las pugnas interbur­guesas existentes en la actualidad, de grupos de poder tradicionales y otros más modernos o informales, se ubica la realidad de esos dos especímenes de presidente que los representan, y que explican la caída de uno y su reem­plazo por otro(…) Justamente, para aprovecharse y ponerse a tono con lo que pudiera venir en favor de sus inter­eses, tanto la prensa oficial y corrupta, como otros aspirantes a ser parte de ese entramado de poder político en disputa, es decir, políticos con visión y proyección de usar el tinglado elec­toral que se avecina en abril próximo del 21 en su afán de protagonismo mediático y electorero (Guzmán, For­syth, Humala, entre otros) dizque se pusieron a la cabeza de esa indignación popular para restaurar la “democracia” (…)Pero en la medida que este Con­greso se posicionó como expresión de una de las partes interburguesas, tenía que hacer su propio juego y deshacerse del corrupto e incompetente Vizcarra. Para ello utilizaron los mecanis­mos “legales” propios de ese tin­glado legislativo y amparado en la misma Constitución vigente des­de 1993, creación y herencia plena de la dictadura narcoterrorista de Fujimori y Montesinos (…)

peru 1

EI: Después de masivas protestas en lucha directa contra el nuevo gobierno interino de Manuel Me­rino que obligaron a su renuncia (gobierno que dejó un saldo de decenas de heridos, presos y muertos) sin embargo, las protestas continuaron ¿a qué se debe esta situación? ¿Qué rol cumplen los movimientos sociales y populares peruanos en la profundización de la lucha?

La realidad de la protesta y ascenso de las luchas del pueblo peruano, de sus trabajadores y del movimiento popu­lar proviene de otros carriles de intereses y aspiraciones (…) y se explican en sucesivos, aunque no permanentes y continuados, brotes de protestas, espontáneas, dispersas y débiles en sus niveles de organización y convo­catoria, sin dirección de alguna fuerza política que provenga de la izquierda (…)

Hay un conjunto de reivindicaciones de los sectores populares y de los tra­bajadores cada vez más empobrecidos, y cuya vitalidad y supervivencia se ha puesto en entre dicho agravada por los efectos de la Covid-19, y en ese con­texto de intereses y aspiraciones pro­pios y populares, es que situaciones como las creadas por la cada vez más evidente corrupción como modus operandi de los grupos políticos que acceden al control de la maquinaria estatal, se hacen incentivos enormes en ese resurgir de la lucha en forma directa en las calles y otros terreno. Los movimientos políticos y sociales peruanos están presentes en varias de esas protestas. La lucha reciente de los trabajadores del proletariado agrícola lo demuestra, aunque el logro conse­guido de tumbarse esa ley de comien­zos de siglo, solamente vera sus resul­tados en medio de la capacidad de lograr que ese sector y otros igual de postergados y sobreexplotados tengan la fuerza social y política para impon­er una nueva ley que represente sus reales intereses y aspiraciones de clase (…)

EI: El actual presidente interino Francisco Sagasti del Partido Mo­rado, partido instrumental de un sector de la derecha, está gob­ernando sin la presión de Merino y posiblemente lo haga hasta las elecciones pro­gramadas en abril. ¿Cómo podría­mos entender esta situación? ¿Hay llamados a adelan­tar las elecciones o exigencias de asamblea popular libre y soberana?

(…) Este es un go­bierno, dentro de su incapacidad y de­bilidad estructural como representante precario de los gru­pos de poder, antipopu­lar, pro empresarial y pro imperialista, y sus contradicciones con los grupos políticos repre­sentados en el Congreso no perjudicarán ni cambiarán la correlación de sectores de las clases dominantes en disputa por capturar el Estado, y todo apun­ta a que lo que resulte en abril sea lo más fun­cional a esos intereses. La izquierda no ha podido presentar un frente o movimiento serio, firme y con capacidad unitaria para enfrentarse como una sola propuesta amplia y programática, con banderas claras y con proyecciones que avancen a esclarecer y organizar mejor el avance de ciertos sectores del pueblo.

Las exigencias sobre un posible adelanto de elecciones o pedir ya una asamblea popular libre y soberana, no pasan por ahora de ser propuestas ais­ladas y sin fuerza real para que puedan ser logradas. (…) tiene que acompañar la proyección de lucha de los sectores de izquierda incluso en esta coyuntura electoral. Y con mayor razón de los sectores de izquierda revolucionaria con proyecciones y propuestas de una estrategia de poder (…)

EI: ¿Cuáles son los puntos comunes que nos podrías señalar entre la Rebelión de Perú, la chilena y lo que ocurre actual­mente en la región latinoamericana?

En realidad el con­texto general o glo­balizado que explicaría las similitudes o puntos de coincidencia de lo que sucede en el Perú, en Chile y en otros países de nuestra Patria Grande, es lógicamente la crisis estructural y re­currente que atraviesa el sistema capitalista impe­rialista, y en los actuales momentos de reorientación y redefinición de la correlación vigente de un mundo de domi­nación unipolar o en rápido camino hacia un esquema tripolar, con EE. UU., China y Rusia a la cabeza del sistema mun­dial de dominación y saqueo de nuestros pueblos. (…) esta crisis de representación política y social de los grupos de poder y control mundial lo que está siendo cuestionado, con las peculiaridades de cada sociedad o país en su historia reciente y no tan reciente. Lo ocurrido en Chile, con la instauración de la dictadura gorila de Pinochet para salvaguardar el sistema capitalista de­pendiente, y que no se desmontó en su totalidad al mantenerse los marcos de una legitimidad espuria vía la Constitución pinochetista (a pesar de la re­tirada del poder de él y los militares) se acumuló en los marcos del incremento de esa desigualdad en todo los niveles, y siempre en perjuicio de las grandes mayorías, y explica en mucho, creo, los motivos de la gran protesta y re­beldía desde el año pasado en este país hermano, y en el caso peruano, si lo vemos bien, la dinámica de conflictivi­dad y lucha que se expresaron en la dé­cada de los 80 y que desencadenaron la instauración de una dictadura de corte similar en lo restaurador y contrarevolucionario, dejó también de “regalo” una Constitución igual de ilegítima y marco adecuado para la pervivencia del sistema de capitalismo neoliberal. Se fue el dictador, pero se mantuvo “su” Constitución del 93, con todos los márgenes y beneficios a todo nivel de los mismos grupos de poder que lo habían aupado en el orden dictatorial, y que siguieron disfrutando de ese marco legal para explotar y oprimir a los trabajadores y al movimiento popular.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply