Intervención urbana por rebelión social política en Chile.

Por Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Área Social- FENTTAS. 

 Según encuesta de Observatorio de Género 2017-2018, la participación de mujeres en sindicatos en los territorios rural-urbanos de Chile, corresponde a un 60% menos que los hombres. La mayor brecha se observa en los territorios rural-urbanos grandes, donde la sindicalización de los hombres es un 63% mayor que la de las mujeres. En los territorios pequeños los hombres (7,2%) duplican la participación de las mujeres (3,5%). En resumen, la participación de las mujeres no supera el 4%.

Eva Antón Fernández, filóloga y parte del equipo de trabajo de la Secretaría Confederal de la Mujer de Comisiones Obreras de España, nos plantea que, si las mujeres no están en las organizaciones sindicales, debemos preguntarnos qué están haciendo, por qué no están y si tienen obstáculos añadidos a su participación

Como expone Luz Martínez Ten, psicopedagoga y sindicalista feminista española, las mujeres tienen un papel transformador en el ámbito sindical. Llegan a una organización longeva con mucha historia, creada bajo un modelo patriarcal, por y para hombres y, por tanto, las mujeres tienden a sentirse ajenas en esta estructura que tiene sus códigos de relación y maneras de expresarse. La tendencia es a adaptarse. Esta mimetización es considera un error por la psicopedagoga, ya que genera que las mujeres se transformen en algo que no son y pierdan su objetivo que es llegar para transformar desde una perspectiva feminista la organización y así la realidad.

La propuesta de Luz Martínez para transformar la organización de basa en ir introduciendo perspectivas feministas a través de cuotas de género, departamentos de mujer y agenda feminista. Además, propone redefinir los códigos de relación, donde hay competitividad podrá haber cooperación, donde hay soledad podrá haber redes, donde hay silencio puede haber dialogo, ir poniendo otros valores, y eso se consigue creando redes de mujeres, espacios de dialogo que permitan compartir experiencias. Tener claridad de que no van solas, que los liderazgos fluyen, que se lidera en conjunto, por tanto, los espacios se ceden en los escenarios y en los micrófonos desde la solidaridad de género. En conjunto se debe buscar estrategias que no serán las herramientas de lucha utilizadas históricamente en el mundo sindical por los hombres, no necesariamente se debe confrontar o golpear la mesa, ni aumentar el tono de voz para expresar ideas. Las mujeres sindicalistas deben generar sus redes que permitan resistir desde el optimismo y ganar batallas con sus propias habilidades, sin adoptar estereotipos de liderazgos masculinos.

2

Volvemos a Eva Antón quien nos expone que a partir de la teoría de género comenzamos a ampliar la mirada, a romper la visión androcéntrica y ver desde otro marco la realidad, nos paramos desde un punto en que interpelamos no lo que antes normalizábamos. Es así como las secretarias de género y sexualidades se plantean con el objetivo de apuntar a la igualdad de género como un acto de justicia social, por tanto, está en total concordancia con lo que persiguen las organizaciones sindicales. El objetivo de dichos espacios es fortalecer la participación de las compañeras/os en las organizaciones, capacitar a las y los compañeras/os en el enfoque de la igualdad de género, vincular el espacio con movimientos locales y nacionales estableciendo un trabajo continuo y siendo un puente entre el movimiento feminista y el movimiento sindical.  Las secretarías de género son las encargadas de desarrollar un diagnóstico de la participación, afiliación y representación de las mujeres en la organización.

En la experiencia sindical argentina el enfoque es promover la participación de las mujeres, implementando el seguimiento, y/o monitoreo de las políticas públicas vinculadas con las mujeres, en particular los programas de salud sexual y reproductiva; violencia Laboral, familiar y/o Social, además de coordinar y centralizar la información resultante para generar las acciones políticas que se consideren necesarias. Para lograr los objetivos propuestos se basan principalmente en tres ejes: sensibilización, comunicación y formación.

La Federación de estudiantes de la Universidad Austral de Chile y Universidad de Antofagasta, a través de sus secretarias de género y sexualidades (SEGESEX) han levantado un espacio para educar con perspectiva de género, en donde profesionales puedan adoptar una mirada consciente respecto a discriminación y violencia de género, creando espacios libres de sexismo contra mujeres y diversidad sexual. Realizan ferias informativas, marchas, foros, actos conmemorativos, participación en ferias feministas y carnavales.

En FENTTAS tenemos 16 dirigentas, y 9 dirigentes dentro de los sindicatos. Desde aquí se nos plantea el desafío de incorporar estas nuevas formas de organización, generando espacios diversos que involucren mayores perspectivas, tanto desde el feminismo como de otras corrientes. La particularidad del área social es que los sindicatos tienen mayor presencia de mujeres, siendo casi 80% las compañeras quienes componen la base sindical, sin embargo, los cargos directivos, específicamente la presidencia sigue estando en manos de hombres. Desde el sindicalismo entendemos que la participación de las mujeres es fundamental sobre todo por el grado de representatividad que tienen en el área social.

El poder colectivo es un instrumento de transformación, y por tanto las mujeres deben ocupar los espacios dentro de las organizaciones y dejar huellas para las que vienen. Cada vez que se da un paso en agenda feminista, avanzan todas y todos. El logro es colectivo.

NO COMMENTS

Leave a Reply